27 de febrero de 2009

Akiko Suwanai sustituye a Valeriy Sokolov


Si el 21 de febrero anunciaba que Valeriy Sokolov había anulado sus conciertos de marzo, entre ellos el que tenía previsto con la OSPA, ya se nos avisa incluso en la prensa digital del "recambio": Akiko Suwanai. El programa por tanto se mantiene en Avilés y Oviedo los días 5 y 6 de marzo con el director australiano Kynan Johns. El programa previsto y que de no haber causas mayores escucharemos, es:
  • Peter Sculthorpe (Launceston -Tasmania-, 1929, compositor australiano del que supongo el director tiene mucho que ver en la elección de obra y autor): Sun Music III.
Me alegro de haber mantenido repertorio y creo que el nivel de la solista japonesa es incluso superior al ruso, siendo la ganadora más joven del Premio Tchaikovsky en 1990 con sólo 18 años de edad, y habiendo realizado grabaciones de los conciertos de violín más famosos incluyendo los de "mi" Bach y con las mejores batutas (Neville Marriner, Vladimir Ashkenazy.). Enhorabuena a los gestores por la prontitud en buscar sustituto y haberlo encontrato rápido y de calidad excelente.
Por tanto comenzaremos marzo con buen pie, o mejor aún, con buen oído, buen programa y buenos solistas.

26 de febrero de 2009

Jonas Kaufmann recomendado por Magda Nieves

Magda Nieves. Foto en Facebook
Mi amiga Magda Nieves de la que Universia.pt escribió el año pasado con motivo de su participación en el Festival Casals
"La soprano Magda Nieves se ha establecido en los últimos años como una de las grandes cantantes puertorriqueñas en el mundo de la ópera. Sus presentaciones han sido elogiadas tanto en Puerto Rico como en los Estados Unidos, República Dominicana y Europa. Sobre sus presentaciones locales e internacionales los críticos en general han descrito sus participaciones como "La revelación de la noche, triunfando por su técnica y belleza vocal", "la mejor ejecución musical de la noche", "realmente una gran cantante de impecable voz, gran dominio técnico y seguridad escénica"

ha viajado a su Puerto Rico natal (y exilio de nuestro Pablo Casals donde organizan el ya citado e iniciado esta temporada 2009 Festival que lleva su nombre) para preparar sus próximos compromisos:
De las voces que no tenemos la suerte de escuchar por aquí, precisamente me ha recomendado al tenor muniqués de 38 años Jonas Kaufmann, la sensación del momento que espero algún pueda cantar Magda con él, una voz que me recuerda la de Plácido Domingo en sus buenos años, y del que dejo unas arias colgadas en YouTube® para disfrute de todos.
Canción de la flor, de Carmen (Covent Garden. Diciembre 2006)

Arias románticas (paseando por Dresde), reportaje

En la ZDF Alsmanns Nachtmusik 16/05/08 E lucevan le stelle Tosca (G. Puccini) -entrevista y Aria con piano-

Grabación de 1998 en Milán Un aura amorosa Cosi fan tutte (Mozart)

Que lo disfruten... creo que merece la pena seguirle de cerca.

25 de febrero de 2009

María Díaz-Caneja, premio Enseñanzas Musicales

La gijonesa María Díaz-Caneja Angulo ha obtenido el premio a la mejor alumna de grado superior en la especialidad de violín durante el pasado curso (su profesor es Amayak Dourgarian) y que se ha distinguido por sus cualidades artísticas y su aplicación en los estudios musicales, como reza la "Resolución de 18 de febrero de 2009, de la Consejería de Educación y Ciencia, por la que se propone el aspirante al premio para el alumnado con mayores cualidades musicales que haya finalizado los estudios instrumentales de Grado Superior en el curso académico 2007/2008 y se haya distinguido por sus cualidades artísticas y su aplicación en los estudios musicales". Es un premio de "nuestra" Consejería de Educación con el patrocinio de Fundación Alimerka, dotado con 3.000 euros que permitirá a la joven violinista realizar un curso de formación musical de carácter superior. La noticia ha aparecido publicada en LNE, El Comercio de Gijón pero también en el Xornal de Galicia.com. Pese a su juventud ya tiene una larga trayectoria a sus espaldas, trabajando con la JOSPA, con la JOCAFI (Joven Camerata Filarmonía), conciertos en el Auditorio de León en abril de 2006 interpretando el Concierto de Tchaikovsky, en el Museo Evaristo Valle de Gijón en noviembre de 2006, CajAstur en abril del pasado año, o con la Sabugo Filarmonía de Avilés en mayo.
La llegada de los Virtuosos de Moscú a Asturias allá por 1990 propició que se trasladasen muchos músicos y luthiers de la extinta URSS y comenzasen a "crear una escuela asturiana" que también está llegando a otros puntos de la geografía española, cuyos frutos comenzamos a recoger ahora, en especial en cuerda que era donde realmente estábamos a años luz de otros países y a diferencia del viento donde la Comunidad Valenciana siempre ha sido cantera gracias a sus bandas de música. Tanto Amayak desde la OSPA y el Conservatorio como Yuri Nasushkin fueron los "buques insignia" de la cuerda, y así Yuri están formando también una generación de violinistas primero desde el Conservatorio de Oviedo, después con la JOSPA (sustituyéndole Manuel Ángel Paz, el de Entrequatre) y la Escuela Internacional de Música de la Fundación Príncipe de Asturias, donde también destaca (con una trayectoria muy paralela a la de María Díaz-Caneja) María Ovín Carrera, de violín en la JOCAFI, la JONDE y todavía completando sus estudios superiores en el CONSMUPA, igualmente con dilatada carrera musical pese a su juventud.
Los "Virtuosos de Oviedo" también han ido completando atriles en la OSPA y en la Oviedo Filarmonía, y colaborado con todo tipo de iniciativas musicales como la de mi amigo el gran guitarrista Víctor Luque.
A estas alturas y tras casi 20 años con nosotros, Los Virtuosos aún no han tenido el reconocimiento que se merecen, pese a estar llevando nuestro nombre por todo el mundo, y como dice mi cuñado Nichu Tejedor (otro gran melómano) ¡qué suerte tenerlos con nosotros!. Creo que como son medio asturianos ya les ha tocado la "maldición" de no ser profetas en esta su nueva tierra.

