31 de marzo de 2009

Juventud, divino tesoro... musical

XXXII Semana Música Religiosa, Avilés. 30/03/09. Foto de Pablo Siana móvil
Lunes 30 de marzo de 2009. 20:00 horas. Iglesia de Santo Tomás de Cantorbery (Sto. Tomás de Sabugo o también La nueva de Sabugo), Avilés.
Concierto inaugural de la Trigésimo segunda Semana de Música Religiosa de Avilés. Con 15 minutos de retraso (había misa antes) y otra pseudohomilía del párroco para presentar el evento y recordar la campaña de recaudación -dinero, claro- para el órgano (ya en construcción y del que se adeudan 170.000 €) así como el agradecimiento al alma mater de esta semana musical, Chema Martínez, en un templo a rebosar como se pude adivinar en las fotos que ilustran los comentarios (y en sepia para "compensar" la distancia, mala calidad e incluso darle cierto "toque cuaresmal"), ocupando incluso pasillos, con los micrófonos de RNE2 grabando el concierto, tuve la suerte de asistir a la demostración palpable de que la juventud pisa fuerte, sobre todo en el terreno musical asturiano, y el programa de hoy no era precisamente fácil.
El Concierto "In Memoriam" de Tomás Medina (presidente que fue de la Orquesta Julián Orbón) arrancó con el «Concierto en la mayor para dos flautas» de Vivaldi con Claudia Fernández y Virginia Suárez de flautas solistas que tocaron como profesionales, bien empastadas y una orquesta con el tempo barroco preciso. La selección de la Serenata «Haffner» K. 250 en Re Mayor de Mozart nos mostró la calidad en una orquesta de alumnos (algo reforzada) con una sonoridad clásica, dinámicas muy logradas y afinación digna de elogio.
Continuó la música del genio de Salzburgo con el Adagio de su famoso Concierto para clarinete en Re Mayor K. 622, popularizado por escucharse en la película homónima del libro de la danesa Isak Dinesen Memorias de África (1985) de Sidney Pollack y banda sonora original de John Barry (que le valió ese Oscar de 1985). La solista Patricia Martín González, pese a una "caña traicionera" capeó con solvencia una obra difícil precisamente por lo lenta, con notas largas que tuvieron expresión, lirismo y un fraseo digno de Matrícula de Honor. De nuevo la orquesta dialogó perfectamente con la solista, en total empatía con director y clarinete. Qué maravilla la juventud.
Pero quedaba el "grosso" del concierto, las obras de encargo de la propia Semana In Memoriam de Tomás Medina. Con la Coral Polifónica de Avilés (que dirige Isabel Baigorri), el Coro de Voces Blancas del Conservatorio de Gijón (dirigido por Sara Elorza) y la Orquesta con José Mª Martínez al frente arrancó la «Oración para coro y orquesta» de la ovetense afincada en Madrid Raquel Rodríguez (1980), joven compositora que ya ha ganado el II Concurso de Composición “Evaristo Fernández Blanco” (año 2007) del Festival de Música Española de León con la obra “En la música”, estrenada en dicho festival (donde también actuó Carmen Yepes) por el Trío Granados.
Esta «Oración para coro y orquesta» es un Padrenuestro en castellano de escritura musical clásica con hermosas disonancias, pasajes fugados, contracantos instrumentales, partes homofónicas, muchos juegos de matices, y siempre con la música al servicio del texto como en las grandes composiciones vocales, siendo la de la ovetense Raquel Rodríguez digna de comenzar a figurar en los programas de cualquier sala de conciertos. Perfecto el clima conseguido por los intérpretes (coros -muy bien las directoras por el trabajo callado-, la orquesta y el maestro Martínez) que arrancaron merecidísimos aplausos para todos ellos, incluída la compositora, a la que pude felicitar personalmente al finalizar el concierto.
Y quedaba el segundo estreno de encargo, «Recuerdos» del madrileño de nacimiento pero asturiano por los cuatro costados y afincado en Gijón Juan Carlos Casimiro (1961), con texto de Juan Carlos Espina, su habitual "letrista".
Con dilatada carrera profesional tanto docente (en Gijón) como compositiva (ya colaboró más veces con la orquesta académica avilesina) incluso a nivel internacional pero siempre teniendo muy presente los temas populares asturianos (Busgosu, Saelia, Danza Prima, incluso la música del spot de Sidra El Gaitero), hay que destacar otras obras de "calado" entre las que están su sinfonía «Somiedo» (2003) estructurada en cuatro movimientos: «El valle sonado», «En el lago», «La braña» y «Vaqueiros» -alzada, canción y danza-, con textos seleccionados por Juan Carlos Espina (y que estrenaron "mi" Beatriz Díaz y el tenor Aurelio Gabaldón reciente"), y la "más reciente", también con colaboración de Carlos Espina «El viento que nos lleva» estrenada en mayo de 2007 por la Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Gijón dirigida por Antonio Ribera (quien dirigió también un Requiem de Mozart con "mi" Beatriz Díaz y la Escolanía San Salvador), actuando de solista nuestro gaitero más internacional José Ángel Hevia.
En la obra de Casimiro estrenada este lunes en Avilés de título de «Recuerdos» vuelve a beber en las fuentes de la música popular asturiana, esta vez una "marcha fúnebre" conocida como Marcha d'Antón el Neñu, obra que en los recitales de Beleño nunca nos faltaba y que ya grabara en 1985 (Na Ca'l Fuau, corte 4) y luego reeditado en CD. Estos «recuerdos» de Tomás Medina evidentes, y precisamente en la Iglesia de Santo Tomás de Sabugo, fueron lo más emotivo de la velada, con esa instrumentación "made in Casimiro", de armonías sutiles casi siempre tonales, un coro tratado instrumentalmente (la letra no se aprecia bien por la reverberación del templo) con un solista de voz preciosa, unas dinámicas muy románticas y la orquestación ad hoc, sabiendo para quién componía pero totalmente extrapolable a otras formaciones que también conoce. Los continuados aplausos y las palabras de gratitud hacia el concierto y los autores de las obras estrenadas (regaladas a la viuda de Tomás) por un emocionado Chema dieron paso al "regalo" de reescuchar desde el compás 80 más o menos la obra de Casimiro.
XXXII Semana Música Religiosa, Avilés. 30/03/09. Foto de Pablo Siana móvil
No hay queja de esta velada pletórica de juventud, formada y volcada con la música que nos brindó un concierto "muy adulto" bajo la sabia batuta de Chema Martínez. Justo lo contrario de aquéllos ¿adultos?: poca educación en cuanto a comentarios en voz alta (como si de un disco se tratase), toses que ya son plaga (voy a poner un puesto de pastillas y jarabes a las entradas de los conciertos), salidas en medio de las ejecuciones, móviles (¡estoy odiando la Lágrima de Tárrega), portazos... Lástima que no hayan estado a la altura de los intérpretes.
La Semana sigue...
P.D. 1: LNE del martes 30 trae un reportaje de Juan C. Galán titulado "Gijón y Avilés: lazos musicales" sobre el "hermanamiento" de los coros participantes.
P.D. 2: La Voz de Avilés (El Comercio) del martes 30 comenta el mismo concierto, firmado por J.L. G. y titulado "Música para Medina".

