29 de junio de 2009

Comienzo las vacaciones con "La mar de voces"

Domingo 28 de junio, 20:30 horas. Teatro La Laboral, Gijón. Ciclo "La mar de voces". Precio: 8 €. Coro "Ángel Barja" (León), director: Aitor Olivares García. Coro "El León de Oro" (Luanco, Asturias), director: Marco Antonio García de Paz.
Qué mejor forma de despedir el Curso 2008-2009 (sólo me queda el Claustro de profesores para hacerlo oficial) que con música coral sobre un escenario apropiado como el gijonés y dentro de un ciclo ad hoc que reunía esta tarde dominical a dos coros jóvenes pero ya expertos y rodados con unas voces muy seleccionadas que cantan un repertorio muy actual sin olvidar los clásicos (el día 30 hay más pero estaré volando a México D.F.).
Coro Ángel Barja dirigido por Autor Olivares, en Pablo, la música en Siana (móvil)
Comenzaba la velada con los leoneses que llevan de nombre el de Ángel Barja (1938-1987), orensano de nacimiento aunque leonés de adopción, toda una autoridad en el mundo coral que defendió en su no muy larga pero sí fructífera vida musical y maestro de tantos cantantes y directores desde la Schola Cantorum. El repertorio lo dominan de memoria tanto cantantes como director, con una puesta en escena envidiable y una homogeneidad vocal que ya quisieran muchos profesionales: voces jóvenes pero con empaste, afinación, color, dominio técnico y lingüístico bajo una dirección sobria, precisa, impecable, ajustada, del plenamente leonés Aitor Olivares (Guecho, Vizcaya-1975), así como unos y unas solistas excepcionales que nos dejaron las siguientes obras:

Haec Dies de William Byrd (ca. 1540-1623), Kyrie -Cantus Misae a 8 voces- de Josef Gabriel Rheinberger (Vaduz, Liechtenstein 1839-Munich 1901), Gloria de la "Misa Pro Pace" y Ametsetán (Zati Bat) de Javier Busto (Hondarribia, Gipuzkoa / Fuenterravía, Guipúzcoa, 13 de noviembre de 1949), del que son los dos vídeos aquí incrustados (poca calidad de imágen pero lo importante el sonido),

Sleep de Eric Whitacre (2 de enero de 1970), Di palabra a una morena de Guillermo Martínez, y Cantos de León de Aitor Palomero Villarreal.
Coro "El León de Oro" dirigido por Marco A. García, en Pablo, la música en Siana (móvil)
Sin pausa subió al escenario el coro de casa, el más laureado y que yo llamo sin rubor "el mejor coro asturiano del momento", los luanquinos de "El León de Oro" con Marco Antonio García de Paz en la dirección. Hubo algunos cambios en el programa, algo no muy habitual, y personalmente del "duelo" astur-leonés salimos perdiendo, aunque no voy a descubrir ahora las magnificencias y calidades del coro asturiano. Tal vez el final de curso pese en el ánimo y faltó un poco más de entrega aunque "jugaran en casa" frente a los leoneses que realmente lo dieron todo.
Comenzaron con acompañamiento de piano: Dirait-on de Morten Lauridsen (Colfax, 1943), desconociendo el nombre del buen pianista con el que ejecutaron esta obra del compositores de origen danés, para continuar ya a capella con una segunda canción que no reconocí (el Alzheimer, supongo), siguiendo con el Leonardo dreams of his flying machine de Eric Whitacre que tan buen juego les dió en Arezzo y su particular homenaje al centenario de Mendelssohn con el Salmo 43 Richte mich Gott, Op 78.

Y en un concierto donde pareció primar la obra de Javier Busto cantaron su Bidasoa, una de las habituales del coro gozoniego (de Gozón, concejo asturiano cuya capital es Luanco). Se nota también mi predilección por el compositor guipuzcoano (ya sucedió lo mismo en Mieres) porque grabé todas las de hoy con el teléfono móvil (celular) para que pudiesen disfrutarlas igual que yo. Obras siempre difíciles por sus disonancias, parlatos, y tantas dificultades técnicas y vocales que están siendo la "piedra de toque" de los grandes coros, como fueron los de hoy.

El colofón lo puso una armonización o recreación, también muy nuestra a cargo de Jesús Gavito Feliz (componente del coro y ex-escolano de Covadonga como el director Marco, entre muchas más cosas) titulada Pasaje Astur, curiosamente en la "onda" de Busto y de Palomero con guirigay en medio de la reconocible canción "A mí me gusta la gaita" y el roncón en los bajos más unas complicadas afinaciones.
Los dos coros y sus directores, en Pablo, la música en Siana (móvil)
Como el hermanamiento era claro y el buen ambiente juvenil se daba a ello, los dos coros bajo la dirección "del de casa" nos volvieron a interpretar el Sleep de Eric Whitacre, que aquí dejo como cierre vacacional al igual que el del concierto.

Felices vacaciones para los que las tengan... y HASTA SEPTIEMBRE.

P.D. Gracias a todos y todas los que tenéis la paciencia de leerme.

