25 de enero de 2010

Luanco coral y solidario

Domingo 24 de enero, 19:30 horas. Museo Marítimo del Principado de Asturias, Luanco. Concierto Pro-damnificados de Haití. Donativo: 10 € (se recaudaron casi 3.700 € que se entregarán a Cruz Roja y Cáritas).
La música siempre solidaria y la capital de Gozón no podía ser menos, con la Escuela de Música de Gozón y sus coros "Los Peques del León de Oro" y "El León de Oro" organizando una gala que ofreció más de dos horas de música "con gente de Luanco", y la colaboración además de los ya citados, del Museo Marítimo, un marco que resultó de lo más propicio para el evento (tal vez algo frío para los músicos), Musical Principado y el propio Ayuntamiento de Gozón.
Como bien recordaba al finalizar el acto Marco, está bien ayudar en momentos difíciles y puntuales, pero sin olvidar que hay muchas necesidades en el mundo, no sólo las más recientes, debiendo agradecer lo que tenemos...
Esta vez no voy a criticar nada porque no se trata más que de volver a recoger la solidaridad musical en cualquier lugar al que acudamos, y evidentemente me han vuelto a mover las dos cosas: música, por y con mis admirados leones (grandes y cachorros...) más la solidaridad con el pueblo haitiano. Además "montar" esta velada en una semana es para no poner reparos, por lo que voy dejando fotos (del móvil, pidiendo escusas por la poca calidad), artistas y obras, así como algún comentario.
A la profesora Sara Cangas Barreiros (guitarra) con La elegía (Johan Kaspar Mertz) le tocó arrancar la velada "en frío" desde esta obra muy apropiada para el "objetivo" del concierto.
Judith Linares Rodríguez (flauta) y Andrea Gutiérrez D'Soignie (piano): Segundo movimiento (Cantabile) del Concierto en RE M para flauta, Op. 10 nº 3 "Il Gardellino" (Vivaldi). Pese a una afinación mejorable entre ambos instrumentos, la flautista promete y ya posee una excelente técnica así como la sabia elección de la obra interpretada.
Fernando Fernández Gutiérrez (violín) y Maite García Heres (piano): Primer movimiento de la Sonatina para violín y piano nº 1 en RE Mayor, Op. 137 (Schubert), obra que en mis tiempos de estudiante de piano me tocó trabajar en 1º curso de de Música de Cámara con mi recordado Carlos Luzuriaga. Lástima que sólo escuchásemos el primer tiempo porque estaban alcanzando una excelente compenetración a medida que la obra avanzaba, con un violín más maduro, musicalmente, que su acompañante.
En solitario Maite García Heres (piano) se "atrevió" nada menos que con el primer movimiento de la Sonata nº 3 Op. 57 en Fa m "Apassionata" (Beethoven), obra de mucha enjundia que requiere muchísimo estudio además de años -y edad- para llegar a interpretarla en su complejidad. Animarla a seguir trabajando el piano porque sé lo duro que resulta... ¡Y además canta en el coro "El León de Oro" y de vez en cuando dirige a "Los peques"!
La soprano Beatríz Gutiérrez García comenzó con el Panis Angelicus (C. Franck) acompañada por Elena Rosso, para posteriormente hacerlo con Andrea Gutiérrez D'Soignie en ¿Con qué la lavaré? (J. Rodrigo), y la conocidísima "Habanera" de Don Gil de Alcalá (M. Penella) pero sin dúo ni coros, lo que siempre "merma" el resultado final. Algo irregular el acompañamiento pianístico, mejor en las obras "extremas" pero digna intérprete para obras muy distintas y desiguales que el público aplaudió cariñosamente.