30 de marzo de 2009

Comienza la XXXII Semana de Música Religiosa de Avilés

Gracias al trabajo denodado de Chema Martínez (entrevistado hoy en LNE por Saúl Fernández) arranca la Semana de Música Religiosa de Avilés en su edición 32, muchos años manteniendo un evento que no solo permite conocer nuevos valores musicales sino estrenar obras por encargo.
En la Iglesia de Santo Tomás de Cartorbery (para la que se está construyendo un órgano nuevo desde 2.006 por el taller de la empresa Acitores S.L. y que se espera recaudar los 170.000 € que faltan) desde tendremos hoy el Concierto "In Memoriam" de Tomás Medina (presidente de la Orquesta Julián Orbón), con dos obras encargadas "ex-profeso": «Oración para coro y orquesta» de la ovetense afincada en Madrid Raquel Rodríguez (1980) y «Recuerdos» de Juan Carlos Casimiro (1961) sobre textos de Juan Carlos Espina.
Actuarán la citada Orquesta Julián Orbón, la Coral Polifónica de Avilés (que dirige Isabel Baigorri), el Coro de Voces Blancas del Conservatorio de Gijón (dirigido por Sara Elorza) todos bajo la dirección del profesor y director del conservatorio José Mª Martínez (Chema para los amigos).
El programa que escucharemos incluye las siguientes obras:
«Concierto en la mayor para dos flautas» de Vivaldi (con Claudia Fernández y Virginia Suárez de flautas solistas), Serenata «Haffner» y el Adagio del Concierto de clarinete en re mayor KV. 622 de Mozart, con Patricia Martín González de solista, más los dos estrenos citados.
De todo ello contaremos cosas mañana...

28 de marzo de 2009

Sin mucha pasión

Bach no quiere mirar, en De todo un poco
Viernes 27 de marzo, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo.
J. S. Bach: Pasión según San Mateo BWV 244
Por una vez la prensa digital de LNE ha sido más rápida que yo (¿leerán este blog? y hasta estoy de acuerdo con el titular de mi tocayo Pablo Gallego: "La «Pasión según San Mateo» triunfa en un Auditorio abarrotado".
Y es que este monumento musical de "El kantor de Leipzig" no tiene desperdicio de principio a final. Si por una vez tenemos unos solistas perfectos en todo (dominadores de la obra, en especial el "evangelista" Chum), un coro trabajador, moldeable y "obediente", casi profesional (indecisiones en alguna entrada que apenas se notaron y que creo no fueron culpa suya) incluyendo los niños (dirigidos por mi querida colega y amiga Natalia Ruisánchez) y una orquesta -aquí "partida en dos" como el coro- que volvió a demostrar estar en su "punto dulce", pasando por cada uno de sus solistas en una partitura que no da descanso a nadie, todo parecía confluir para "apasionar". Pero esta vez tengo que discrepar del RESPONSABLE del producto final, algo así como en un equipo de fútbol donde tenemos todos los jugadores (ingredientes) para funcionar pero el entrenador no acierta con el planteamiento del partido, y para mí es lo que le pasó al maestro Valdés con esta "Pasión" comentada como "sin mucha pasión". ¿Necesitamos adelantar el fichaje de nuevo "entrenador" y no esperar el fin de contrato?. Y como diría un crítico deportivo, no estoy refiriéndome sólo al último partido...
Sé que con los años me estoy volviendo repugnante y demasiado exigente, máxime cuando se tratan de obras que son "cabecera" de mis preferencias y que siempre tendemos a comparar o buscar otras referencias, en este caso la mía más cercana en vivo es del año pasado (18 de marzo de 2008 en el mismo escenario con la Oviedo Filarmonia, el Coro El León de Oro, otros solistas -tal vez no "tan buenos" como los de ayer- y la batuta de Haider). Para mi gusto la interpretación que Max Valdés hizo de la obra maestra -aunque es difícil aplicar este calificativo- de Bach fue PLANA (como coincidí Ramón G. Avello al descanso pese a faltar aún lo "gordo"). Intenté buscar la explicación a un enfoque romántico (¿Mendelssohn en su aniversario y como redescubridor?) de esta gigantesca producción, pero creo que ni la intención... Resaltar de nuevo la enorme calidad de las voces solistas, para mí lo más "apasionante".
Pero lo que me disgustó enormemente fueron los tempi que el maestro chileno aplicó en un tirar pa'lante sin sentido, olvidando todo lo que la pasión y muerte conllevan de reflejo musical: las arias no daban tiempo a respirar para poder "cantar" con fluidez los textos luteranos, los recitativos no encajaban como debían, incluso hubo momentos desafinados entre el órgano (tremendo lo que debe tocar "la Semouchina") y el excelente cello de Cadenas... Estaba perando el compás 30 del nº 54 (de la edición de Eulenburg) cuando los dos coros gritan "Barabbam!" -y pocos compases después iniciar la vivaz fuga mientras siguen gritando "Lass ihn kreuzigen!" y no se me erizaron los pelos como es costumbre.
Y para "rematar" el coral final, el nº 78 en Si bemol ¿cómo "encaja" que el coro cante "Wir setzen uns mit Tränen nieder und rufen dir im Grabe zu..." ("Llorando nos postramos ante tu sepulcro...") con un Allegro en vez de un Andante sosegado?. Y no me sirve la disculpa de las últimas palabras "Höchst vergnügt Schlummern da die Augen ein" ("Felices, son tus ojos que se cierran al fin").
Bach nos dirá que la música "no debe tender sino a reverenciar el honor de Dios ya la recreación del espíritu".
He decidido ponerle las "gafas de ciego".
Foto del concierto: Jesús Farpón en LNE de hoy:
Foto en PABLO, LA MÚSICA EN SIANA
Para "compensar", hoy me esperan los daneses que vienen con Grieg y Freire (qué buena la entrevista que le hace Aurelio M. Seco hablando de "pasión" hoy que estoy con la "Pasión") y la Quinta de Mahler con Dausgaard en el podio. Para mañana sesión coral juvenil...
Que la prensa siga rápida aunque mis opiniones continúen tan dispares con las del público.
P.D. 1: Artículo más crítica de Eduardo G, Salueña sobre "La Pasión" del concierto de Gijón ayer sábado, y crítica de Diana Díaz en LNE del domingo 29 de marzo del aquí comentado del viernes.
P.D. 2: Entrevista sábado 28 de Pablo Gallego en LNE a Johannes Chum.
P.D. 3: Breve crítica de Ramón G. Avello en El Comercio de Gijón ("Indefinida y plana en dinámica").