23 de febrero de 2009

Buena música y mala salud (toses que aburren)

Foto PABLO De todo un poco
Domingo 22 de febrero, tras la jornada matutina (ya comentada) y en la hora habitual de las 20:00 horas, sustituyendo el anulado por la crisis de la Orquesta Sinfónica de Islandia tuvimos el placer de deleitarnos con la Camerata Salzburg y el violinista y director Leonidas Kavakos que actuaron por primera vez en Asturias gracias al acuerdo de alargar un día más su gira española (en el Palau de la Música de Barcelona el día 23 repiten el mismo concierto). Con una formación colocada "a la vienesa" (como no podía ser menos) la tarde nos fue dejando un repertorio "de siempre" bien desgranado y ejecutado:
Mozart: Concierto para violín nº 3 en SOL M, K 216. Aquí Kavakos demostró porqué está considerado uno de los mejores violinistas del momento, superponiéndose a unas toses que rozan la mala educación (de salud no hablamos) precisamente en los momentos de pianissimo que su "Falmouth" (nombre de la ciudad donde se adquirió este Stradivarius de 1692) desgranaba en las cadenzas del salzburgués. No sé qué me impresionó más, si el sonido, los tempi o la articulación de cada frase, con unos diálogos entre la orquesta que me descubrieron un nuevo Mozart en el violín.
Haydn: Sinfonía en Sol menor Hob. I:83, "La gallina". Aquí con las manos libres (no usa batuta) y un estilo de dirección nada ortodoxo pero muy efectivo, Kavakos nos dejó una versión de una de las "Sinfonías de París" (H 82 a 87) de papá Haydn en su 250 aniversario que quedará en mi recuerdo de maravillas irrepetibles del directo, de nuevo "luchando" con unas toses que parecían multiplicarse (¿se contagian?). El arranque del Allegro spiritoso sacó de los contrabajos la línea que sustenta todo el desarrollo pero con un tempo sosegado, de espíritu y no "spitoso" en el sentido de pasarse de velocidad. El tema de la "gallina" con ser algo cómico resultó más un guiño que una caricatura. El Andante nos mostró el lema de la formación "En busca de la excelencia", continuando con un Menuet realmente "vienés" donde cada solista demuestra cómo se consigue alcanzar ese lema. Y un Vivace final para dejar al auditorio, que hoy sí estaba en 3/4 pese a ser domingo, aunque de nuevo "acatarrado", con un excelente sabor de boca. Quedaba la segunda parte:
Beethoven: Sinfonía nº 4 en SI b Mayor, Op. 60. De las sinfonías del "sordo" que menos se programan, con una formación "ad hoc" para ella, con trompetas naturales y un sonido entre clásico y romántico en la línea de Harnoncourt o Gardiner, pero "en manos" de Kavakos. Se nota que conoce los grandes de la dirección y su "oficio", dejándonos una Cuarta de nuevo irrepetible en Oviedo. De destacar todo: el lirismo del Adagio seguido de un Allegro vivace realmente ajustado, un Adagio realmente "cantabille", el puente del Clasicismo al Romanticismo de esta "doncella griega entre dos gigantes nórdicos" (se refiere a la "Heróica" y la Quinta en frase de Schumann que recoge Mª Encina Cortizo en las notas al programa) con unos planos sonoros envidiables dentro del "bloque sonoro" que conforma la agrupación de la ciudad natal de Mozart; seguiría un Allegro Vivace realmente amoldado al tempo que desemboca en ese Finale: Allegro ma non troppo donde hacía tiempo no escuchaba cada una de las notas interpretadas por las distintas secciones orquestales. Lo dicho, qué mejor forma de "acallar las toses" que una buena dosis de Beethoven, sobre todo cuando es la guinda o broche final para un programa perfectamente ejectuado.
Y como también parece ser norma, si esta semana estuvimos "a tope", la que viene tocan "vacas flacas", el 28 estaba prevista la Islandesa pero tal vez el Carnaval prime sobre los conciertos de música "seria" y tendré que esperar a la primera semana de marzo (conciertos días 2, 4 y 6) para "volver a cargar las pilas". Eso sí, siempre me quedará poder escaparme el Jueves 26 a Avilés para el "ensayo para Madrid" de la OSPA.