Cerraría este primer bloque a cargo de la Escuela de Música de Gozón el folk astur del Grupo Blima, con Marcos G. Alonso (acordeón diatónico), Fernando Oyagüez (guitarra acústica) y Gonzalo Pumares (violín) que nos dejaron La LLera (La Primayor / La Llera) de Marcos G. Alonso, y Como la flor (E. Martínez Torner) mas L'aguinaldu (Tradicional del Valle del Nalón en arreglo del acordeonista), aun con el cambio de violinista o que faltase la voz de Silvia Quesada.
La segunda parte fue enteramente vocal y coral, comenzando "los nenos" -porque este león tiene cachorros que aseguran cantera para años- dirigidos por ese pedazo de artista que es Elena Rosso, responsable de la técnica vocal de varios coros que también dirige, solista (¡qué gran soprano!), componente del "coro grande", profesora, pianista (este comingo también acompañante de Beatriz Gutiérrez y esperando hubiese realizado el Dúo de Las Mañanitas-Habanera) y compositora de esa Nube gris que en vez de cubrir el sol nos llena de luz siempre que la escuchamos.
"Los peques del León de Oro" fueron desgranando ese repertorio tan bien trabajado que combina expresión vocal y corporal, con alguna que otra novedad, pero siempre afinados (tanto acompañados con piano como a capella), y cada vez más compenetrados y "maduros". Además tuvieron el detalle de leernos la traducción de algunas letras de lo que cantaron. Es una gozada saber que esta cantera que "surtirá" a los grandes está asegurada. Dejo aquí su selección musical para la tarde-noche dominical:
Cantate Domino (Hans Leo Hassler), Nube Gris (Elena Rosso), A White Rainbow (Josef Hadar, 1926); Can you hear me? (Bob Chilcott) y Nunc Dimitis (Albert Alcaraz, 1978).
Y el colofón corrió a cargo de los anfitriones, ese Coro "El León de Oro" que comanda Marco A. García de Paz, quien con su nombre llena cualquier recinto y máxime en su Luanco natal. Como "los peques", nos traen ese "repertorio de fondo" que tantos premios les ha traído, con alguna novedad o "rescate del fondo del archivo", programa que paso a detallar:
Cántic (del valenciano Josep Ramón Gil-Tàrrega), Bogoroditse Devo (Rachmaninov), Ave Maria -a 5 voces- (Robert Parsons), Sleep (Eric Whitacre), Geistliches Lied, Op. 30 (Brahms) para coro y piano, a cuatro manos donde dos de sus coristas, Maite García Heres y José Manuel San Emeterio ejercieron de pianistas, para finalizar este último acompañando el hermoso y pegadizo número perteneciente a Les Chansons des Roses sobre textos de Rilke: Dirait-on del gran compositor coral Morten Lauridsen.
Tras las palabras de agradecimiento a presentes, ausentes, colaboradores y demás, nadie quería marcharse sin una propina, y agradecidos que son estos chicos no se hicieron de rogar y además sirvió de subrayado musical y recapacitación del momento que vivimos: una obra a 8 voces increíble (ya la conocía por el Coro de la Fundación Príncipe de Asturias y por ellos el 29 de junio del pasado año en "La Mar de Voces"), Ecce quomodo moritur justus -"Mirad cómo mueren los justos"- del año 2001, compuesta por el alicantino Albert J. Alcaraz Pastor (1978). La carne de gallina...
Concierto solidario de un pueblo marinero universal también para la música, cuyo nombre pregona a los cuatro vientos este proyecto "felino" cuya cabeza visible (y lo digo sin coña marinera) es Marco Antonio Gª de Paz:
Marco y El León de Oro: Asturianos del mes de Marzo 2009: Caricatura de Pablo García (La Nueva España)
GRACIAS y ENHORABUENA.