24 de marzo de 2009

Aluvión de noticias para estos días

Con Internet no hay distancias, y las noticias vuelan rápidamente, incluso me llegan vía e-mail, Facebook® o lo que se tercie.
Así, un ex-alumno mío del I.E.S. "Carreño Miranda" de Avilés, Roberto Álvarez González, quien además estudió flauta profesionalmente, habiendo tocado con la Orquesta Julián Orbón de su Avilés natal, y reforzado alguna vez la OSPA, me cuenta que está "buscándose los garbanzos" por el mundo, y en la actualidad se encuentra tocando con la Singapore Symphony Orchestra, de la que me manda el link (enlace) y donde espera una estancia algo mayor que las anteriores. En Asturias seguimos "sembrando" músicos por el mundo...
Y de "la recolecta" tras la "siembra" tengo que recoger aquí el debut de Beatriz Díaz con Muti en la Ópera de Roma de la que me he leído varios periódicos en italiano, por lo que sé fue un triunfo de todo el reparto con el italiano a la cabeza, y "nuestra" Diana de la llamada "Ifigenia de Muti" no la encuentro citada pero vivir un éxito tal no debe ser comparable a nada. Por citar algunos periódicos y enlaces, pongo unos pocos tanto en este párrafo como a continuación: Il Messagero titulando que "la tragedia de Gluck vuelve a Roma después de 50 años", para proseguir más adelante "Ifigenia, el mito para Muti: ovaciones en la ópera de Roma para el maestro", Il Giornale con "Muti guía a la victoria la nave de Ifigenia", una reseña en Il Velino, otro titular igual en Il tempo sobre "La Ifigenia de Muti" y la crónica de "Muti apasiona". El italiano se entiende bastante bien y merece la pena seguir "las plumas" romanas. Y a última hora, mi amigo Ovín (también seguidor de "la de Boo") me manda el siguiente enlace para leer en español, e incluso escuchar a Beatriz. ¡Gracias Pepe!.
Mi otra soprano amiga, Magda Nieves, ya tiene la Carmen de Bizet en la Sala "Antonio Paoli" del Centro de Bellas Artes "Luis A. Ferré" de Santurce (Puerto Rico), "a la vuelta de la esquina" los días 2 y 4 de abril, siendo dirigida por Laurence Gilgor, un veterano y actual titular de la Connecticut Grand Opera & Orchestra muy conocido en Italia donde ha obtenido grandes críticas incluso en el "Festival Puccini". Compartirá su Micaela con un reparto donde están el tenor polaco Arnold Rutkowsky, y la guapísima mezzo Jossie Pérez (que cantó en 2004 en la Ópera de Oviedo su Maffio Orsini -en Lucrezia Borgia- de Donizetti) y el barítono norteamericano Trevor Scheunemann, entre otros. Aquí dejo el aviso que me enviaron desde la página en Facebook® del teatro portorriqueño:
"Carmen" en PR. PabloSiana en Programas musicales y autógrafos
El miércoles 25 de marzo se me ha invitado (y espero estar, si el tiempo no lo impide) a la presentación que la Editorial Laria hará en el Club de Prensa LNE de Oviedo de un libro ya comentado por mí el día de San José (o si prefieren por los grandes almacenes que se inventan días, "el día del padre") y que vió la luz el domingo 15 de marzo en el transcurso del Concurso y Muestra de Folklore «Ciudad de Oviedo» (del que es jurado). Me refiero al libro escrito por Félix Mª Martín Martínez, también colega, tunante y sobre todo amigo, titulado El Presi, 100 años de un mito de la canción asturiana, donde estará presente el director del concurso y uno de los impulsores del libro Carlos M. Jeannot (y ya está incluso comentado en prensa por el periodista Javier Blanco).
El viernes 27 de marzo escucharemos, Dios mediante, en el Auditorio de Oviedo el Concierto Extraordinario de Semana Santa con una de las páginas musicales más impresionantes que se hayan escrito y "redescubierta" por Mendelssohn (uno de los "centenarios" de 2009) como es la Pasión según San Mateo, BWV 244, de J. S. Bach. La OSPA con su titular Maximiano Valdés, encabeza un reparto importante con el Coro de la Fundación Príncipe de Asturias (bajo la dirección de José Esteban García Miranda) y los siguientes solistas: Marcus Marquardt (barítono), Mónica Groop (mezzo), Johannes Chum (tenor), Philip Carmichael (barítono), Andrew Staples (tenor), y Eva Oltivanyi (soprano, ya conocida en Oviedo por público y Coro así como por el propio Max Valdés), todos ellos con "mucho Bach" en su repertorio. Ya escribiremos de ello (si no llego muy tarde a casa, ya se sabe que la cena con los amigos tras el concierto es "sagrada").
Y ya que con la OSPA estoy, ha presentado unos programas didácticos que otras formaciones llevan años haciendo. Espero que esta iniciativa tenga continuidad y ayude a "renovar" el público aficionado a la llamada música clásica, suponiendo que Manuel A. Paz ande pergeñando algo de ésto. Desde mi instituto estoy llevando todos los años a parte de mi alumnado (normalmente a los de 4º de ESO) a presenciar algún ensayo, pero claro, la labor "pedagógica" corría a cargo de otros, en el caso concreto nuestro es el "día a día", como también es de esperar. La programación prevista curiosamente ya la hemos realizado nosotros este curso con el ensayo donde estuvo Asier Polo, y el Carnaval de los animales.
El sábado 28 volvemos con las Jornadas Internacionales de Piano "Luis G. Iberni" que nos trae de nuevo a Oviedo al pianista brasileño Nelson Freire y la Orquesta Sinfónica Nacional Danesa (DR SymfoniOrkestret o mejor DNSO por Danish National Symphony Orchestra) con su titular Thomas Dausgaar, en gira por España. Aunque en la programación prevista aparece el Concierto nº 1 de piano en La menor de Grieg, LVA de ayer y la Agencia EFE anunciaba el nº 5 "Emperador" de Beethoven, pues de todos es sabido (también sale en la noticia) lo que le gusta a este "peculiar pianista" cambiar las obras a última hora. Sí es segura la Quinta de Mahler, por lo que dejaremos constancia del concierto puntualmente (si no llego muy tarde a casa).
El domingo 29 me espera el ya anunciado concierto coral (que avancé ayer con programa y todo) en la Sala de Cámara del Auditorio con el Joven Coro de la Fundación Príncipe de Asturias de "mi" José Ángel Embil y el Coro Youth Performing Arts School de Kentucky (EE.UU.).
Y para el Martes Santo me escaparé a Valladolid a escuchar dentro de la 2ª edición de "Músicas para la Pasión y la Pascua" a Ainhoa Arteta con el Coro de la Comunidad de Madrid y la Orquesta de Cadaqués con su premiado director, mi tocayo Pablo González, que nos dejarán entre otras obras, el Réquiem en Re m., Op 48 de Fauré. Pero esto tendrá que esperar a mis "santas vacaciones" de abril.