27 de junio de 2009

La recién nacida Orquesta Clásica de Asturias

Viernes 26 de junio, 20:15 horas. Iglesia de San Nicolás de Bari (Avilés). Orquesta Clásica de Asturias, director: Daniel Sánchez Velasco (Avilés, 1972). Obras de Mozart.
Iglesia de S. Nicolás, donde actuó la Orquesta Clásica de Asturias
Que en los tiempos que corren surja una nueva orquesta en Asturias concebida según su director «como un semillero para la música clásica en Asturias», formada con músicos de edades entre los 12 y los 31 años, aunque reforzada (que yo hubiese reconocido) por los violinistas de la OSPA Héctor Corpus y Fernando Zorita, compañeros del hoy director Daniel Sánchez (quien a su vez estudia dirección con el maestro Max Valdés) es todo un lujo, máxime para todos ellos que tuvieron que poner casi todo (hasta dinero) de su bolsillo, no sólo el tiempo sino atriles o pedir prestados algunos instrumentos para poder afrontar los conciertos de Corvera (día 20), Candás (día 21) y este de Avilés (dentro del Ciclo Clásica Joven que promueve el Ayuntamiento de Avilés), unido al hecho de haberse reunido vía e-mail y el boca a boca que nos trajo una orquesta realmente digna de admiración. Ver a Ignacio Rodríguez con 12 años en los violines primeros, o a las "veteranas" Laura Fonseca de concertino tras haber sido solista en la segunda obra con su compañera la violista María Cifuentes, no tiene precio, y la elección de Wolfgi como compositor para la puesta de largo de esta orquesta no sólo es correctísima sino muy apropiada por todo lo que conlleva. En declaraciones del director a la Cadena Ser de Asturias (que escuché sin buscarlo) será el clasicismo y las obras "de siempre" -a veces poco programadas precisamente por conocidas- tan necesarias para el rodaje y formación de los músicos de orquesta las que vayan ocupando futuros conciertos, apareciendo cómo no Beethoven e incluso Brahms además de Mozart o Haydn.
Avilés, 26 de junio'08, Orquesta Clásica de Asturias
No son las iglesias el mejor escenario para la música orquestal, con una reverberación cercana a los tres segundos en el caso de la avilesina, lo que mezcla el sonido directo y el reflejado haciendo difícil el seguimiento de las líneas melódicas que las obras para hoy elegidas escondían.
Pero comenzar con el genio de Salzburgo y la Obertura de Don Giovanni fue premonitorio, reconocer por un lado el inicio de la película de Milos Forman y el carácter tétrico en ese ambiente eclesiástico para luego pasar a la virtud y la claridad melódica que nos iba a deparar el concierto. Salvo mínimos problemas de afinación (solventados sobre la marcha por la ya veteranía de algún contrabajista) o desajustes en los timbales (achacado más a la acústica), la orquesta, con Corpus de concertino, sonó compacta, homogénea y atenta a los claros gestos e interpretación del clarinetista, compositor y director avilesino.
Laura Fonseca (violín), María Cifuentes (viola), Orquesta Clásica de Asturias
Llegó la hermosísima y difícil Sinfonía concertante en Mi bemol mayor K. 364 (320d) para violín y viola, siendo solistas las dos componentes de la orquesta antes citada. De los tres movimientos quiero destacar el II. Andante por la excelente afinación, compenetración y lirismo de las jóvenes solistas, así como la experta dirección en la única obra que necesitó la partitura en el atril (más de recuerdo y anotaciones que necesaria), pues el III. Presto de nuevo la poco agradecida acústica no nos permitió escuchar con claridad los difíciles y virtuosísticos pasajes de los instrumentos solitas y son "concertación" con una orquesta donde el viento (dos oboes y dos trompas) estuvo a gran altura.
Daniel Sánchez dirige la Orquesta Clásica de Asturias
Tras un breve descanso y la reubicación de los músicos (las solistas volvieron a sus atriles y Laura Fonseca de concertino) llegó el momento de cerrar el ciclo cronológico tras la obertura inicial y volver con "palabras mayores", otra obra de madurez como la Sinfonía nº 39 en Mi bemol mayor, KV. 543, de plantilla perfecta para esta recién nacida Orquesta Clásica de Asturias (flauta, dos clarinetes, dos fagots, dos trompas, dos trompetas, timbales y reducida sección de cuerda). No quiero ser reiterativo con la reverberación, pero en los finales de cada movimiento era más que perceptible, y como suele pasar, se adapta mejor a los movimientos menos rápidos (el inicio del I. Adagio-Allegro, II. Andante con moto o el III. Minuetto allegretto). Luchando contra estos imponderables, los tempi fueron ajustados incluso en el IV. Finale. Allegro donde "el tema principal es presentado en los primeros violines con una extraordinaria vivacidad e invade toda la orquesta hasta llegar a una cadencia plena de entusiasmo" y la dirección, conocedora de obra y mimbres orquestales a su mando, nos dejó una muy digna interpretación de la penúltima sinfonía mozartiana.
Daniel Sánchez dirige la Orquesta Clásica de Asturias
Tendré que seguirles más de cerca que la prensa regional, porque tenemos un nuevo y excelente vivero de músicos de orquesta, algunos ya curtidos en pequeñas formaciones o contratados como refuerzos puntuales en las demás orquestas asturianas, incluyendo la formación de directores que precisamente tienen su mayor dificultad en el instrumento elegido del que no se dispone tan fácilmente...