22 de febrero de 2009

Excelente mañana con la Banda Sinfónica del CONSMUPA y Pascual-Villaplana

Foto PABLO De todo un poco
Dentro de la conmemoración de los los 125 años del Conservatorio de Oviedo, este domingo 22 de febrero en función matutina (12:30 horas) el Auditorio de Oviedo acogió el concierto de la Banda Sinfónica del CONSMUPA dirigida por el también compositor José Rafael Pascual-Villaplana con un repertorio "auténticamente de banda", pero de las norteamericanas, nada de pasodobles y bailables o versiones "revisadas" de obras de orquesta, y cuyas notas en el programa de mano corrieron a cargo de él mismo.
La primera parte con unos autores que conocen este tipo de formación para la que escriben, la Banda Sinfónica, primero Persichetti (1915-1987) y su Pageant (1953). La gente joven "calentó motores" rápidamente y la simbiósis con el director alicantino fue total. Le siguió Goorhuis (1948) y su Passion et Tendresse -Pasión y Ternura- de 1992, donde la contraposición del título llevada a lo musical realmente demostró los buenos "mimbres de este cesto", destacando José Ferrer en el corno inglés, Adriana Alonso en el oboe, Jesús Campo en la trompeta y Pablo Dopazo en el bombardino, y citarlos por sus solos, aunque todos cumplieron a la perfección. La primera parte se cerró con Whitacre (1970) y su Cloudburst -Chaparrón- (2000), obra que nos encantó a todos los asistentes -tres cuartas partes escasas del patio de butacas- por la combinación vocal, instrumental y corporal donde los chasquidos de dedos ambientaron perfectamente los "goterones" de ese chaparrón de sonido en esta banda sinfónica que hizo buena la propia adaptación del compositor de una obra para coro a ocho voces, piano y percusión basada en el poema de Octavio Paz El Cántaro Roto. Con un repertorio bien elegido y trabajado durante cinco días escasos, no hay concierto aburrido ni malo, aunque las obras sean nuevas para todos.
La segunda parte que yo titulé "casi orquestal" comenzó con Puccini y la Suite Sinfónica de "Edgar" arreglada por Johan de Meij, y realmente se aprecian dos cosas: de una ópera poco escuchada y nada pucciniana (es la segunda que compone y con cuatro revisiones, tras su primera Le Villi), un músico como el holandés que domina estas formaciones, hizo un arreglo realmente increíble, consiguiendo unas sonoridades de plena vigencia en pleno siglo XXI. Y para terminar Bernstein con la Suite "Candide" en arreglo de Clare Grundman, que podemos aplicarle lo dicho para Puccini, con la diferencia de que el propio Bernstein supervisó los arreglos. Aquí hubo algún desajuste de tempi pero de nuevo solistas, banda y director consiguieron transpasar la partitura y encandilar al auditorio, en parte con público "no habitual" pero que al salir comentaban la satisfacción de una mañana musical donde la propina fue un pasodoble nada académico del propio compositor, quien tuvo palabras de agradecimiento para el director del CONSMUPA su "paisano" el clarinetista Alberto Veintimilla Bonet, para el maestro Francisco Vigil Sampedro, profesor del Conservatorio de "Orquesta y Banda", director de la Orquesta Sinfónica del mismo y director fundador de la Banda de Música "Ciudad de Oviedo", y para todos los que le han posibilitado esta primera visita a Asturias que tanto ha dado de sí.
Gracias por alegrarnos la mañana del domingo sin necesitar un vermouth.
P.D.: El propio CONSMUPA ha "colgado" los vídeos de este concierto. De nuevo gracias...

21 de febrero de 2009

No perderse a Entrequatre

Entrequatre es un cuarteto de guitarras asturiano formado por Carlos Cuanda, Carmen Cuello, Manuel Ángel Paz y Jesús Prieto, con una ya larga trayectoria (este año 2009 cumplirá sus Bodas de Plata, ¡25 años!) y un currículo de obras para ellos compuestas realmente asombroso y que goza, tristemente, de más fama y reconocimiento fuera de Asturias que en su propia casa (algo que debe ser parte de nuestra idiosincrasia).
Tras encontrarme en la conferencia de ayer a mi viejo amigo Manuel Ángel Paz, me vinieron a la mente un montón de cosas que quiero plasmar, y sólo musicales, pues de los años del Club Voleibol Hunosa de Ujo, o su paso por el Coro de la Fundación darían para mucho más:
Aún guardo como "oro en paño" las cassettes de un pequeño archivo: unas clases de finales de los 80 en el Salón de Actos de mi anterior instituto, el IES "Carreño Miranda" de Avilés donde Manuel Ángel, implicado por entonces en el Conservatorio de Música de la "Mancomunidad del Nalón" con sus clases y talleres de construcción de instrumentos antiguos (gérmen del Festival "Eloy Zapico" que nos "descubriría" a los Hermanos Zapico, Aaron, Pablo y Daniel con su formación Forma Antiqva) nos hizo una excelente clase práctica magistral con "La guitarra y su evolución histórica", acudiendo con una guitarra romántica y un archilaud, entre otras "novedades", pasando por algunos de sus conciertos ya con EntreQuatre emitidos en RNE2 "Radio Clásica" en Madrid bien en el Centro de Arte "Reina Sofía" (13 de enero de 1992, emitido el 5 de marzo de 1992) o en la Fundación "Juan March" en aquel ciclo "La guitarra iberoamericana", siempre con obras especialmente escritas para ellos, sin olvidarme de su labor didáctica, entre la que quiero recordar aquí a una alumna común que es una auténtica joya, Seila González, o sus formaciones orquestales, primero la desaparecida Orquesta de Cámara del Nalón (una maravilla el CD con Nife de Flores Chaviano, compuesta para ellos y basada en la tragedia minera del Pozo Nicolasa en Ablaña - Mieres- aquél fatídico final de agosto de 1995), luego la OCAS de Siero y actualmente en la JOSPA. También ha tenido críticas negativas, pero al menos algo funciona en Asturias y mejor aún fuera.
Aunque el Archivo de Música de Asturias lo anunciaba y me confirmó ayer Manuel, primero van unas imágenes de la gira marroquí de septiembre pasado:
Entrequatre & Driss El Maloumi en Fez, Gira "Veladas de Ramadán" Set 2008