21 de marzo de 2009

Leaper, una lección de dirección

Viernes 20 de marzo. Auditorio de Oviedo.
Una conferencia de Eduardo G. Salueña antes del concierto (abajo en la foto que cierra este post) "preparó" al poco público asistente a la misma -una pena porque son realmente interesantes- para el "programa británico" que íbamos a escuchar posteriormente, con una disertación centrada en la Sinfonía nº 2 en Sol M, "Londres" de Vaughan-Williams, no sin antes ubicar los tres compositores del dia de hoy. Ameno, con fragmentos de la obra ilustrando sus palabras y Power-Point© que pese a figurar en los comentarios al programa, también suyos, siempre son de agradecer.
Ya a la hora habitual del auditorio carbayón, las 20:00 horas (pues en Gijón son a las 20:30) hizo su aparición un funcionario muy aplaudido para poner en el atril la partitura de Elgar que abría el concierto. Incluso algunos músicos escuchando al público se pusieron en pie (sale por sus espaldas).
¡Señor, señor! ¡Viva el entendido público ovetense!, y eso que el director invitado es de los más conocidos al ser el titular de la Orquesta de RTVE, cuyos conciertos retransmite "La2", me refiero al británico (para hoy no podía ser menos) Adrian Leaper, quien por cierto permutó batuta y podio en con el asturiano Pablo González (principal director invitado de la Orquesta Sinfónica de Granada, OSG que dirigirá pronto en Valladolid y en el Ciclo "Ángeles y Demonios" granadino) que ese viernes lo hacía en el Teatro Monumental de Madrid con otro conocido del auditorio, el pianista Javier Perianes.
Por fin apareció el maestro Leaper para completar este "programa británico del viernes", esta vez aplaudido por todos los presentes, y para mí el auténtico protagonista de la velada.
La Obertura Cocaigne Op. 40 "En la ciudad de Londres" de Sir Edwar Elgar ya nos hacía presentir por dónde discurriría el discurso musical:
La OSPA, como vengo comentando hace tiempo, funciona cuando se le "aprietan las tuercas". Este repertorio tan inglés del viernes sonó encajado, equilibrado, afinado, seguro, porque cuando quien lleva la batuta sabe entresacar de la obra hasta los más mínimos detalles, y está atento al "mínimo desmán" que supone el afán de "protagonismo" de los "bronces" (como dice el maestro Valdés, ayer entre el público) para "asegurar cada nota" -por otra parte comprensible-, y lo hace sin gestos grandilocuentes, con "elegancia británica", precisión suiza y dominando las obras, entonces la orquesta funciona y el público disfruta.
Con Gérard Caussé de solista escuchamos a continuación el Concierto para viola de otro "Sir", William Walton, obra de dificultad para intérprete y público, pero que de nuevo gracias a la maestría de Leaper sonó como era de esperar, destacando personalmente en el segundo movimiento porque resume perfectamente cómo resultó: "Vivo, con molto preciso". El sonido de esa "joya de instrumento", Gasparo da Salo de 1560, estuvo siempre en los planos correctos, tanto solísticos como concertantes. De la maestría de Caussé tampoco vamos a descubrir nada, aunque de nuevo me llamó la atención que tuviese la partitura delante.
Y quedaba una segunda parte impresionante, madura, plena, con la Sinfonía "Londres" de Vaughan-Williams, llena de muchas "citas musicales" a la capital del Reino Unido que me evocaron unas vacaciones navideñas allí pasadas pero también ciertos toques "nacionalistas" muy cercanos a Mahler o Sibelius y también de otro británico como Gustav Holst, algo que Eduardo G. Salueña apuntaba en el programa.
Y Leaper es especialista en estos repertorios, sabe que las densas texturas orquestales deben estar bien equilibradas. Los metales estuvieron contenidos (seguros y afinados), la madera homogeneizando ese bloque tímbrico de V. Williams, la cuerda sonando como si de una orquesta británica se tratase, la percusión con los toques "coloristas" en su sitio, sin excesos, el arpa correctísima en sus difíciles intervenciones, y los solistas con intervenciones en las que "dieron la talla". Destacar el violín del ruso Vasiliev, el cello del gijonés Cadenas, y sobre todo la viola de Oleg Lev, sin desmerecer nada el resto. El II. Lento resultó realmente sobrecogedor, no hubo toses (¡raro!), con contención y melancolía romántica, pero ese último Maestoso alla marcia con un final en decrescendo hasta las tres p (ppp) que el maestro Leaper mantuvo casi hasta lo imperceptible, puso un brillante broche que el público ¿temeroso? no interrumpió y nos permitió disfrutar del sonido hasta el silencio absoluto (la bajada de brazos es para clases magistrales de dirección), sin precipitaciones para el aplauso, con tranquilidad y maestría, toda una lección de dirigir del gran Adrian Leaper.
Y mañana Avilés para escuchar a Barbara Hendricks. Ya les contaré.
Ana Mateo y Eduardo G. Salueña. 20/03/09. Foto Pablo en De todo un poco

P.D. Ver crítica de Diana Díaz en LNE del domingo 22.

19 de marzo de 2009

Música en la prensa asturiana de hoy y libros...