26 de junio de 2009

In Memoriam: Michael Jackson

MICHAEL JACKSON: Michael Joseph Jackson (Gary, Indiana, 29 de agosto de 1958 – Los Ángeles, California, 25 de junio de 2009).
Esta mañana me despertaba con la noticia de otra muerte en el mundo de la música: Michael Jackson. Para mí lo estaba hacía tiempo, tras hacerse cada vez "menos negro", incluso musicalmente.
Los primeros pasos familiares con "The Jackson Five" marcaron época y estilo, e incluso recuerdo la serie de dibujos animados con ellos de protagonistas y el inconfundible, único y original "sonido Motown" del que tantos discos atesoro.
Su encuentro con el gran Quincy Jones (un músico como la copa de un pino) marcaría el despegue mundial ya en solitario en 1979 con Off the Wall. Desde aquí, éxitos encadenados hasta Thriller, aún récord de ventas, que marcó un año 1982 (para mí de excelentes recuerdos), Long Play ó LP que mi amigo Manolo "el cubano" me trajo aquellas Navidades desde Fort Lauderdale (EE.UU.) aún "calentito", siendo el primero en pincharlo seguramente en Asturias -no me atrevo a decir en España- en la recién inaugurada "Radio Mieres 98.1 FM" durante mi programa "Vanidades Musicales" de 11 a 12 de la noche (Rizo Loco, chip chip), y no digamos ya nada del clip dirigido por John Landis al año siguiente, que todavía hoy es de culto.
Después vendrían muchos más éxitos y curiosa y proporcionalmente mi distanciamiento de su música, aunque me siga quedando con el "We are the world" del álbum Usa for Africa con un vídeo que se repitió y parodió hasta la saciedad, aunque para mí sigue siendo una "pequeña maravilla":

En aquellos años pasábamos los LP's a cinta de cassete, preservábamos el vinilo y podíamos escucharlos en el coche, algo que la generación del MP3 y los iPod desconoce. Y es que la tecnología fue evolucionando rapidísamente desde finales de los 80 y principios de los 90 (mi primer CD lo compré en julio de 1987), algunos comenzábamos a comprar y pasar la música desde el nuevo soporte digital -aunque nada de copias piratas ni "tostadoras"- e incluso hacíamos las copias de cinta a cinta en unas pletinas ¡a doble velocidad!, lo que nos ahorraba tiempo.
Mis primeros años de docencia en "El Carreño de Avilés" me llevaron a organizar un servicio de préstamo de cintas durante los recreos donde mi alumnado también ayudaba a incrementar los fondos, y en 1991 (mi año matrimonial y del "divorcio con Quincy") la salida del rítmico Dangerous -¡ya teníamos el CD!- le convirtió en un récord de préstamo y escucha ("Radio Patio") de un curso 1991-92 marcado por muchísimos acontencimientos históricos.
Los años no perdonan y el último año antes de mi regreso a Mieres (1995) salía al mercado el doble CD HIStory: Past, Present and Future -Book I- con refritos muy de moda entonces (sigue siendo el disco doble más vendido de la historia) y en momentos de cambios, novedades y distintos derroteros musicales que ya se respiraban en el ambiente (sobre todo comenzó a sustituir lo melódico por lo rítmico). El tirón de ventas y de préstamos en los recreos era más del nombre que de la música. En junio de 1996 me despedí de Avilés y de Michael. Su vida y la mía "se separaron" para siempre, aunque era raro que su música -la de sus primeros años- no salpicara momentos puntuales.
Los escándalos y polémicas ocupaban más espacio en los medios que sus canciones... Trece años después, la noticia en todos los medios mundiales de su muerte: "King of Pop dies", y otro mito para engordar la lista: músico joven, muerto con 50 años, y por supuesto con chorros de tinta, más polémicas e insinuaciones.
Siempre nos quedará su música.