19 de enero de 2010

Maßgeschneidert (Hecho a la medida)

Orquesta Sinfónica de la Radio de Berlín
Lunes 18 de enero, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo, "Conciertos del Auditorio": Rundfunk-Sinfonieorchester Berlin (Orquesta Sinfónica de la Radio de Berlín); Ricarda Merbeth (soprano), Robert Dean Smith (tenor), Martin Snell (bajo); director: Marek Janowsky. Obras de R. Strauss y R. Wagner.
Marek Janowsky
Esta vez las notas al programa estuvieron a cargo de del renombrado crítico de cine, el asturiano Manuel González Cuervo, que también escribe en los libros de la Temporada de ópera de Oviedo, licenciado en Filología Hispánica en Lingüística y Literatura, además de traductor, director de cortos, actor y asesor cinematográfico de la citada ópera ovetense, dignos de lectura reposada, esta vez escribe dos auténticos ensayos breves: "En el nombre de Wagner" y "Dioses torpes y héroes humanos" sobre esta velada tan alemana, que también incluía el texto original en alemán con su traducción al español del Acto I de La Valquiria que ocupó la segunda parte del concierto y que comentaré más adelante.
Un concierto realmente alemán por la formación orquestal berlinesa y el programa de los dos Richard, aunque dirigido por el polaco Marek Janowsky, todo un seguro de éxito aunque de nuevo "la muerte sobrevolando" un auditorio cada vez más "acatarrado" y maleducado pese a no conseguir llenarse.
La primera parte la ocupó
Tod und Verklärung (Muerte y transfiguración) Op. 24 de R. Strauss, sobrecogedora partitura con una interpretación pulcra, intensa, maciza en su sonoridad y a la vez llena de momentos con una delicadeza pasmosa en una formación que supera el centenar de músicos. El maestro polaco la dirigió de memoria a una orquesta con la que ha conseguido (y sigue) cimas interpretativas como esta del lunes, simbiosis deseada entre músicos. Sin llegar a ser el titular de El Norte de Castilla que dice "Janowski y la Sinfónica de la Radio de Berlín cantan a Strauss" (¿errata o retórica?) anunciando el del pasado sábado en Valladolid con el mismo programa -que continuarán en su gira española por San Sebastián el miércoles 20- sí tiene de cierto que el director hace "cantar" a su orquesta con unos matices increíbles para una formación tan numerosa. La interpretación de esta página sinfónica fue lo mejor del concierto (así lo reconocía "interneteando" mi Tocayo Gallego), y el final nos fue acongojando en ese alargar disminuyendo el último acorde, logrando el "milagro" de no arrancar aplausos tras el giro de batuta, permitiéndonos "degustar" esa transfiguración que cierra el círculo de la propia vida...
Oviedo es plaza operística veterana, y aunque el Auditorio "Príncipe Felipe" no sea lo mismo que el Teatro Campoamor, es frecuente encontrar programas con versiones en concierto, curiosamente y como comentaba mi compañero de butaca Gasparín "el boticariu", siendo Wagner quien más aplausos ha arrancado en el Auditorio (recordando el Lohengrin de nuestra OSPA).
Esta tarde de lunes escuchamos el Acto I de Die Walküre (La Valquiria) de R. Wagner con unas voces buscadas ex-profeso para cada uno de los roles protagonistas del mismo: la
soprano Ricarda Merbeth (Sieglinde), el tenor Robert Dean Smith (Siegmund) y el bajo Martin Snell (Hunding), con quien quiero comenzar, reconociendo que estuvo "mejor" que en su última y reciente "visita" navideña a Asturias para El Mesías, y que personalmente me reconocía antes del concierto, ante un café, que "no estaba en plenitud de facultades". Un hombre simpático ataviado cual leñador neozelandés -camisa de cuadros y pantalón de pana- zampándose un buen bocadillo para reponer fuerzas antes de su breve pero intensa intervención, siempre al lado de los contrabajos pero con buena proyección de su voz, rotunda y de timbre adaptado a su papel con una dicción correctísima.
Capítulo aparte merecen los protagonistas Sieglinde y Siegmund, perfectos en sus respectivas intervenciones aunque con una orquesta que por momentos les tapó, o bien que carecieron de más volumen en los ff. Son voces con amplio vagaje en Mahler, Beethoven y por supuesto Wagner, aunque no ayudó su colocación a ambos lados del director para poder escenificar algo más sus papeles, si bien en el aria final de la espada (Ein Schwert verhiess mir der Vater) Robert Dean Smith realmente consiguió hacernos imaginarle con ella en la mano sacándola del árbol cual Scalibur. Lo bueno de las versiones en concierto es que cierras lo ojos y te imaginas la escenografía que quieras... ¡Qué importante es la música! El timbre de este barítono transformado en tenor wagneriano (heldentenor) es idóneo para estos papeles y realmente fue el triunfador del acto. Por su parte la soprano de coloratura Ricarda Merbeth fue una más que correcta Sielinde aunque su registro grave no tenía el "poderío" esperado, pero evolucionó favorablemente, de menos a más y con una gran carga de dramatismo en el dúo de la escena tercera con el tenor que hubiera resultado más convincente de haberla cantado uno al lado del otro, hombro con hombro y mano sobre mano (¡soy un antiguo!).
Curiosamente quien mejor puede definir el concierto de Oviedo es EMECÉ, en la crítica del celebrado en Bilbao: "¡Uff, qué barbaridad!".
Sobre titular la entrada en alemán no es snobismo, es que "me salió del diccionario": hecho a la medida.
P.D. 1: Reseñas del concierto en LVA y comentarios de Pablo Gallego en LNE el martes 19.
P.D. 2: Críticas de mis habituales Aurelio M. Seco en LVA, y Ramón G. Avello en El Comercio más la de Joaquín Valdeón en LNE el miércoles 20.