Y este final de mes e inicios de marzo están en otra de sus giras, "Tierras Juntas", con el mejicano Cuarteto Latinoamericano (Saúl Bitrán y Arón Bitrán -violin-, Javier Montiel -viola- y Alvaro Bitrán - cello): el día 26 en la Sala de Cámara del Auditorio Nacional de Madrid, el día 27 en las Bodegas Williams & Humbert de Jerez de la Frontera (Cádiz), el día 1 de marzo en Orense y el día 2 en el Auditorio Palacio de Congresos "Príncipe Felipe " de Oviedo, que por una vez, espero se llene como corresponde a intérpretes y programa, de lo más original, con repertorio para cuarteto de guitarras y cuarteto de cuerda que forma parte de su nuevo trabajo discográfico de próxima publicación, y autores a los que "linkeo" (enlazo) para que conozcan sus trayectorias:
Crucigrama de Enrico Chapela (México), Cabalgando vientos de Alejandro Cardona (Costa Rica), La Sombra de la Tierra de Flores Chaviano (Cuba-España), Metro chabacano del director del Conservatorio de Las Rosas Javier Álvarez Fuentes (México), La Tierra del Chucuchuco de Emiliano Pardo Tristán (Panamá) que en el programa de Oviedo no figura, y Presto II de Miguel del Águila (Uruguay-EE. UU.).
Flores Chaviano, EntreQuatre, 24jul'07 en el VI Encuentro Internacional de Guitarra, Panamá 2007 "Roque Cordero 90 Aniversario"

Lo dicho, hagamos trizas ese maldito dicho de que "Nadie es profeta en su tierra".

OSPA notable

Tras la actuación relámpago de Santiago de Compostela en el Auditorio de Galicia, la OSPA recaló el viernes 20 en Oviedo con su titular Max Valdés y un programa poco habitual con obras y solista dignos de mención. Evidentemente la paliza de viaje se notó e incluso noté problemas de afinación imperdonables (sobre todo con el piano solista) pero el resultado global lo he calificado de Notable.
Comenzó el concierto con Sibelius (últimamente no tenemos queja con el finlandés) y su breve Poema Sinfónico para arpa y orquesta El Bardo, Op. 64, y Mirian del Río que abandonó su ubicación habitual para colocarse entre los violines I-II y desempeñar su breve pero difícil papel solista en una obra muy onírica que nos prepararía para otra aún más, diría incluso enigmática, de un finlandés vivo y probablemente el más representativo de nuestros días, Einojuhani Rautavaara (1928) y su Sinfonía nº 7 "Ángel de Luz" (1994) estrenada con el nombre de Bloomington Symphony como bien anotó en el programa y la conferencia previa la doctora en musicología de la Universidad de Oviedo, Mª Encina Cortizo, por cierto en una actividad que debería mantenerse por lo que supone de preparación del público a obras poco conocidas y/o programadas (ya se anuncia en el programa la del 20 de marzo con el joven pianista, teclista, cinéfilo, crítico musical, impulsor de "Musicabierta" en Gijón, escritor y musicólogo Eduardo García Salueña que nos hablará de la Sinfonía nº 2 "London" de Vaughan Williams). De hecho, antes de arrancar, el propio Max Valdés también comentó las obras de los finlandeses.
FOTO de Pablo Álvarez

Maria Encina Cortizo
Personalmente me encantó la obra y más tras la conferencia previa, siempre amena y bien documentada, incluso con breves ilustraciones musicales para "preparar bien el terreno". Las referencias estéticas extramusicales de la Elegía del Dunio (1922) de Reine Maria Rilke o los arquetipos de Carl Gustav Jung de la que nos habló Mª Encina Cortizo, así como la propia concepción de Rautavaara sobre los ángeles, sin ser una obra programática, explicaron perfectamente el "aleteo" de esa música bien construida. La pena es que algunos compañeros de butaca se afanaban más en saber qué era el tam-tam (el que es como un gong) y además sé que algunos músicos comentaban que "era un coñazo", lo que me entristece porque la profesionalidad siempre se da por supuesta, pero esta "predisposición" (como la de parte del público) no siempre positiva hacia obras "nuevas" no resulta lo mejor para una interpretación donde el maestro Valdés pone "toda la carne en el asador".
Más volcados, por lo que de clásico tiene Brahms, se mostraron los músicos ante el Concierto para piano nº 2 en Si bemol mayor, op. 83 con el ruso Kirill Gerstein de solista, una de las obras más difíciles de la literatura pianística y donde demostró su talento con la técnica al servicio de la música. La propina no la conocía (lo siento, es imposible saber de todo) pero acalló e impresionó a todo el auditorio, orquesta y director incluidos, dejándonos un excelente sabor de boca que completé con una cena entre amigos. Mañana más en Oviedo, música mañana y tarde...
P.D. La crítica del concierto por Eduardo García Salueña en LNE del domingo 22.