Reconozco que no soy muy seguidor de la zarzuela aunque confieso que algunas me gustan, pero claro, con buenas voces. En Oviedo presumen de ser la "capital nacional lírica" por tener un ciclo de ópera y otro de zarzuela, lo que sí es cierto. Personalmente estuve abonado en las primeras temporadas (¡de aquélla 6.000 pesetas para 4 funciones!) allá por los años 1993 al 1995 ¡y ya llovió! acudiendo con "mi amigo el cura de Siana" D. Elías (q.e.p.d.), gran amante y entendido del mal llamado género chico, y con obras de una belleza y dificultad que para sí quisieran muchas óperas.
Sigo reafirmando la necesidad de buenas voces (no olvidemos que es música), la apuesta por partituras que no suelen abundar en los estudios de canto (también es cierto que se necesitan muchas revisiones) y las puestas en escena deberían ocupar menos "protagonismo", pero no quiero entrar otra vez en un debate estéril (para mí, por supuesto).
La temporada de Zarzuela, llamada "Festival Lírico" por su extensión en el calendario, ya comenzó en febrero (y apenas hice mención) su XVI edición con un programa doble: El Bateo y De Madrid a París de Chueca). Pero al leer la prensa de hoy con las críticas y/o crónicas de la segunda función, Pan y Toros de Barbieri, raudo me puse a teclear, dejando los enlaces firmados por mis colegas Ramón G. Avello en El Comercio de Gijón (titulado ¡Olé!) y el del colaborador de la revista Scherzo Aurelio M. Seco en La Voz de Asturias (titulado Bajo el signo de saturno -supongo que debería ir en mayúsculas: Saturno-) que fue el causante de este furor blogguero al entroncar esta imagen de Saturno devorando a sus hijos con un comentario muy mío para reflejar cómo solemos comportarnos con "los nuestros", referido a la necesidad de salir de Asturias para triunfar y entroncando con ese refrán (lo sé, me encantan) muy manido de "nadie es profeta en su tierra". Completa el "trío musical" (son nuestros críticos de los principales periódicos asturianos) Diana Díaz en La Nueva España (LNE) titulando más extensamente Gran lectura teatral y musical de una novela histórica). Como no he asistido, simplemente dejo aquí la posibilidad de sus lecturas. Y ya que de prensa escribo, hoy también en LNE de hoy pero esta vez mi "tocayu" (dícese del que tiene tu mismo nombre) Pablo Gallego presenta el "Programa Británico" de hoy y mañana que tocará la OSPA y que ya comenté el día 15 en el blog, por lo que tampoco vuelvo sobre ello y daremos cuenta (siempre personal) de cómo me fue.
Y como esta semana no la tenía muy "ocupada" me he comprado varios libros de música, totalmente distintos:
El primero, presentado el pasado domingo en el transcurso del Concurso y Muestra de Folklore «Ciudad de Oviedo» (del que es jurado), escrito por Félix Mª Martín Martínez, también colega, tunante y amigo, titulado El Presi, 100 años de un mito de la canción asturiana (que viene con un CD patrocinado por la Fundación Don Pelayo con su directora la cantante mierense (de Figaredo) Tina Gutiérrez interpretando algunas de las canciones del homenajeado) publicado por la Editorial LARIA (25'50€) y con un comentario en la sección "La Nueva Quintana" de LNE a cargo de Javier Blanco, periodista habitual de temas musicales en dicho periódico. Lo estoy ojeando e iré leyendo el minucioso trabajo realizado por mi amigo Félix, que no sé de dónde saca el tiempo para tantas cosas... (perdón por tanto link).
El segundo es el AMAS'08, el Anuario de la Música Asturiana, igualmente acompañado de CD y DVD (10€, Editorial AC Canal Asturias, y de venta en kioskos) que recopilan una pequeña muestra del panorama musical en todos sus estilos a lo largo y ancho de nuestra tierrina durante el año 2008, y presentado el día de la entrega de los premios del mismo nombre que dirige Alberto Toyos, otro un referente en el periodismo musical no solo regional sino nacional.