25 de junio de 2009

Lírica anticlerical para las vacaciones

Miércoles 24 de junio, San Juan, 20:00 horas. Teatro Campoamor, Oviedo. Concierto solidario, organizado por CajAstur para la Fundación Banco de Alimentos de Asturias. Gala Lírica: Elina Garanča (mezzo), José Cura (tenor), OSPA. Dirección: Karel Mark Chichon.
En el Teatro Campoamor, nuestra particular catedral lírica asturiana, con una excelente entrada (el precio de las entradas estaba más que ajustado, más por la causa benéfica, por lo que se me hizo extraño no haber colgado el cartel de "no hay billetes") que hubiera resultado algo más menguada de celebrarse en el Auditorio, y con un escenario que lleva años quedándose pequeño (todos muy apretados) pero con una expectación por el renombre de los cantantes que congregó al "todo Asturias operístico" y a los menos habituales, con lo que casi pongo el punto final al curso 2008-2009 con una excelente gala que corroboró mis expectativas (supongo que las de mi amiga María Sanhuesa también).
El programa se organizó cuidadosamente buscando no sólo un repertorio popular por lo conocido -del que se cayó el "Brindis" de Traviata que no pegaba nada- sino la alternancia entre todos los intérpretes, con los italianos en la primera parte y una segunda bizetiana con una selección de la Carmen que parece haberse convertido en talismán de mis amigas Micaelas pero también de los cantantes que hoy pisaban el escenario carbayón.
Quiero comenzar, como el concierto, con "mi OSPA", madura, dúctil, excelente cuando se la dirige y se la exige, con unos músicos que son un lujo para Asturias y de los que todos los melómanos nos sentimos orgullosos. Con un "gibraltareño" en el podio (que dirigirá I Puritani en el Teatro Real el próximo año nada menos que con Juan Diego Flores) y al que ya le han definido como "uno de los directores más prometedores en el mundo del bel canto, que posee con un gran futuro", la Obertura de La forza del destino de Verdi sonó como en los fosos de los mejores coliseos operísticos mundiales, aunque esta vez arriba, sobre el escenario, con toda la dinámica encerrada en esta partitura, una dirección impecable y unos músicos que respondieron a cada gesto del director. La cuerda sonaba rusa, la madera vienesa, el metal neoyorkino, la percusión nórdica... pero todo este "crisol de nacionalidades" han conseguido que la OSPA suene a ella misma, si se me permite, SONIDO MADE IN ASTURIAS, algo que sólo se consigue tras muchos años tocando juntos y con tantos y tan buenos directores con los que se han encontrado.
Ésta fue la línea vertebradora de toda la velada, un lujo de acompañamiento para lo que se avecinaba.
Y entró en escena, nunca mejor dicho, el controvertido José Cura para el "Dio! mi potevi scagliar tutti" del Otello verdiano. La entrevista en LVA que le concedió a mi colega Aurelio M. Seco en cierto modo me explica lo escuchado en el Campoamor y el título de la entrada de hoy (anticlerical) pero también cómo llega al gran público por su voz aunque no pueda decir lo mismo (soy de los que siempre pido más): timbre precioso, potente, excelente actor pero con unos altibajos y cambios de colocación de voz que sólo se explican siendo un autodidacta como el argentino, la tónica en cada número interpretado, pese a ser, personalmente, el aria que menos me incomodó y reconociendo sus propias palabras como de autodefensa por su formación: "es la manera de tener una personalidad, tu forma de expresarte".
La auténtica figura, la divina diva Elina Garanča, perfecta Princesa de Éboli ¡incluso de voz!, puso al de Roncole donde no lo hizo el de Rosario. "Nel giardin del bello" del Don Carlo fue el aviso del "chaparrón canoro" que se nos venía encima.
La orquesta de nuevo perfecta en Leoncavallo con el Intermedio de Pagliacci que enlazó sin pausa con la nueva entrada del tenor para el "Vesti la giubba", no muy exagerado pero con los mismos "tics" del moro de Venecia, máxime en arias tan conocidas y cantadas por tantos grandes tenores (físicamente incluso "recuerda" a Plácido Domingo). En el blog Opera Siempre del que es la primera cita, de nuevo se explicaba diciendo que "El hecho de que yo tenga un modo personal de producir mis sonidos no significa que esa manera de cantar no esté estudiada y meditada". No lo pongo en duda pero "su modo personal" no me gusta nada (también es personal).
La mezzo siguió "histórica" con Maria Stuarda de Donizetti y el "Ah! quando all'ara scorgemi...", otra lección de ópera, para finalizar el dúo con la Norma de Bellini "Eccola va, mi lascia... Va, crudele... Vieni in Roma", de nuevo descompensándolo el tenor, que además necesitó la partitura (y las gafas) para evitar males mayores.
Pero la Carmen de Bizet ocuparía la segunda parte (que sí resultó buena, sobre todo por Elina) y sin la "Habanera".
El "Preludio" nos volvió a demostrar la excelencia de orquesta y dirección, colocando los dos excelentes panderetas (Rafael Casanova también con la caja) justo entre los violines segundos y las flautas para su total imbricación en el tejido sonoro que nos depararía esta selección. Qué maravilla el fagot de John Falcone, la flauta de Myra Pearse, el clarinete de Daniel Sánchez, y así podría ir desgranando cada principal de la orquesta, perfectos tanto en los números instrumentales como en un acompañamiento ideal merced al buen oficio del director -ya conocía Asturias en diciembre de 2003- que mimó a los cantantes (a su pareja era normal) y no permitió nunca que quedasen tapados. Los ppp conseguidos (también porque en verano parece haber menos toses) por nuestra formación han sido realmente primorosos.
Luego vendrían el "Près des remparts de Séville" impactante en su totalidad, el entreacto del Acto II con la orquesta exhultante, "Les tringles des sistres tintaient" donde la Garanča volvió a lucirse en toda la extensión de la palabra, tocada con un hermoso mantón de Manila y unos gestos aflamencados difíciles para una eslava rubia que me hicieron concebir otra Carmen... El aria de la flor "La fleur que tu m'avais jetée" fué más actuada que cantada -qué juego le dió la barandilla del podio- y rápidamente se me borró con los entreactos orquestales de los actos II y IV que desembocaron en el dúo "C'est toi? C'est moi". Evidentemente el perdedor siempre será Don José.
Lo que dejo aquí (con su marido dirigiendo en Baden-Baden el año pasado), no tiene nada que envidiar a lo escuchado en Oviedo:

De las propinas -o encores, pues no sé porqué las llaman también bises si no se repite nada- según el programa de mano (aunque sí estaban en la web de la OSPA) me quedo con las "Carceleras" de Las hijas del Zebedeo de Chapí en su centenario, que me recordaron mucho las que cantó nuestra gran Teresa Berganza (de la que seguro la mezzo de Riga conoce, así como su inimitable Carmen), y que me resultaron homenaje al desaparecido Iberni que seguro ha disfrutado desde "el más allá" (aquí dejo una interpretación casi como la de hoy).