18 de enero de 2010

Éxito musical y solidario en Mieres

Domingo 17 de enero, 19:00 horas. Gala Benéfica por Cruz Roja de Mieres en el Auditorio "Teodoro Cuesta" (entrada 3,00€). Coros de la Escuela de Música de Mieres: Corín, el Coro Infantil, Vox Junior, Coro de Adultos , Reyes Duarte (directora); Centro de Danza "Karel", Virginia Herrero (dirección artística); Alba Toledano, solista. Pianista acompañante: Verena Menéndez.
Los coros y danzas de Reyes consiguieron un lleno hasta la bandera en esta gala benéfica musical de Cruz Roja Juventud de Mieres, donde tengo tantos voluntarios a los que les dí clase, que esta vez y con ayuda de la música de muchos amigos y familiares recaudaron fondos para seguir levantando escuelas en Senegal, aunque también se comentó que se aportaría parte para Haití.
En estos eventos donde la música sirve para concienciar a los ciudadanos de las necesidades que aún tiene el Tercer Mundo, prima más el corazón que la mente, pero con todo quiero dejar constancia de los enormes progresos de todas las agrupaciones participantes a las que he ido escuchando desde sus inicios, si se quiere viéndolas crecer, sin olvidar la enorme labor en todos los campos de su responsable Reyes, así como de Virginia en la parte de la danza. No quiero tampoco olvidar el programa con el que nos deleitaron todos ellos:
Centro de Danza "Karel": Mensajes. Tres de sus jóvenes bailarinas nos ofrecieron un clásico de baile español con una preciosa coreografía.
Corín: El sol brilla (P. Michel, adap. Reyes Duarte) - Yera una princesa (Nacho Fonseca) - La mariposa (J. Guridi) - El idioma extranjero (J. Guridi). Los más pequeños, tanto a capella como con piano, están cada vez más afinados y afianzados, incorporando poco a poco sencillas coreografías y derrochando toda la simpatía y naturalidad de su edad.
Corín
Coro Infantil: No man is an island (armoniz. K. Ala-Pollanen) - Sanctus + O salutaris (Léo Delibes) - Nightingale (Jay Althouse) - Swinging (Jay Althouse). Otra formación que está creciendo tanto en edad como en seguridad musical, en obras dispares y agradecidas, incorporando parte del repertorio sacro como nuevos temas en la línea del "musical americano" tan agradecido para intérpretes y público.
Coro Infantil
Aquí dejo el vídeo de su último tema:

Centro de Danza "Karel": Seis. Pese al título, cinco experimentadas bailarinas tocando unas castañuelas que sonaron perfectamente encajadas con la música en un clásico "baile español" con pasos realmente novedosos.
Danza Karel
Vox Junior: Alma, corazón y vida (Adrián Flores Albán) - Añada (Amalio López Sánchez, Gijón 1899-1948) - Blue moon (R. Rodgers-L. Hart). Las siete jóvenes señoritas -componentes del coro infantil y tres de ellas en el coro adulto- se atreven con temas a capella a tres voces de distintos estilos, tal vez poco agradecidas las armonizaciones del gijonés o los norteamericanos, y mucho más rodada la adaptación de uno de los boleros más famosos de la historia que está en su repertorio desde sus inicios. A nivel vocal han ganado en cuerpo y empaste, deseando sigan trabajando para afrontar nuevos repertorios.
Este es el vídeo con el famoso tema de Rodgers & Hart:

Coro de Adultos: Rosa amarela (Heitor Villalobos) - Chalaneru (Ángel Émbil) - Cantares (A. Machado- J. M. Serrat, arm. Liliana Cangiano) - Te quiero (Mario Benedetti-Alberto Favero, arm. Liliana Cangiano). En principio los papis y mamis de los coros pequeños, esta formación ha crecido en número y experiencia, ampliando poco a poco su repertorio y afianzando el "de base", consiguiendo en los temas más rodados sus mejores momentos, y ganando en confianza tanto solistas como el propio coro. Sabemos que un ensayo en la tarde de los martes sabe a poco, pero en música la paciencia siempre es buena consejera y el trabajo bien hecho tiene recompensa. Les pido que hagan caso siempre a Reyes, sabe lo que pueden llegar a dar...
Dejo aquí el vídeo del tema que popularizara Serrat:

Centro de Danza "Karel": Momentos. Un pupurri de temas de sabor flamenco (sonó Miguel Poveda, Chano Domínguez...) donde el grupo de baile expuso su arte en distintos "palos" tanto individuales como en un brillante conjunto final.
Danza Karel
Alba Toledano: Vivo por ella (Andrea Bocelli). Broche final con Verena al piano, Alba tras haber cantado con el Coro Infantil, Vox Juniors y el Coro Adultos, sobreponiéndose a cuanto "se le vino encima", sacó sola un tema que requiere el dúo masculino, afinando, cantando con gusto, y pese al lapsus, no parar y conseguir llegar al final. Toda una profesional a la que el público y todos los presentes apoyamos conocedores de todas sus dificultades que solventó por el enorme corazón y amor hacia la música. Ánimo Alba.
Alba Toledano con Reyes Duarte
Todos salimos contentos, el objetivo de recaudar creo que no estuvo mal por noticias de última hora que me comentan se vendieron 290 entradas, además de donativos y fila 0. Musicalmente los coros y el grupo de danza siguen "cogiendo tablas" y compartiendo los mismos gustos que todos los asistentes.
Virginia, Reyes y Verena
En Facebook© y YouTube® he dejado algunas instantáneas y los vídeos que aquí aparecen. Espero volver a encontrármelos y escucharles esta primavera en la próxima cita de la Gala Coraldanza 2010... GRACIAS A TODOS Y TODAS.

P.D.: Y como en el concierto había muchas y excelentes cámaras de fotos y vídeo, así como amantes de la música que comparten sus grabaciones en YouTube®, aquí están Vox Junior cantando Alma, corazón y vida y Alba Toledano acompañada por Verena en su Vivo por ella...


Gracias a chicamatini393.

17 de enero de 2010

Chopin reencarnado en Zimerman

Sábado 16 de enero, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo, Jornadas de piano "Luis G. Iberni": Krystian Zimerman. Monográfico de Chopin (1810-1849).
Qué mejor forma de comenzar el año del 200 aniversario del nacimiento de Chopin, el pianista romántico por excelencia, que con su compatriota Zimerman. Lleno en el auditorio de los que hacen época y como suele suceder, había para todos los gustos incluyendo ese cada vez más abundante público maleducado y grosero con sus móviles sonando (les da igual que avisen por megafonía en español e inglés) y una auténtica tormenta de toses (¿tan difícil es poner un pañuelo en la boca?), pero también el devoto y auténtico seguidor de conciertos que recordaremos muchos años porque son de los que hacen historia, como el de esta tarde sabatina ovetense (hasta Max Valdés y su pareja estaba entre el público).
Zimerman es un mito viviente, probablemente el mejor pianista del momento y todo un divo en el amplio sentido de la palabra. Como tal es capaz de levantar algunos odios (en abril protestó contra la política de Obama en su concierto del Disney Hall de Los Angeles pidiendo a EEUU que se vaya de Polonia) y muchas pasiones (en esta gira por España con su/s piano/s y "su Chopin" se llegarán a pagar hasta 133€ en San Sebastián ,¿será un error tipográfico?), llenando por donde quiera que vaya.
Es habitual no saber con qué nos va a deleitar el pianista polaco, y de hecho en el programa sólo figuraban la Sonata nº 2 en SIb M, Op. 35 y la Sonata nº 3 en Si m, Op. 58, a las que se dedican amplias y excelentes notas en el programa a cargo de Sara Oviedo Casero, junto a una excelente entrada sobre La música de Chopin y su "pianismo". Pero como no podía ser menos y se nos comunicó un momento antes de salir al escenario, el programa se completaría con las siguientes obras: arrancaba para "calentar dedos" con el Nocturno nº Opus 15 nº 2, y tras la sonata 2 el imponente Scherzo nº 2 en Sib m, Op. 31. La segunda parte la ocuparía la tercera sonata y la Barcarola en FA#M, Op. 60.