Para terminar mi "acopio" literario-musical, una obra que no debe faltar en la biblioteca de cualquier melómano y escrita por una Autoridad en la música. Me refiero a Tomás Marco Aragón y su Historia cultural de la música (Ediciones Autor, 28€), un "tocho" de 1.157 páginas donde repasa los fenómnos que ha producido la historia de la música en relación con otros campos de la cultura (artística y científica). No olvidemos la vasta formación del maestro Marco desde el Derecho a la Psciología y, por supuesto, sus amplísimos estudios musicales (biografía y bibliografía son de quitar el hipo).
Y para acabar como empecé (podría poner "para acabar con la prensa" que es menos correcto aunque a veces deseable), leo la entrevista de Blanca M. García en LVA de hoy a la extraordinaria en todos los sentidos- soprano Barbara Hendricks, Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2000, que actuará en la mañana del próximo domingo 22 de marzo en Avilés en un recital con el pianista Love Derwinger donde interpretarán un programa (que tienen ya "rodado" e incluso grabado) con Schubert (me encantan los Lieder con Radu Lupu), Mahler (del que tiene grabaciones increíbles: Canciones, la Segunda con Bernstein, la Cuarta una con Mehta y aún mejor con Esa-Pekka Salonen...), Poulenc (su Stabat Mater y sobre todo el Gloria con Prêtre en EMI Classics se lo recomiendo de "referencia" a mi Magda Nieves), Falla (sabemos que estará la Asturiana). Este concierto matinal (con copa de cava gratis al descanso) está organizado por el Centro Niemeyer (aún en construcción pero "funcionando" en el Teatro Palacio Valdés) y con precios realmente baratos para escuchar a toda una estrella mundial (de 5€ a 12€ , ¡Crisis, qué crisis!). El titular, bien "focalizado" es de esos que me gusta remarcar por todo lo que encierra: "Lo difícil no es cantar, sino hacer que una canción viva".
Mañana, más, aunque ya tengo en el horizonte cercano la Pasión según San Mateo de Bach para el día 27 de marzo, y en plan lírico está prevista para el 24 de abril la neozelandesa Kiri Te Kanawa en el Teatro Jovellanos de Gijón antes del cierre por reforma. ¡Qué voces! pese a los años...

17 de marzo de 2009

El Cuervo López sigue sin levantar el vuelo

En mi visita casi diaria al blog de mi querido porteño "El Cuervo López", abogado, escritor, poeta, blogero y sobre todo apasionado de Mahler (que fue quien "nos unió en la distancia"), me encuentro hoy con malas noticias sobre su enfermedad y se me ha hecho un nudo, un vacío en el estómago... supongo que una sensación que comparte su amigo Fernando G. Toledo, más cercano que nosotros, "gallegos" de este lado del charco, y que es quien nos da esta desagradable información.
¿Cómo se puede llegar a apreciar a álguien al que no conocemos personalmente, al que no le hemos estrechado la mano, abrazado, ni siquiera cruzar alguna palabra? Como siempre, por el único lenguaje universal capaz de esa grandeza: la música y nuestro amor por ella.
"Cuervito", estés como estés, estés donde estés, siempre estarás en nuestro corazón... y en alguna nota musical de las que siempre revolotean a nuestro alrededor, al menos en el de los melómanos como tú.
Qué menos que incrustar algo de Mahler para "tenerte" presente Cuervo, aquí el final de la Tercera con Dudamel dirigiendo a la Scala Philharmonic el 6 de noviembre de 2006 (aunque me consta que no es de tus preferidas pero ya conoces mis "querencias"):


P.D. Soy un enamorado de Dinamarca y sobre todo en Kolding hay muchos cuervos, incluso en Helsingør (donde se ambienta el Hamlet de Shakespeare) comentan que el día que no los haya, en Dinamarca desaparecerá la monarquía... Cuando vuelva los escucharé con otra melodía distinta.