Nadie durmió
con el "transportado"(*) tono y medio bajo del Turandot de Puccini, pues el público aplaudió como si de Paul Potts se tratase, dejando el "Brindis" para mejores ocasiones (y para mí mejor tras una noche de San Juan en Mieres).
Lo mejor lo reflejé nada más salir del concierto para no enfriarlo vía móvil...
Felices vacaciones a la OSPA (se las merecen) por el buen trabajo realizado.
(*) Por músicos de la orquesta me consta que cantó a tono RE bemol Mayor y el SI bemol realmente me sonó "calado".
Vía telefónica y uno de los artífices del concierte me dice que realmente dió el SI bemol y es cierto que la versión está medo tono bajo que la original, aportada por el propio Cura, que se "cuida" de no dar nunca el SI natural (razones válidas). También me informaron que había previstos más ensayos en el Conservatorio, que la Orquesta se negó a salir de su sede en el Auditorio, y que de los 5 ensayos previstos sólo hubo 4 (por prescripción médica de reposo al director) y ninguno en el propio Teatro, por lo que la sonoridad sabemos todos que no es igual que la del Auditorio.

P.D.1: Crítica de Pablo Gallego en La Nueva España del Jueves 25.
P.D.2: Crítica de Diana Díaz en La Nueva España del Viernes 26.
P.D.3: Crítica de Aurelio M. Seco en La Voz de Asturias del Viernes 26.

21 de junio de 2009

VIII Encuentro Coral de los Pueblos Mineros (2/2)

El sábado 20 de junio concluyó este encuentro coral de pueblos mineros: Aguilar de Campóo (Palencia), Almadén (Ciudad Real) y nuestro Mieres (Asturias).
Fotos de Pablo en Mieres, VIII Encuentro Coral
Tras unas palabras explicatorias del alcalde de Mieres, el socialista Luis Mª García sobre lo que simbolizaba el Monumento al Minero, a las 19:30 horas se realizó la ofrenda floral ante el mismo personificada en los directores de los tres coros participantes.
Con un salón de actos del Campus en el que no cabía ni un alfiler (había numerosas personas de pie por pasillos y zona trasera) y haciendo de presentador el presidente del Orfeón organizador, mi colega Eustaquio Álvarez, comenzaba la parte musical del encuentro coral mierense, que a la vista de la acogida y los participantes, está plenamente "imbricado" tanto en las fiestas locales como en el mundo coral español, que bien podría hacerse, con más presupuesto evidentemente, internacional, y con los pueblos mineros como disculpa perfecta para ampliar horizontes culturales y musicales.
El primer coro de la tarde fue el palentino Coro Ronda «Peña Aguilón», de la localidad "galletera" y románica de Aguilar de Campoo, dirigido por la ex-alumna de canto de Dolores Suárez Tamargo, la musicóloga (1990) praviana afincada desde hace 18 años en esa localidad, Gema Cuesta Menéndez (a quien en sus años de estudiante tuvimos la suerte de acompañar al piano mi hermana y un servidor) y que se subió al escenario, como la mayoría de los participantes, mermado (*) de sus 35 voces a solo 20: 6 sopranos / 7 contraltos / 4 tenores / 3 bajos, con todo lo que supone de descompensación sonora que gracias a la maestría de su directora (cambios de matices y sonoridades sobre todo) salvó el variado repertorio con el que deleitó a los asistentes: Tourdion (Anónimo francés renacentista), Por vida de mis ojos (Juan Vásquez), Zorongo gitano (Popular / Federico García Lorca / armonización de Francisco Vila), Moon river de la película "Desayuno con diamantes" (Johnny Mercer / Henry Mancini), el conocido y "superversioneado" tema que Elvis Presley cantaba en la película "Blue Hawaii" Can't help fallin in love (George Weiss / Hugo Peretti / Luigi Creatore / arreglo de J. C. Espinosa), Cantares (A. Machado / J. M. Serrat / arreglo de la directora de coro y arreglista argentina Liliana Cangiano (1950 ó 1951-14 de marzo de 1997) y La Trilla (del folklorista zamorano Inocencio Haedo Ganza). En general no tuvieron problemas de afinación ni entradas, desenvolviéndose desigualmente en algunos temas, pero perfectamente atentos a cada una de las claras indicaciones de su directora, que lleva tiempo con ellos, lo que se nota.
Pablo A., Gema Cuesta y Susana A, en Mieres, VIII Encuentro Coral
El relevo lo tomó la Masa Coral de Almadén, formación con 33 voces graves (de las 40 que lo forman) bajo la dirección de Miguel Oviedo Segador. Si bien los coros de voces iguales no suelen presentar problemas de empaste, esta vez se notó en alguno de los temas, especialmente los que requirieron registros agudos en los tenores, máxime cuando se adapta temas originales a 4 voces mixtas para voces iguales, puesto que suponen "desvirtuar" el original y tener que permutar pentagramas, así como un irregular tenor solista que con una emisión muy nasal y poco homogénea no acabó de convencernos. El repertorio que presentaron fue muy tradicional, agradeciéndoles el haber incorporado canciones asturianas (con una dirección e interpretación de la que discrepo por dinámica y agógica): Canción de mina (Canto popular minero de Almadén), las habaneras Tierras manchegas (R. Oviedo /armonización del director Miguel Oviedo) y La barca de oro (Abundio Martínez), las asturianas Albores de la mañana (Sergio Domingo Ramos) y Como la flor (tradicional asturiana), para finalizar con la poco escuchada por esta tierra Salve rociera de la "Misa del alba en las marismas" y el Himno de Almadén (J. Rodríguez Rubio / P. Pérez Olaya) que los oriundos en la sala escucharon en pie y con todo respeto, precisamente lo mejor de su actuación.