No tengo palabras (envidio a otros blogeros) para poder comentar todas y cada una de las "perlas", auténtica reencarnación chopiniana de las obras seleccionadas, con ese manejo de los pedales y una técnica estratosférica que nos descubre todas y cada una de las muchísimas notas que Chopin deja en sus románticas piezas, siendo capaz de dar el protagonismo a las que realmente lo tienen y a la vez descubriéndonos ese universo sonoro que, todos los que amamos y conocemos el piano adoramos y normalmente, no somos capaces de llegar a plasmar. Pero Zimerman está por encima de todo. El gallego Ramón García Balado escribe sobre su "Chopin la manera que cómo destaca su mecanismo en grado sumo, la claridad de exposición, el sentido del ritmo y el control de intensidades, ímpetu y delicadeza. Si de alguien será heredero no cabe duda que habría que recordar a Horowitz, Richter o su admirado Rubinstein, quien será su mentor en sus años postreros".
Curiosamente le aplicarle al pianista polaco lo que Liszt dijo de Chopin (también escrito en las notas de Sara Oviedo): "imprimía a toda su música un color sin nombre, una apariencia indeterminada, pulsaciones y vibraciones que nada tenían de material y que parecían obrar sin pasar por los sentidos... En su modo de tocar restitutía de una manera encantadora aquella trepidación conmovida, tímica y anhelante... hacía ondular la melodía... la hacía mover indecisa... indicó esta manera de tocar con el nombre de Tempo rubato...".
Las sonatas han sido tocadas por todos los genios del teclado (comenzando por el propio Rachmaninov... pero no voy a citarlos ya que la lista sería muy larga y voy dejando links en las obras y movimientos), pero Zimerman simplemente ¡las redescubre! (y no sólo la archiconocida Marcha fúnebre de la segunda).
Y quiero añadir que ¡Zimerman es humano!. Parece que no le gustan muchos los aplausos (supongo que entre los movimientos de la sonata aún menos) y sin apenas respiro arranca cada obra. Antes del descanso y tras salir a saludar por tercera vez nos indicó con señas "Calma, ¡tranquilos!, es el descanso pero volveré para seguir tocando más...".
Ya en la segunda parte, entre el Allegro maestoso y el Scherzo de la sonata nº 3, una auténtica cascada de toses también pareció "contagiarle", haciendo un gesto como de comprensión porque todos estaban igual, lo que despertó la risa entre el público pero también la interrupción del continuum, algo que sucedió igualmente tras el descanso. Estábamos todos tan subyugados que nos hubiera encantado no fumar el cigarrillo y escucharlo todo "de un tirón" para no perder la auténtica complicidad que se estableció entre Zimerman, Chopin, el piano (al que le dedicó parte de la ovación) y todos los asistentes.
Del Scherzo nº 2 en Sib m, Op. 31, una de mis obras preferidas, decir que siempre que se lo escucho me aporta cosas nuevas...
La propina (en Santiago de Compostela no la dió) tras cuatro salidas a saludar, no pudo resultar mejor: el famoso Vals Op. 64 nº 2 en Do# m, la delicadeza y el romanticismo chopinianos para recordar... hasta su próximo concierto en Oviedo (espero que uno todos los años).
P.D. 1: Por esas coincidencias que nos da la vida y la música, a fin de cuentas para mí lo mismo, el viernes escuchamos el Concierto para piano en re mayor "para la mano izquierda" (1929-1930) de Ravel con el pianista francés Jean-Philippe Collard, una obra que también tiene grabada Zimerman y la comentaba en el blog de mi añorado Cuervo López un melómano de pro como es el salvadoreño Ernesto Nosthas.
P.D. 2: Reseñas en El Comercio y en LNE del domingo 17.
P.D. 3: Excelente Javier Neira en LNE y la crítica de Joaquín Valdeón, así como las de mis queridos Aurelio M. Seco en LVA, y Ramón G. Avello en El Comercio, todo el lunes 18.