15 de marzo de 2009

Esperando la OSPA el viernes 20 con Causeé y Leaper

Como en el Juego de la Oca "de viernes a viernes y tiro porque me toca". Soy muy refranero y agua pasada no mueve molino, por lo que vuelvo a esperar con muchas ganas la OSPA en el Auditorio este viernes 20 de marzo bajo la batuta de Adrian Leaper (el titular de la ORTVE) esperando que "saque" lo mejor de nuestros músicos.
El programa será muy británico y más cercano en el tiempo (finales XIX-inicios XX), precedido de una conferencia a las 19:00 horas en el mismo auditorio (en una de las salas de conferencias del último piso) a cargo del músico, crítico, musicólogo y un montón de cosas más (precisamente por su juventud) Eduardo G. Salueña, quien "preparará el terreno sonoro" a quienes quieran acercarse sobre una de las obras, la Sinfonía nº 2 en Sol M, "Londres" de Vaughan-Williams, la que cerrará un programa que incluye a Elgar y su Obertura Cockaigne, op. 40 "En la ciudad de Londres" y a William Walton con su Concierto para viola que tendrá de solista al francés Gérard Caussé que lo interpretará con una viola "Gasparo da Salo" de 1560, un violista conocido de Max Valdés que creo "le fichó" para tocar esta obra en Oviedo por habérsela dirigido hace cuatro años en Santiago de Compostela.
Curiosamente y por ese afán mío de "rebuscar" en cajas, archivos, internet y demás... resulta que en mayo de 2006 también en el escenario compostelano estaban la OSPA con Max Valdés ejecutando un programa del que tengo buen recuerdo en Oviedo el día anterior: Elgar y su Concierto de Cello en Mi m, op. 85 (de solista nada menos que Arto Noras) y la Quinta de Sibelius y el "concierto gallego" dejaba una crítica de Alfredo López-Vivié, el mismo del de 2005 (aunque entonces Valdés dirigió a la RFG -Real Filharmonia de Galicia-) en idéntica web Mundoclasico.com donde apuntaba sobra nuestra orquesta: "se muestra como un conjunto compacto aunque de mimbres discretos: su cuerda tiene cuerpo, pero no agilidad, lo que hace que se mueva con la pesadez de las orquestas francesas; la madera no está mal, aunque le cuesta sonar con calidez y hacerse presente; y el metal tiene aún cierto grado de inseguridad –las trompas patinaron demasiadas veces para un solo concierto y las trompetas tocaron con timidez" para proseguir sobre el maestro Valdés "... pero se nota que todos hacen música cómodamente a las órdenes del chileno Maximiano Valdés, quien es su titular musical y artístico desde 1994. Director de gesto breve y expresión contenida, Valdés sabe lo que quiere y va al grano. Y sus interpretaciones reflejan claramente esa predisposición".
Muy distinta opinión de la anterior y escrita por el mismo crítico sobre el concierto del 2005, con algún que otro "varapalo" finalizando a raíz de la Escocesa de Mendelssohn: "y ahí las culpas hay que echárselas a Valdés, que propuso una versión tan plana de sonido como de concepto: la típica interpretación –mejor, la típica lectura- en la que todo está inmaculadamente en su sitio, pero sin nada más. Si les cuento que una obra de Mendelssohn me resultó pesada, ¿verdad que ya saben a qué me refiero? Pues eso...". En cambio del violista francés interpretando el Concierto de viola de Walton apunta "ahí estuvo Gérard Caussé para contar la historia con su instrumento ‘Gasparo da Salò’ de 1560, cuyo sonido en las cuerdas graves me pareció estratosférico por su profundidad y su calidez. De más está decir que Caussé pasa por las diabluras de su parte como quien no quiere la cosa, y que él mismo tiró de la orquesta para llevarla a su terreno. ¡Y qué gusto da siempre la orquesta de Walton, que no se avergüenza ni de Sibelius ni de Rimski-Korsakov!".
Han pasado ya tres y cuatro años desde lo transcrito, mucho tiempo para todo, y esperamos que orquesta y solista ni siquiera con la misma obra y/o director tienen porqué ser iguales, aunque la mejoría de "nuestra" OSPA se ha notado en conciertos concretos, pero siempre con esos "altibajos" que muchos saben a qué se debe y otros sólo intuimos.
Este viernes por lo escuchado hasta ahora "tocaría de nuevo arriba".. supongo.