20 de febrero de 2009

Impecable pianismo

Concierto para recordar el que nos ofreció el pianista alemán Lars Vogt en el Auditorio de Oviedo y dentro de las Jornadas de Piano "Luis G. Iberni" ante medio aforo. Sigo sin entender los gustos musicales de la capital porque tanto el intérprete como el programa eran de lo más apetecibles, aunque tal vez no estén muy al tanto de los actuales nombres del piano (en Madrid en octubre le pasó otro tanto con el mismo artista), una generación que viene con mucha fuerza y una técnica al servicio del arte (que no al revés). Las notas al programa son de la crítica y musicóloga Diana Díaz, aunque más parece el análisis de las obras que una aproximación para el oyente melómano que no distingue temas A, B, recapitulaciones o "temas puentes"... Curiosamente la "crítica" de Antonio José López Domínguez en http://www.opusmusica.com/031/lars.html nos sirve punto por punto para el disfrutado en Oviedo, y como lo suscribo plenamente aquí lo dejo (de nuevo la inmediatez del blog frente a la prensa, si es que les publican las críticas, cosa que sucede más de lo deseado):
"Vogt abordó la Sonata de Berg con una concepción meridiana de sus niveles de disonancia y expresividad, así como de la intensidad del discurso, destacando en extremo las exigencias de cada plano sonoro. Llevó cada indicación a su máximo grado de acentuación con exquisita sensibilidad". Añadir por mi parte que fue la única obra que tocó con partitura, lo que no es de extrañar por las dificultades de la obra y lo que "se le venía encima" a continuación.
"De Schubert, uno de sus autores preferidos, interpretó las 3 Klavierstücke D 946 con gran precisión del fraseo y una sutilidad fuera de lo común. Una recia interpretación, mostrando su gran calidad técnica, con cierto carácter obsesivo en el ritmo de la segunda y una deliciosa algarabía en la última.
El momento cumbre de la velada fue la segunda parte del concierto con la Sonata en Si m de F. Liszt, obra de gran complejidad técnica y consumado virtuosismo que interpretó de forma emocionante, vigorosa y sin concesiones, con un nivel de tensión y dramatismo brutal. Una versión sólida y rotunda, entregada con la energía y la pasión que demanda la obra, con ese agotamiento interno y externo que consume al pianista y agota al espectador, quien contuvo constantemente la respiración durante la interpretación". Y por primera vez en años no hubo prisas para el aplauso, en ¿más de diez segundos? que parecieron "una eternidad" masticamos en el aire el último acorde ¿sería que no conocían la obra?. Realmente asombroso por todo, por la interpretación digna del poderío y sutileza todo en uno que exhibió el pianista alemán, y por el silencio quasi sepulcral tras la misma.
"El final perfecto fue un Nocturno de Chopin con el que se despidió el pianista alemán. Lars Vogt mostró una gran dosis de seriedad y un gusto exquisito por el trabajo meditado y bien hecho". De nuevo lamentar el poco público que parece no recordar el título de "Jornadas de piano", no piano y orquesta, pues de éstas tenemos varios conciertos a lo largo del año, y sin ir más lejos el 4 de marzo en esas "jornadas de piano" tendremos al gran Joaquín Achúcarro, casi carbayón por sus numerosas actuaciones para la Sociedad Filarmónica de Oviedo, que interpretará con la Oviedo Filarmonía el Concierto para piano nº 2 en Si bemol mayor, op. 83 de Bramhs, el mismo que tenemos jueves y viernes con Kirill Gerstein y la OSPA en Santiago y Oviedo. Está visto que programar no es el fuerte de nuestros rectores, a los que convendría recordar que las jornadas están dedicadas al instrumento rey y que por Oviedo ha pasado lo mejor del panorama mundial. Que no sea disculpa para privarnos de figuras como el alemán, el ruso o el bilbaino. Me consta que Luis G. Iberni amaba EL PIANO.
P.D. Actualizo a 21 de febrero con la crítica de Joaquín Valdeón en LNE. La de Aurelio M. Seco en LVA sólo en la edición en papel (y eso que la suscribía punto por punto) y ¡el domingo 22! Así les luce el pelo a los de "La Voz".

18 de febrero de 2009

De jueves a domingo Oviedo "a tope"

Lars Vogt, piano. Jornadas "Luis G. Iberni", Oviedo. 19/02/2009
Otro fin de semana (esta vez algo más largo incluyendo el Carnaval o Antroxu como se llama en Asturias) de mucha actividad musical que paso a detallar:
Jueves 19 de febrero vuelven las "Jornadas de Piano Luis G. Iberni" en el Auditorio "Príncipe Felipe" de Oviedo, esta vez sin orquesta alguna, el piano como auténtico protagonista con un intérprete y programa "típico" en la literatura musical de este instrumento: el alemán Lars Vogt (que repetirá en Sevilla el día 21) artista exclusivo del sello EMI, y esta vez con unas obras "rodadas" ya desde el concierto del 14 de octubre de 2008 en el Auditorio de Madrid (ver crítica) dentro del Ciclo de Grandes Intérpretes de la Fundación Scherzo, pero no por ello fácil, muy al contrario, sobre todo la que cierra el concierto (en el concierto de Zaragoza 2006 tampoco buscó obras "cómodas"). Aquí está el PROGRAMA de Oviedo y La Maestranza de Sevilla:
Alban Berg: Sonata, op. 1 (1911).
Franz Schubert: 3 Klavierstücke, D 946, op. Post. (1828): nº 1. Allegro assai (Mi b M); nº 2. Allegretto (Mi b M); nº 3. Allegro (Do M).
Ferenc Liszt: Sonata en Si m (1857).
Viernes 20 de febrero la OSPA con Max Valdés vuelven de su "maratón" a Santiago de Compostela del jueves 19 (ida y vuelta en el día en "cómodo autobús", para llegar el viernes casi al amanecer y a la tarde ofrecernos el concierto de abono) con un programa esperado donde el piano también será protagonista en la segunda parte. Aunque ya avanzamos este "evento", tanto el que suscribe como mi amigo David Revilla) no quiero olvidar detalle ninguno:
Domingo 22 de febrero en función matutina a las 12:30 del Auditorio de Oviedo, y para conmemorar los 125 años del Conservatorio de Oviedo, si el pasado domingo teníamos la Orquesta Sinfónica, esta vez es la Banda Sinfónica del Conservatorio de Oviedo dirigida por el también compositor José Rafael Pascual-Villaplana con un programa "auténticamente de banda" en la primera parte con autores para muchos aficionados "sinfónicos", incluyendo al que suscribe, desconocidos -aunque figuran sus datos en el programa de mano- como Persichetti (1915-1987), Goorhuis (1948) y Whitacre (1970) y "casi orquestal" -de no ser por los arreglos- en la segunda: Puccini y la Suite Sinfónica de "Edgar" arreglada por Johan de Meij, o Bernstein con la Suite "Candide" en arreglo de Clare Grundman).
Domingo 22 de febrero ya con la hora habitual de las 20:00 horas en sustitución del anulado de la Orquesta Sinfónica de Islandia tendremos a la Camerata Salzburg, con el violinista y director Leonidas Kavakos que actuarán por primera vez en Asturias y que acordó alargar un día más su gira española (en el Palau de la Música de Barcelona el día 23 con el mismo programa):