El acto llegaba al colofón con el coro organizador, pero la lógica continuidad del concierto se vio interrumpida por la entrega de dos galardones: la merecida "Insignia de plata del Orfeón de Mieres" al Jefe de Coro Argimiro Suárez Solis que le impuso el alcalde, por su colaboración y trabajo desinteresado en todo lo que se le pide, quien fue breve en sus palabras de agradecimiento.
Argimiro Suárez y el Alcalde, en Mieres, VIII Encuentro Coral
La "Mención Honorífica" a la Dirección General de Minería y Energía (de la Consejería de Industria y Empleo del Principado de Asturias) que recogió su director Isaac Pola Alonso, soltando un largo discurso político que no ha lugar por contexto y hora, así como por las mínimas "normas de cortesía", excedió lo que llamaríamos "margen de confianza del público" y rompiendo la unidad coral que hasta ese momento habíamos disfrutado (**).
Por fin, y tras la foto oficial, comenzó la actuación de los anfitriones, el coro más antiguo de Asturias y de los más veteranos de España, el centenario "Orfeón de Mieres" que dirige Vicente Jesús Sánchez García. Con un repertorio elegido para la ocasión, donde sonaron temas nuevos y otros ya conocidos en un recorrido geográfico asturhispanoamericano, fueron los triunfadores de la tarde y no sólo por "jugar en casa", dejando constancia aquí de lo cantado: El cóndor pasa (tradicional de Perú / adaptación José Luis Blasco), la mexicana Un viejo amor (Alfonso Esparza), la habanera A tu lado (Javier Busto), la asturiana ¡Ay, un galán d'esta villa! (Javier Armenter Ramos) y la siempre agradecida canción asturiana Mocina, dame un besín (Antolín de la Fuente).

Y como fin de fiesta, todos los coros se unieron bajo la dirección de Vicente J. Sánchez para entonar la popular canción minera Santa Bárbara bendita en arreglo de José Fernández Avello. Como se dice en estos casos, el IX Encuentro Coral ya queda convocado para San Xuan 2010.
P.D. De las dos nuevas orquestas asturianas que están surgiendo y actuando, de las que ya avancé algo en el blog, volveremos a escribir un día de estos.
(*) La tónica de todos los coros fue la de acudir con menos "efectivos" de los habituales, lo que deslució la supuesta calidad previa y el resultado final desmereció al impedir un correcto equilibrio de las voces. Conocemos las dificultades de los coros aficionados para desplazarse fuera de su localidad, más cuando hay pernoctas, y no todos los cantantes tienen la posibilidad de viajar siempre que puede, lo que ma hace plantear dos cuestiones: a) El director debería buscar una formación real menos descompensada, incluso variando el repertorio, aunque suponga dejar sin cantar a los efectivos disponibles realmente; b) La organización del evento debería exigir, como en otros contratos artísticos, estos mínimos para que el currículo no sea menguado con todo lo que conlleva de calidad final sobre el escenario.
(**) Como comentario, no vendría mal exigir menos discursos o bien concentrarlos al principio, para evitar romper la necesaria continuidad de un concierto musical, que a fin de cuentas era de lo que se trataba.

VIII Encuentro Coral de los Pueblos Mineros (1/2)

Cartel anunciador de Mieres, VIII Encuentro Coral
Bajo el epígrafe "La mina canta unida" y durante dos jornadas (viernes 19 y sábado 20) enmarcadas en las Fiestas Patronales de San Juan Bautista en Mieres, se celebró en el Salón de Actos del Campus Universitario (a rebosar los dos días) el octavo encuentro que organiza nuestro "Orfeón de Mieres".
Cargado como es costumbre con mi teléfono móvil (o celular), ya me encargué de realizar el avance puntual de cada día, así como de subir las fotos a mi álbum en Picasa© y los vídeos al canal YouTube© del blog.
El encuentro comenzó el viernes con tres coros asturianos:
1) La Agrupación Coral "San Pedro" de Soto del Barco, dirigida por José Antonio Prada Ares (* en esta enlace ver su currículo) se presentó con sólo 19 voces, muy mermada y algunas de edad avanzada que hacían más "bulto" que realmente cantar, algo descompensadas (6 sopranos, 5 contraltos, 4 tenores y 4 bajos), desafinando en muchos momentos pero aún así intentanto sonar lo más homogéneo posible. Del repertorio elegido hubo de todo, como en botica, destacando por razones distintas la popular gallega Catro vellos mariñeiros, bien llevada, y la última Alma corazón y vida de Adrián Flores donde la precipitación de las sopranos y la lucha del director para que le siguieran, fueron las "notas disonantes", y del resto del programa -que cambiaron-, simplemente "cumplieron". Con todo esto siempre respetaré a quien se sube a un escenario, pero me siento en la obligación de contar lo que escuché, recordando que es mi blog y mis opiniones, que no tienen por qué ser las mayoritarias.
2) Tomó el relevo la más veterana Agrupación Polifónica «Centro Asturiano» de Avilés que dirige la excelente oboísta, y ex-alumna mía del IES "Carreño Miranda", Elena Muñoz Liébana. También mermado de voces (de las 45 previstas faltaron 14, de ellas 9 tenores me comentaron al final), pero pese a la proporción, nada descompensado sobre el escenario (9 sopranos /9 contraltos / 6 tenores / 7 bajos), con dos jovencísimas voces (12 años) que van cogiendo tablas, y se atrevieron con un repertorio más comprometido, resultando el más "maduro" de la jornada. Citar las obras elegidas: Esta tierra (Javier Busto), ¡Ay un galán d'esta villa! (Javier Armenter Ramos), Habladme del mar (Agustín Lara), Habanera de mi amor (Ernesto Lecuona y arreglo del compositor y músico afincado en Avilés Gonzalo Casielles), Pregúntale a las estrellas (Aurelio Martínez López) de la que dejo aquí el vídeo, más por el sonido que por la calidad -rodado con el "celular"-, La playa del querer (Popular marinera) y Paseando por el malecón (Rosa Mª Tarruel y arreglo de Gonzalo CasiellesCamblor ), repertorio en especial el de habaneras, en el que se encuentran realmente cómodos y bien.