13 de marzo de 2009

Concierto decepcionante y agridulce

Viernes, 13 de marzo, 20:00 h. Jornadas de Piano "Luis G. Iberni". Auditorio de Oviedo.
Parece que los premios son un "seguro" de contratación, máxime uno tan exquisito (es el quinto que se da) como el Gilmore Artist Award "otorgado a un pianista excepcional con profundas cualidades musicales y carisma".
La prensa digital regional de hoy viernes se ocupaba de la actuación en Oviedo de la argentina afincada en Milán y poseedora del galardón, Ingrid Fliter, y nos dejaba dos entrevistas complementarias por las preguntas y el enfoque, creo que en parte por los entrevistadores: LNE por Pablo Gallego (subida a las 10:45 de hoy, por lo que era imposible verla en papel) y LVA por mi amigo Aurelio M. Seco. Los titulares ya me indicaron "algo del carisma": «Sería ideal que la belleza nos salvase de todo, pero con el hambre no es posible» para añadir «Chopin toca directamente el corazón de las personas y es difícil no sentirse emocionado por tanto sentimiento» mientras comentaba en la siguiente "Chopin fue mi primer amor", al que le añado que creo también el último, al reconocer que por su profesión le es difícil mantener relacionaes estables: "Ahora estoy concentrada en mi carrera, pero es cierto que en ocasiones sufro sus consecuencias, y no puedo disfrutar de cosas como una puesta de sol, un paseo, o la posibilidad de tener un hijo". Todo este relleno para ponerme en situación, aunque ya medio descolocado (la entrevista de Aurelio es para leerla) porque realmente "anhelaba" escucharla tocar ese Chopin del que, por lo menos en disco, leo que es "especialista" (he escuchado fragmentos en su web, bien pero sin emocionarme), pero claro no es igual una sala de cámara o el estudio de grabación "a solas con el polaco" que TOCAR CON ORQUESTA el Concierto nº 1 en Mi m, Op. 11 -a propósito, obra obligada en el antiguo "8º curso de piano" del Conservatorio de Oviedo que "sufrimos" (aunque sin orquesta, evidentemente) todos hasta mi generación-. Añadir además que tocó con la partitura -como escondida en horizontal, aunque pasaba hojas para adelante y atrás como buscando dónde estaba, algo impensable en una profesional y con una obra que es "catecismo" de los conciertos con orquesta-.
La OSPA con Max Valdés "retornado" de Edmonton (USA) en la dirección titular pero en concierto extraordinario (no era de Abono OSPA sino como "invitada" dentro de las Jornadas de Piano) se las vió y deseó para poder acompañar a la argentina (nunca le ví dudar tanto con la batuta ni acabar con los cuellos fuera de la chaqueta). Y es que los tempi, rubatos, ritardandi y todo lo que queramos añadir de dinámica y agógica que "impuso" la pianista -apenas miró para el director- fueron tan exagerados y personalmente, tan "fuera de lugar" que hacía imposible coincidir en algún inicio de compás. Si el papel orquestal que de acompañante tiene esta obra (Chopin sólo dominó el piano, a diferencia del Schumann con el que confiesa haberse emocionado hace poco) es fundamental, bastante tuvieron los profesores con "encontrarse" alguna vez incluso "sin querer". Para los que conocemos la obra casi de memoria (y suele pasar con repertorio tan "popular" como el del concierto de hoy), amén de la cantidad de excelentes registros sonoros que nos hemos "tragado" (e inconscientemente tendemos a comparar ¿Argerich, Maria João Pires? (de los Rubinstein, Pollini... ni escribo) la interpretación (?) de esta laureada pianista no me gustó absolutamente nada, como si estuviera todavía "verde" y con tan "profundas cualidades musicales" que "no salieron a flote"... La sensación de llevarlo todo precipitado, poco claro, "embarullado", sucio, incluso "pateando" con el pie izquierdo, me la corroboró al "abalanzarse" sobre el piano antes de finalizar los aplausos del respetable con el bis del archiconocido Vals del minuto (Vals en re bemol Op 64 Nº 1, incluso conocido también como Vals del Perrito y que me gusta más la versión cantada de Nacha Guevara) en igual línea de prisas y con una mano izquierda "muda" (pese a ser zurda, como me "chivó" Aurelio) en una obra que esperaba fuese su broche de oro, quedando en bisutería fina. Me imagino que son opiniones y formas de entender a Chopin como le comentaba a Cosme Marina (colaborador de LNE y del blog docenotas entre otras muchísimas cosas más siempre relacionadas con la música) al salir del concierto.
Tras el cigarro del descanso la orquesta en pleno (con refuerzos puntuales) nos ofreció unos Cuadros de Mussorgski-Ravel "más acuarelas que lienzos", con unos tempi algo inhabituales con los que nos sorprendió el maestro Valdés, arrancando ya algo más lento de lo "esperado" y en cambio los movimientos rápidos quasi andantes como intentando no enturbiar los pasajes difíciles por el número de notas que debe afrontar la cuerda en varios números, y eso que "los arcos" siempre han sido la columna vertebral y el bloque de nuestra OSPA, además de amantes y conocedores del repertorio ruso. Los solistas de viento, en general se comportaron pero sin excesos: algún fraseo algo extraño (respiraciones fuera de sitio en la tuba de David M. Moen), adornos poco limpios (trompeta de Maarten Van Weverwijk), excesivo ataque (saxo de Antonio Cánovas), buscando más la nota "segura" que el fraseo de esa orquestación genial (todo lo contrario de la primera parte) que de la obra para piano de Mussorgski hizo el gran Maurice Ravel. El resto de solistas y demás secciones también cumplieron pero sin llegar al notable... "como si el punto dulce alcanzado con Kynan Johns se hubiese quedado pegado al paladar o el cocinero Valdés no controlase el fuego correcto". Con todo, al finalizar el concierto el maestro chileno se dirigió al público para comentar que "todos nos sentíamos orgullosos de nuestra orquesta" (igual que hizo Ceccato... ¿se lo comentarían?).
PD nº1: LNE digital del sábado titula "Más de diez minutos de aplausos para la pianista Ingrid Fliter" ¿De verdad alguno de los asistentes se lo cree? Intenten cronometrar lo que son diez minutos. Y lo firma Jesús Farpón (fotógrafo del diario y autor de la foto que ilustra la noticia ¡aunque en otro enlace! sé que estuvo realmente en el auditorio, al menos para poder sacar la foto, pero:
1. ¿El fotógrafo escribe ahora los titulares?
2. ¿Los dictaron Diana Díaz, Pablo Gallego o Cosme Marina que escriben para dicho periódico?
3. ¿Cronometraron esos 10 minutos?
Menos mal que estuve allí, aunque sin reloj cronógrafo ni móvil con temporizador...
Carátula de PABLO, LA MÚSICA EN SIANA
P.D. nº2: El primer vinilo comprado con mis ahorros fue precisamente el Cuadros en la parte de discos del desaparecido Radio Norte de la calle Uría de Oviedo, por 20 duros ó 100 pesetas de 1970. Después vendrían las escuchas con piano, EL&P o incluso Tomita. Aquél LP pasó a engrosar la larga colección de material prestado -alguno recuperado o vuelto a comprar- pero nunca devuelto, esperando que al menos lo disfrutasen tanto como yo. El resto lo atesoro como Golum.
Carátula de PABLO, LA MÚSICA EN SIANA
P.D. nº3: Leer crítica de Diana Díaz en LNE del domingo 15 de marzo, donde comparte mis opiniones aunque más "suavizadas". Ella sí es crítica "oficial", no aficionada.