P.D.: No quiero olvidarme del Coro de la Fundación Príncipe de Asturias que actúa en el Teatro Real de Madrid este jueves 19 junto a la Orquesta de Cámara "Andrés Segovia" bajo la dirección de Karl Sollak, donde cantarán, dentro de un programa más amplio y con solistas de talla, la Misa de la Coronación de Mozart (noticia en la web del coro).
LO ESPERADO: Crisis+Pateos=Suspensión. Se "cae" la sexta función de la próxima temporada de Ópera de Oviedo, nada menos que Ainadamar de Golijov (muchos abonados ya estaban pensando borrarse... ¿miedo?).

17 de febrero de 2009

El cuervo López ha enloquecido: regala CDs

Mi colega blogero "Cuervito López" se ha pasado... de bueno.


Aún queda gente altruista que regala por el placer de hacerlo, y como buen mahleriano que es (por eso le tengo "linkado" permanentemente en mi blog, además de ser una persona buena en el término machadiano de la palabra), qué menos que la Sexta de Mahler por Solti en DECCA (su serie Ovation), curiosamente del que hablé en mi entrada anterior pero por su Quinta de Beethoven. Encima corre con los gastos de correo (vaya juego de palabras lo de correr con correos...).
Aquí dejo el enlace (http://elcuervolopez.blogspot.com/2009/02/sorteo-mensual-en-el-blog-elcuervolopez.html) con las condiciones del sorteo por si alguno quiere participar, y dénse prisa que sólo hay 100 números.
Cuervito, GRACIAS "gallegas".

16 de febrero de 2009

Comprender a Dudamel

He vuelto a visionar por enésima vez este excelente documental del asturiano afincado en Berlín Enrique Sánchez Lansch, quien ya había hecho otra incursión musical con "Rhythm Is It!" traducido como Ésto es ritmo (2004). En esta maravilla que, como sucedió con la película de Portabella tampoco se pudo visionar en el pasado Festival de Cine de Gijón pero que al final, y pagando, he podido incluir en mi filmoteca musical, se incluye una interpretación irrepetible de la Heroica de Beethoven en Bonn a cargo de la Joven Orquesta Simón Bolívar de Venezuela con el maestro Gustavo Dudamel dirigiendo. Y aunque para muchos melómanos el joven violinista de Barquisimeto que ha crecido dentro de "El Sistema" no sea un director cuyas grabaciones hasta la fecha sean históricas, tengo que discrepar de lleno. No quiero volver a insistir con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008 sino centrarme en mi argumento: hay que conocer el origen de todo este milagro (pues nace y se mantiene pese a todo lo que ha tenido y tiene en contra) para poder admirar plenamente cada nota que sale de esos instrumentos e instrumentistas. Si hablaba ayer de la cantera del Conservatorio de Oviedo, lo de Venezuela y el Dr. Abreu sí que es una explotación con mayor potencial que el petróleo. Mirar a los críos comenzar a tocar un instrumento a las tres semanas de las primeras nociones teóricas (básicamente ritmo y algo de lectura) y hacerlo directamente en pequeñas orquestas donde las obras que trabajan comienzan con la Cuarta de Chaikovsky realmente funciona aunque en nuestros sistemas docentes de occcidente no lo creamos, pese a la prueba palpable que es el sistema de orquestas venezolano. El documental nos lo muestra en toda su plenitud, siendo la Orquesta Juvenil Simón Bolívar la punta de un iceberg que es imposible ver ni siquiera en tan excelente reportaje o en la propia web. Y Gustavo Dudamel es fruto de ese milagro (cuyo lema es "Tocar y luchar" ) como violinista pero también como director que siempre quiso ser, querido por "su gran familia del Sistema", idolatrado por todos y modelo a seguir (lo reconoce otra muestra: Diego Matheuz, que blandió la batuta en Oviedo el 25 de octubre de 2008 tras hacerlo Dudamel el 23 con esa Resurección de Mahler que ha hecho historia, o el contabajista Edicson Ruiz, en la Filarmónica de Berlín). Por la orquesta ya han pasado grandes maestros (nuestro Max Valdés, Sir Simon Rattle, Abbado, Metha, Barenboim, Domingo...) que han dado "el espaldarazo" a Dudamel, pero no le han regalado nada ni se le ha subido ninguna fama a la cabeza. Simplemente observen cómo saluda siempre, entre los violines como uno más...
He tenido la suerte de escuchar en directo a "la Bolívar" tres veces (dos con Huracán Dudamel) en Oviedo: la primera el 24 de enero de 2008 con la Séptima de Beethoven y la Quinta de Tchaikovski, más la ya supercitada Resurrección del 23 octubre y sin Gustavo pero con Matheuz el 25) y presumo de tener todas sus grabaciones originales hasta la fecha más alguna "pirata" y todo lo que circula por YouTube®. Esa primera vez, otro regalo de cumpleaños, escuché una orquesta de casi 200 músicos con unos tempi endiablados (sobre todo para el de Bonn) y quedé asombrado. Redescubrí la música olvidándome de criterios historicistas, musicológicos y demás... simplemente DISFRUTÉ como si fuese la primera vez, sin comparaciones en mi subconsciente (o memoria auditiva, vaya usted a saber), en parte por la energía positiva que contagiaban director y orquesta en "perfecta comunión". La grabación de Beethoven para DG con la Quinta y la Séptima no sé cuántas veces la habré escuchado ni copiado para los amigos, y ya no sé si me gusta más una u otra, pero puedo asegurar que con la misma o más emoción que cuando las escuché a Karajan y sus Filarmónicas de Berlín o Viena, en las distintas grabaciones (vinilos, CDs, más cedés en 4D, DVD...) ahora reeditando más con motivo del centenario del de Salzburgo y también de su sello "amarillo" o a Sir Georg Solti con la Sinfónica de Chicago en DECCA, considerada por muchos entendidos como la Quinta de referencia. De otra Quinta, la de Mahler también para DG sé que El Cuervo López, D. Ernesto Nosthas y alguno más difieren de mi opinión (qué grande es poder hacerlo) que se acerca más con Fiesta, y algo menos con Bartok, esta vez con su futura Orquesta Filarmónica de Los Ángeles. Y espero llegue a las tiendas de discos (aún me gusta comprar alguno en vez de hacerlo en iTunes®, aunque a veces no hay otro remedio) la Quinta de Tchaikovski "como agua de mayo". Lo dicho, es necesario ver el documental (pongo aquí el avance) para poder comprender mejor a Dudamel y "la Bolívar" (y a 23 de febrero me llegó este enlace de México).