3) El punto final lo puso la Coral Polifónica "Añoranzas" de Les Pieces (Langreo), dirigida por Javier Fernández Mejuto. Agrupación con poco rodaje (apenas cinco años) pero con ya amplia experiencia y bagaje a sus espaladas, como suele pasar en muchos certámenes, también le falló media plantilla (de 38 voces sólo se actuaron 9 sopranos / 6 contraltos / 5 tenores / 6 bajos), lo que les obligó a ser gritones o exagerados para suplir las carencias, echándole muchas ganas y con un repetorio variado, animado y bien seleccionado que resultó muy aplaudido por el público que abarrotaba el salón de actos: Vivo sin vivir en mí (Marino Sorio, presbítero / Santa Teresa de Jesús), Dime paxarín parleru (Popular asturiana y arreglo de Ángel Embil Ecenarro), Límpiate con mi pañuelo (Popular castellana), El abanico (J. Trayter, autor de infinidad de habaneras y seudónimo de José Juan del Águila Ortega), Dónde vas por agua (Popular asturiana y arreglo de Luis Ruiz de la Peña), Bajo el puente La Chalana (Enrique Montes) y Balaio (Popular brasileña y arreglo de Heitor Villa-Lobos). Como se dice en estos casos, apostaron sobre seguro como demostró el éxito reflejado en los aplausos del respetable.
Dedicaré otra entrada de blog a la jornada del sábado.

18 de junio de 2009

Mieres coral y alguna cosa más

Llegó a mis manos puntualmente el número anual (ya van seis) de la revista "Coral" que edita mi querido "Orfeón de Mieres" (su web la mantiene mi hermana Susana, soprano y jefe de cuerda, además de colaboradora en la publicación, aunque citarla va más allá del amor fraterno, se lo "curra" todo muy bien), publicación de gran calidad de impresión y llena de secciones variadas a cargo de muy distintas personalidades de mi Mieres cultural y educativo, pero sobre todo con la información de los coros participantes en este VIII Encuentro Coral "La mina canta unida", organizado por el propio Orfeón y enmarcándolo dentro del programa de las Fiestas de San Juan, patrono de Mieres.
Mañana viernes 19 y el sábado 20 de junio, a las 20:00 horas por el salón de actos del Campus desfilarán varios coros de localidades mineras como la nuestra. Así, este viernes tras la recepción oficial en el Ayuntamiento (a las 19:00) cantarán para los muchos aficionados de la villa, la Coral «San Pedro» de Soto del Barco, la Agrupación Polifónica «Centro Asturiano» de Avilés, que actuará bajo la dirección de Elena Muñoz Liébana (ex-alumna en el IES "Carreño Miranda"), y la Coral Polifónica «Añoranzas», de Langreo.
Y el sábado, tras la siempre emotiva ofrenda floral en el "Monumento al Minero", el concierto acogerá a los dos coros "mineros" invitados: Coro Ronda «Peña Aguilón», de la localidad palentina de Aguilar de Campoo, dirigido por la ex-alumna de canto de Dolores S. Tamargo, Gema Cuesta Menéndez (a quien acompañamos mi hermana y yo) y la «Masa Coral de Almadén» (Ciudad Real), para cerrar el acto los anfitriones.
El repertorio que nos traerán será de lo más variado, y supondrá el pequeño (y único) guiño a la llamada música culta -también habrá repertorio folclórico- en las fiestas patronales.
Mi amigo Michel (gracias por recordar y enlazar mi entrada a José Ramón Stuka) ya se encargará seguramente de comentar en su blog este encuentro coral, pero por muchas razones personales no quería tampoco olvidar a mi entrañable Orfeón ni este encuentro que tomó el relevo de los Certámenes de Tunas que organizábamos los tunantes en Mieres. Al menos con los Álvarez la música nunca faltará ni en mi pueblo ni en este blog.
Siguiendo con "alguna cosa más" que anunciaba en el título de hoy, ayer me volví a ver el DVD de Dudamel y "La Bolívar" en Salzburgo'08. Como comentaba con mi colega Osvaldo Burgos, cuanto más le veo y escucho, más subyugado me tiene este fenómeno venezolano. Si el concierto ya es un lujo por solistas (los hermanos Capuçon más Marta Argerich) y programa (Triple Concierto de Beethoven y Cuadros de Mussorgski, más las propinas de la archiconocida Marcha Radetzky y el Malambo de Ginastera), el capítulo extra que titulan algo así como "Aprendiendo a escuchar" ya no tengo palabras para definirlo. Se trata del ensayo de la Titán de Mahler con la sala del conservatorio salzburgués a rebosar y donde por momentos explica al público (en un inglés parecido al mío) no sólo la obra sino la interpretación que busca, su enfoque de la partitura, del sonido, su admiración por Celibidache, cómo ensaya con "su orquesta" (como ya vimos en "The Promise of Music")... vamos que si en una semana llevo varias versiones de "La Primera", este ensayo de haberse hecho concierto (incluso explica porqué no interpretan el primer movimiento) me pondría aún más difícil la elección de mi versión de cabecera.
Para acabar esta entrada, enlazando con lo anterior y como nuevo avance de una prometida y aún no cumplida entrada dedicada a mi tocayo, el director de orquesta ovetense Pablo González Bernardo, le encuentro citado en el periódico La Vanguardia dentro de "Una nueva generación de directores de orquesta ilusiona a la afición a la clásica". De su amplia trayectoria y sus proyectos habla en una magnífica y amplia entrevista de Juan Antonio Llorente en la sección "Encuentros" de la Revista Scherzo de mayo, de donde es la foto que cierra la entrada, y al hilo de Dudamel, con quien tiene muchas cosas en común (también admira a Celibidache) volví a recordar que las promesas hay que cumplirlas. De hecho ayer me escribió Roberto Álvarez, un ex-alumno que está de flautista en Singapur, preguntándome si había novedades desde abril sobre el futuro de Pablo en la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña (OBC), teniendo que contestarle que aún no hay nada firmado... que sepamos.
Pablo González, en De todo un poco
Siguiendo con jóvenes, José Manuel Rodríguez (amigo en Facebook® y componente del Coro de la Fundación) me ha enviado una noticia, al menos curiosa por lo que supone: el debut de una nueva y joven orquesta de cámara, "Orquesta Clásica de Asturias" dirigida por el clarinete coprincipal de la OSPA, el avilesino Daniel Sánchez Velasco, un grupo jóvenes que tienen que pagar para ensayar y tocar, haciendo una minigira los días 20 en Corvera, el 21 por la mañana en Candás (supongo que en el Teatro Prendes), y el 26 (aunque José Manuel me indicaba el 27) en la Iglesia de San Nicolás de Bari en Avilés. El programa Mozart es casi un seguro de éxito: la obertura de Don Giovanni, la Sinfonía Concertante y la Sinfonía nº 39. Tengo que buscar una de las tres fechas para escaparme a escucharles.
Para acabar, ya tengo las entradas para la Gala Lírica del miércoles 24 de junio, donde abandonaré el día grande de San Juan, fiestas de Mieres, por otro día grande y solidario en el Campoamor: OSPA con Elina Garança, José Cura y la dirección del gibraltareño Karel Mark Chichón (a quien entrevistó mi querido Aurelio M. Seco en diciembre de 2003 cuando vino a Avilés con la English Chamber Orchestra)... pero ésto ya lo contaremos en su momento.