16 de enero de 2010

OSPA en solidaridad con Haití: muerte y esperanza

Viernes 15 de enero, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo. Concierto de abono de la OSPA, con Jean-Philippe Collard (piano); director: Max Valdés. Obras de Fabián Panisello (1963), Ravel y Schubert-Mahler.
Cierto "halo de muerte" flotaba en el ambiente ya en las obras elegidas y unas excelentes notas al programa de Rafael Banús Irusta, precisamente tituladas "Danzas de la muerte" que se confirmaron al dedicar el concierto a las víctimas del terremoto de Haití. Con todo lo que ello conlleve y a la vista del resultado final, incluyendo naturalmente el musical, aunque resulte una expresión manida siempre conviene recordar que tras la muerte hay esperanza, incluso en Haití: más pobre imposible y deseando que renazca tras esta última desgracia con ayuda de todos.
Sin querer parecer pájaro de mal agüero, pues sólo confirmo lo que todos sabemos, estamos en la última temporada de nuestro director titular, "muerte" también tras una "larga vida de 16 años" entre nosotros, pero también "esperanza" en el futuro porque "nuestra" OSPA es capaz de darnos lo mejor en cada concierto a pesar de... todo lo que queramos añadir y que muchos entenderán perfectamente.
La velada arrancaba con la selección de tres de los cinco Cuadernos para orquesta (2004) -los centrales- del director y compositor argentino, Fabián Panisello (1963), presente en la sala, quien saludó desde el escenario y desde su butaca al finalizar la interpretación. Obra difícil de ejecución para una plantilla de orquesta plena donde, como parece ser "sello" de los compositores actuales, se incluyen contrafagot, clarinete bajo, piano, celesta y percusión más que abundante con parches variados en el amplio sentido de la palabra. Con ella obtuvo el Primer premio Iberoamericano Rodolfo Halfter de composición 2004, obra muy trabajada dinámicamente desde unos tutti impresionantes hasta unos ppp increíbles, así como con una reelaboración armónica y tímbrica en el tercer movimiento -segundo del concierto- de dos corales de Bach: Christ lag in Todesbanden y Heute ist ein grosser Trauertag (Cristo yacía en los lazos de la muerte y Hoy es un gran día de tristeza), todo muy simbólico con esa presencia evidente de la parca, tal como nos cuenta R. Banús en sus notas, "durante su elaboración falleció el padre del autor, a cuya memoria está dedicada la composición", donde nuestra orquesta sonó como en las notas al programa define la obra: "maciza, cambiante, muy atractiva en su variedad y en su unicidad y denota el profundo conocimiento de Panisello sobre la escritura musical así como su deseo de vincular el espectro armónica completo a los modos antiguos de una forma totalmente original y extremadamente personal". Las toses revelaron que al público mayoritariamente no le gustó mucho, aunque personalmente no sólo me encantó sino que me llena de satisfacción la renovación del repertorio (y creo que es de los "caprichos de Max" en su temporada de despedida) que toda orquesta de calidad (como la OSPA) debe hacer, apostando por obras difíciles para todos que acabarán siendo también "clásicas" con el tiempo, aunque no las lleguemos a ver como tales.
Para finalizar esta primera parte nos llegó el Concierto para piano en re mayor "para la mano izquierda" (1929-1930) de Ravel con el pianista francés y la orquesta assturiana sonando en su plenitud, perfectamente concertados por Valdés que de nuevo demostró saber acompañar a los pianistas solistas, sumando fuerzas para lograr sacar toda la riqueza de la orquestación del gran Maurice y el perfecto ensamblaje entre solista y orquesta para una página memorable de afinación, ejecución e interpretación. Realmente pleno, esperando volver a escucharlo cuando lo emita Radio Clásica.
De regalo, Collard nos dejó otra maravilla para la mano izquierda, volviendo a recordar el Trabajo de investigación del curso 2005-06 "La literatura pianística para la mano izquierda sola" de Daniel Moro Vallina desde Asturias, dirigido por el profesor Roberto Méndez González donde aparece citada la propina (Nocturno op. 9 nº 2 para mano izquierda de Scriabin), con el guiño final del último acorde con las dos. No fue manco este excepcional pianista francés asiduo de nuestro país.
El Cuarteto en Re mayor D. 810 "La muerte y la doncella" (1826) de Schubert en el arreglo que Mahler hizo para orquesta, llenaría la segunda parte de nuevo con el halo de muerte en tema y arreglista. Escribe el biógrafo de un gran liederista como Thomas Quasthoff, Banús, en las notas a este programa que "Fue, seguramente su afinidad con la muerte lo que atrajo a Gustav Mahler a llevar a cabo una adaptación del célebre Cuarteto en re menor...". Aquí fue donde la cuerda de la OSPA sonó como un cuarteto orquestal con un Allegro demoledor anímicamente (cada vez entiendo más a Mahler) que finalizó esperanzador, el Andante con moto de tristeza nada contenida, duro lirismo de una tragedia que se mastica, siguiendo un Scherzo que parece abrir la ventana a un nuevo día de penumbra, y ese Presto final realmente endiablado que particularmente me trae esperanza en la formación asturiana con quien será el próximo director... ¡Qué más puedo pedir!.
Creo que la riqueza del original que tanto marcó a Mahler fue lo que le llevó a engrandecerla aún más con esta orquestación tan rigurosa -realmente es una transcripción- y a la vez conmovedora que intenta mantener todo lo posible el espíritu camerístico llevado a la orquesta de cuerda, y precisamente es lo que logró nuestra sinfónica. No vamos a descubrir la calidad de esta sección, aquí totalmente protagónica, que nos brindó una excelente versión. Personalmente podría haberla dirigido Vasiliev como si del cuarteto original se hubiese tratado. Sonido "made in OSPA" que se ha logrado con tantos años de convivencia y buen trabajo.
Aquí dejo el vídeo de YouTube© con el último movimiento un poco "menos Presto" y con la mitad de la formación usada por la sinfónica asturiana este viernes: Kimura dirigiendo la New Tokyo Chamber Philharmonic en el Mitaka Arts Center Concert Hall, 11 de Febrero de 2007) como símbolo de "muerte y esperanza":

Los links a lo largo del comentario sobre el Cuarteto nos llevan a versiones tanto camerísticas como orquestales que podéis disfrutar en "la red".
P.D.: Dejo la crítica de mi querido Aurelio M. Seco en su Codalario.