Trailer de "The Promise of Music"

15 de febrero de 2009

Tenemos cantera (de orquesta)

El Shostakovich de nuestra joven Orquesta Sinfónica del CONSMUPA en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo me ha dejado claros y nubes, como el día.
Primero hay que felicitarse por los 125 años de "mi" Conservatorio, aquél del ático de la calle Rosal esquina Fruela que se caía a trozos y consiguió "ampliarse" cuando "Artes y Oficios" se marchó para El Cristo. Del claustro de músicos todavía quedan maravillosos profesores (desgraciadamente y por cuestiones de edad cada vez menos) entre los que no quiero olvidar a mi querido D. Alfonso Ordieres (uno de los padres de la OSPA y profesor de violín de toda una generación entre la que se cuenta su propio hijo, al que por cuestión de lógica cariñosa he bautizado como junior, Pedro Ordieres, violín 2º coprincipal de la OSPA) que pese a su lesión de brazo no pierde conciertos en la capital y disfruta viendo "crecer el árbol plantado". El cambio de dirección política (sonaría mejor "sponsor") de la por entonces Diputación Provincial a la actual Consejería de Educación y/o Cultura conllevó también nuevo edificio (la Casa del Deán Payarinos en la Corrada del Obispo) con "todo lo bueno y malo" que supuso, y en especial el salto de calidad de un provinciano "Conservatorio Profesional" a un más profundo "Conservatorio Superior de Música" de Asturias, que no hubiera sido posible sin las creadas y nuevas Escuelas Municipales de Música, reconvertidas muchas en Conservatorios Elementales que sirvieron para "descongestionar", descentralizar y en cierta paradoja, "profesionalizar" la educación musical del Conservatorio de Oviedo... Algún día se escribirá esta otra historia, pero la actual nos da una cantera de músicos que van llenando atriles nuestra región, país, continente... en fin la globalización que en la parte musical que me atañe nos ha acercado a la "realidad" y pese a mantener ese término de "conservar", nos hace estar menos lejos (que no más cerca) de otros países de nuestro entorno de los que nos separaban siglos de educación musical. Poder tener una Orquesta Sinfónica en nuestro Conservatorio es todo un lujo, y que se "atrevan" con la Sinfonía nº 7, Op. 60, "Leningrado" del gran Dimitri Shostakovich, algo impensable para alguien que como yo estuvo en las antiguas aulas de 1968 a 1977. La obra tiene mucho que tocar ("mucho que rascar" comentaba al final D. Alfonso) y sobre todo mucho que dirigir e interpretar, algo que a mi gusto le faltó a un hierático y poco emotivo Josep Vicent. No supo entresacar de la partitura todo lo "oculto" que a un director de orquesta debe "saltarle a la vista". Reconozco el esfuerzo por intentar tocar todo lo escrito (que ya es difícil) pero además de la dirección no se puede olvidar la interpretación, esa línea delgada que diferencia lo que es emitir de transmitir. La emoción no se escribe pero hay que "contagiarla", y los músicos tocaron lo que se les exigió y más, pero faltó "pellizco" que dicen los entendidos de flamenco, el "feeling" que añaden los jazzísticos, o directamente la emoción que en esta sinfonía de Shostakovich emana por cada compás de sus cuatro movimientos, algo planos por la falta de muchos matices no escritos, de rubatos que "me pedía el cuerpo", de diferentes dinámicas y agógica que estoy seguro esta orquesta hubiera sido capaz de ello y más de existir algo de "catársis" entre batuta e intérpretes, lo dicho, algo más que tocar lo escrito.
La alegría es saber que hay cantera para años (pese a alguna baja como "mi" concertino María Ovín lesionada, o refuerzos puntuales en alguna sección). La cuerda suena mejor que muchas orquestas autonómicas, el viento no tiene nada que envidiar a cualquier banda sinfónica valenciana de primera, y la percusión cumplió con lo mucho que tenía que tocar. Lástima una dirección "blandengue" que debe vender algo más que imagen. Espero nuevo concierto y dirección el domingo 22 en sesión matutina, pero ésto será en otra entrada del blog.