14 de junio de 2009

Magda Nieves en Ponce

Mi querida amiga la soprano Magda Nieves, dio ayer un concierto en el Teatro Antonio Paoli de la Universidad Interamericana de Ponce, invitada por su compatriota el tenor César Hernández, recital donde estuvo acompañada por el ya veterano (y con distintas formaciones) "Grupo Concerto" fundado y dirigido por Henry Hutchinson, concertino de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico que dirige nuestro Max Valdés (y donde también ha pasado por el podio mi recordado amigo de los tiempos de Covadonga (con los cursos de FECORA) el venezolano Manolín Hernández Silva, actualmente en la Orquesta Sinfónica de Córdoba en España y siempre en contacto con nuestra común amiga Elena Pérez Herrero), continuando la boricua una temporada bastante completa (de la que aún le quedan compromisos).
Magda Nieves, Orq. Sinf. de PR, Max Valdés, Foto de Cesar J. Torruella Medina, en De todo un poco
Como lo de internet también tiene cosas muy buenas, por ahí debajo (subrayados que indican links a otras páginas) van algunos enlaces a la noticia del evento, y sobre todo la web del Periódico "La Perla del Sur" que amplía los datos del concierto, del que ya me había avanzado en un e-mail (del que dejé constancia en el blog el 10 de junio), por lo que sabía que iba a interpretar el Exsultate Jubilate de Mozart (del que en otro periódico comenta que "El que puede cantar Mozart puede cantar todo"), los Cuatro madrigales amatorios de Joaquín Rodrigo, y las romanzas "De España vengo" de El niño judío (Pablo Luna) y "El ruiseñor" de Doña Francisquita (Amadeo Vives).
Magda Nieves, Orq. Sinf. de PR, Max Valdés, Foto de Cesar J. Torruella Medina, en De todo un poco
Supongo que le habrá ido genial con un repertorio que le va como un traje a medida, y acompañada por el renombrado cuarteto de cuerda (del que dice la propia Magda que "hemos ensayado y tenemos buena química"), aunque espero que ella misma nos cuente cómo le fue todo, tal vez ya de regreso a su residencia en Charlotte (Carolina del Norte) para volver a la actividad el 21 de este mes, para canta la "Lucy" de la ópera bufa El Teléfono (o El amor a tres) de Giancarlo Menotti, en el Teatro Yagüe de Mayaguez, ciudad del oeste de Puerto Rico. Aquí lo iremos comentando...
Cartel, en Programas musicales y autógrafos