14 de enero de 2010

Un "finde" largamente musical

Con el arranque del nuevo año 2.010 parece que se retoma la vida musical en todas partes. Así, este fin de semana me llevará de viernes a lunes sin parar e incluso teniendo dónde elegir. Incluso me he permitido hacer un collage musical:
Comenzaremos con la OSPA este viernes 15 de enero con un programa de los elegidos por Max Valdés en su "despedida" con algunas obras interesantes como los Cuadernos para orquesta (2003-2004) del director y compositor argentino aunque ligado a España donde compagina su labor creativa con la dirección académica de la Escuela Superior de Música Reina Sofía en Madrid, Fabián Panisello (1963), una obra orquestal con la que obtuvo el Primer premio Iberoamericano Rodolfo Halfter de composición 2004, y estrenada en el Auditorio de Madrid el 22 de junio de ese año por la Orquesta de la Comunidad de Madrid bajo la dirección de Hansjörg Schellenberger. También tendremos La muerte y la doncella de Schubert "escoltando" el Concierto para piano en re mayor para la mano izquierda y orquesta (1930) de Ravel con el francés Jean-Philippe Collard de solista (obra dedicada a Paul Wittgenstein, hermano de Ludwig "el filósofo"), y que recuerdo interpretada magistralmente por Joaquín Achúcarro en Oviedo. Realmente hay estudios serios (dejo uno de Daniel Moro en Asturias) sobre pianistas mancos y ya quisiera yo hacerlo con las dos como cualquiera de los que se han enfrentado a esta obra con solamente la izquierda. Dejo un enlace para poder ver fotos mientras escuchamos al propio Paul así como un vídeo con el piano de Sviatoslav Richter y Muti dirigiendo la Orquesta Sinfónica de Génova el 14 de junio de 1969:

El sábado 16 de enero vuelvo a Oviedo para escuchar uno de los grandes del teclado, Krystian Zimmerman que vuelve otra vez a Oviedo en las Jornadas de Piano "Luis G. Iberni", donde disfrutaremos con su Chopin genial y único desde el Steinway con que viaja (el único que lo hace con su piano en un sistema ideado por él mismo para la famosa fábrica).
Para el domingo 17 de enero a partir de las 19:00 horas tengo la Gala Benéfica por Cruz Roja de Mieres en el Auditorio "Teodoro Cuesta" (entrada 3,00€) que organiza Reyes Duarte con sus coros y danzas, de la que avancé en la anterior entrada todos los detalles, aunque debo matizar que no es la IV Gala Coraldanza aunque participen los mismos artistas, la gala será para la primavera como ha sido costumbre en las tres anteriores, esperando un escenario mayor (¿el Auditorio de Oviedo?) porque el de la Casa de la Cultura sé que queda pequeño para el baile.
Me quedo con las ganas de escuchar el nuevo espectáculo "Concordancias" por Entrequatre con Driss el Maloumi (laúd árabe) a la misma hora pero en el Teatro Jovellanos de Gijón (entrada: 10€), una formación ya de por sí original a la que se une el virtuoso músico marroquí con quien nuestro cuarteto ya ha actuado, pero mi cita de Mieres es de las ineludibles, por lo que me conformaré con escucharlo y verlo en YouTube©:

Y para alargar el "finde" vuelvo el
lunes 18 de enero a Oviedo para todo un espectáculo sinfónico y operístico en los "Conciertos del Auditorio", donde desde Valladolid (estarán el sábado) llegará la Rundfunk-Sinfonieorchester Berlin (Orquesta Sinfónica de la Radio de Berlín) con el polaco Marek Janowsky en la dirección, y un programa de lujo con dos Richard: Tod und Verklärung (Muerte y transfiguración) Op. 24 de R. Strauss y el Acto I (en concierto, lógicamente) de Die Walküre (La Valquiria) de R. Wagner, con unas voces ex-profeso: la soprano Ricarda Merbeth (Sieglinde), el tenor Robert Dean Smith (Siegmund) y el bajo Martin Snell (Hunding), que espero esté "mejor" que en su última y reciente "visita" navideña a Asturias para El Mesías.
Marek Janowsky
Pero ya lo iremos contando poco a poco...