14 de febrero de 2009

Gracias al maestro Ceccato

Por fin lo pudieron escuchar todos los asistentes al Concierto Dvorak de ayer en el Auditorio de Oviedo en boca del director invitado, Aldo Ceccato: debemos sentirnos orgullosos de esta orquesta, es nuestra mejor embajadora... Llevo tiempo presumiendo de esta orquesta pero parece que lo de casa aquí en Asturias nunca tiene la importancia que se merece, por lo que de vez en cuando es de agradecer y está bien que "alguien de fuera" (además con el bagaje de orquestas que lleva el milanés parece ser más objetivo y menos "quijote" o "saturniano") nos recuerde lo bueno que tenemos... mientras lo tengamos y disfrutemos, porque cuando desaparezca entonces serán honores y homenajes póstumos, jaculatorias y golpes de pecho por lo perdido....
El maestro italiano también reconoció que da gusto trabajar con esta orquesta, que los políticos deberían darse cuenta que el dinero en música no es gasto sino inversión (esto es parte mío), que era el mejor regalo de cumpleaños que se le pudo hacer aunque faltaban unos días... y así un montón de palabras y piropos que no podemos menos que devolverle, todo con un público en un silencio casi religioso que escuchó sus numerosas muestras de gratitud en un español más que correcto.
Todo tras un concierto en el que Dvorak sonó como un gran compositor de primera que es (muy buenas las notas al programa de Ramón G. Avello, con la curiosidad del nombre propio Anton o Antonin entre otras lindezas) y donde la OSPA volvió a demostrar que se adapta (como grande que es) a las exigencias e interpretación de todo aquel que aporte algo (no todas las batutas invitadas lo hacen, y los maestros lo saben con esos llamados "directores Da Capo", aunque en el caso de ayer el idilio llegó más allá de los aplausos y ramo de flores finales). No puedo destacar nada en concreto del programa, puesto que el vigor, los planos sonoros, los tempi, la pulcritud en cada sección (algo que a veces se pierde pero donde esta vez la orquesta ha funcionado como un INSTRUMENTO PERFECTO) han sido tónica dominante (perdón por el juego de palabras musicales) en cada una de las tres obras escuchadas. La Obertura "Carnaval" Op. 92 arrancó sin apenas saltar al podio, contagiando una alegría que está en la propia obra, descubriendo pasajes "escondidos" pero que el director saca a flote como él sabe y los músicos respondieron. El Scherzo caprichoso, Op. 66 demostró ser "más que una broma o juego"donde al maestro milanés se le notaba muy a gusto con la orquesta, y donde todos y cada uno de sus componentes obedecían sus indicaciones "sin nada que objetar", siguiendo todos sin pestañear esa "mano izquierda celibidachiana" del maestro Ceccato, dedo índice extendido y casi amenazante, marcando entradas protagónicas e incluso, por momentos, algo grotesco (en especial en la sinfonía), pero a fin de cuentas gesto claro y conciso que comentaba en la entrevista que mantuvo con Aurelio M. Seco (el día anterior al concierto y que LVA no siempre tiene disponible en su servidor, una pena) al decir que "la técnica debe ser tan clara y científica como la que creó Celibidache".
Y la segunda parte la Sinfonía nº 7 en Re menor, Op. 70 mostró a la mayor parte del auditorio un Dvorak algo más que el del "nuevo mundo" con esta maravilla compositiva que parecía dedicada no a la Filarmónica de Londres primigenia sino a nuestra OSPA, perfecta en plantilla para afrontar estos repertorios y con un maestro que "domina todo lo que trae entre manos" incluyendo todo el material con el que confiesa viajar y dirigir de memoria desde los ensayos. Sabe que a los maestros esto les impresiona, y a parte del público también.
Y mañana a escuchar Shostakovich y su Leningrado con Josep Vicent, hoy entrevistado por Pablo Gallego en LNE (ya descubrí que Diana Díaz está "ocupada con la lírica", y veo/leo que los problemas también llegan a las óperas infantiles) al frente de la Orquesta Sinfónica del CONSMUPA, donde el titular pone: "Los músicos tenemos que quitarnos el frac de una vez y empezar a ser normales". No pienso hacer comentarios (y eso que daban para mucho) sobre el entrecomillado del Sr. Vicent, en parte por no enrollarme como bien me critica mi amigo Octavio Núñez...
Los comentarios del concierto mañana al llegar a casa si no se hace muy tarde, o como mucho para el lunes... ya se sabe que incluso antes que en la prensa. Cosas de la blogosfera.
P.D. Ver entrevista al maestro Ceccato en OSPA TV