31 de marzo de 2011

Dos Tríos como buena base musical

Jueves 31 de marzo, 20:00 horas. Mieres, Salón de Actos Casa de la Música: Ciclo Jóvenes Intérpretes. Obras de Brahms y Shostakovich.
Los Conservatorios además de formar músicos también educan al público, y no me canso de repetir que la música de cámara es la base de todos. Me da pena haber perdido la Filarmónica de Mieres (antes incluida dentro del Centro Cultural y Deportivo Mierense) y en la Casa de Cultura no abundan los conciertos de música clásica, así como escasos los que nos llegan vía CajAstur.
Pero el Conservatorio y Escuela Municipal de Música de mi pueblo sigue organizando veladas para y con alumnos, lo que supone un excelente rodaje para todos, entre los que me incluyo. Y finalizando mes nos visitaban cuatro jóvenes intérpretes que tienen un sólido bagaje concertístico mientras continúan sus estudios superiores en el CONSMUPA, de los que intentaré resumir su amplio currículo:
La pianista valdesana Amanda Pérez Riesgo (1988), acompañante de la Coral "Villa Blanca" de Luarca, antigua alumna de grandes pianistas como Amador Fernández Iglesias, Josep Colom, Miguel Ituarte, y cómo no, del matrimonio Mª Teresa Pérez Hernández y Francisco Jaime Pantín con quien cursa 4º del Grado Superior en Oviedo.
El clarinetista lucense Carlos Timiraos Timiraos (1985), antiguo alumno de José Luis Turina y Josep Fúster y actualmente en la capital del Principado donde estudia el último curso con la candasina Rocío Fernández Garín.
La violinista ribarrojana Clara Badia Campos, con amplísima formación y experiencia en distintas orquestas de jóvenes (desde el 2010 está en la JONDE) llegando a actuar de solista en Las Cuatro Estaciones de Vivaldi con Manuel Galduf a la batuta y compartiendo programa con el violinista de Il Giardino Armonico Irvine Arditti, sin olvidar su paso por el Cuarteto "La Bohéme" entre otras. Además de estar cursando 4º grado superior con Alexei Mijlin (Virtuoso de Moscú) es miembro de la Orquesta Clásica de Asturias que dirige mi admirado Daniel Sánchez Velasco.
Finalmente la chelista oscense Leire Antoñanzas Adrián, ex-alumna de Eduardo González López y de formar parte de la Orquesta Sinfónica de Monzón, se viene a Asturias para la concentración que la Joven Orquesta Internacional Oviedo Filarmonía dirigida por el maestro austriaco Haider, siendo seleccionada para la JOSPA con Mauro Rossi de director invitado, y aquí "se quedó con nosotros", cursando actualmente 4º de Grado Superior con Antonio Peña compaginándolo con la Academia de Estudios Orquestales Barenboim-Said de Sevilla con la profesora norteamericana Elena Cheah.
Y con estos mimbres se tejieron los dos tríos que pudimos escuchar, primero el Trío para clarinete, cello y piano en La m. Op. 114 de Brahms, romanticismo en estado puro y exigente para los protagonistas, donde brilló el clarinete por su excelente sonoridad (técnica se le supone) y un piano lleno de matices, con perfecta compenetración entre todos, siempre recordando que aún son estudiantes. Difícil elección de los cuatro movimientos (Allegro, Adagio, Andantino gracioso y Allegro), quedándome con el tercero por añadir un plus interpretativo más allá de la difícil ejecución exigida en la partitura.
 
Más difícil en todos los sentidos, pero siempre necesario el repertorio del siglo XX, el Trío para violín, cello y piano, Op. 67 de Shostakovich exige mucha tensión e implicación, así como horas de estudio individual y ensayos concienzudos, lo que se notó en los cuatro movimientos que exprimen todos los recursos de los tres instrumentos, con rítmicas y dinámicas virtuosísticas.
(NOTA: Los enlaces que dejo a continuación de los cuatro movimientos, son de un trío de lujo: Guidon Kremer, Mischa Maiski y Martha Argerich, casi nada...).
Mi más cordial enhorabuena a las tres intérpretes por el resultado logrado, desde el I. Andante - Moderato que puso las cartas boca arriba con ese inicio en los armónicos del cello seguido del violín y sumándose el piano, un II. Allegro con brio vibrante, perfectamente encajado, un III. Largo que el piano ambientó plenamente orgánico para compartir las tres señoritas momentos de auténtico lirismo, y ese IV. Allegretto desafiante técnicamente, endiablado de encajar, con ese poso de música kaddish que nos transmitió la alegría desbordante del escenario a las butacas, y con tantos recuerdos de la música compuesta por otro grande de nuestros días, John Williams, para "El violinista en el tejado" (1971) que me hizo salir tarareando "Si yo fuera rico...".

29 de marzo de 2011

Sonia Suero en Mieres

Podría haber titulado "Sonia Suero, sola ante el peligro" al fallar para el concierto previsto la flautista Laura Yanes Marca en Mieres el pasado viernes 25 en la Casa de Cultura de Mieres, organizado por Parpayuela Espacio Cultural, en colaboración con el Club de Prensa La Nueva España, pero los artistas siempre tienen recursos, en este caso repertorio suficiente para afrontar un concierto en solitario sin su compañera habitual a dúo. Y la pianista carbayona Sonia Suero Mangas, a quien ya he escuchado varias veces, alumna del virtuoso de Moscú Victor Affanassiev, dio prueba de su calidad y buen trabajo.
Aquí lo dejo por gentileza de ls organizadores, para disfrutarlo todos los que no pudimos hacerlo en vivo, tocando Mozart y Chopin que comienza a "hacer suyos", algo importantísimo en todo intérprete. El presentador del acto es Dimas Martínez, fundador de Radio Parpayuela de Mieres.

26 de marzo de 2011

PERRY, pintor de SOnidos

Entrada original del día 26 de marzo de 2011 a la 20:48 horas, y suprimida (censurada) por Blogger tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y con MIS FOTOS!:

Viernes 25 de marzo, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo: OSPA, Concierto de Abono nº 8. Valeriy Sokolov, violín. Perry So, director. Obras de Bartók y Schumann.
Tras mi grata experiencia didáctica con "los Cuadros de Mussorgsky" tenía muchas ganas de escuchar nuevamente a la OSPA con el director de Hong Kong, y la segunda semana entre nosotros creo que ha cundido y mucho.
El Concierto para violín nº 2 de Bartók tuvo como solista al cracovio Valeriy Sokolov (1986), auténtico virtuoso del instrumento que nos dejó una interpretación realmente increíble para una página casi "diabólica" y auténtico examen técnico además de expresivo, en la que tuvo mucho que ver el nuevo aspirante a titular de la orquesta, el joven director chino que aún no ha cumplido los 30 años. En el mundo de la música, como en el del vino, la edad siempre cuenta pero no es siempre sinónimo de calidad. Mas cuando hay mucho trabajo detrás, claridad de ideas, y una preparación con medios al alcance de todos -hace años serían impensable- tenemos un gran producto al que un buen marketing puede llevar al triunfo y la fama.
Frente a una obra como la de Bartók, excelentemente comentada en las notas al programa por mi colega y amigo Ramón Avello, tener un solista de lujo, y esta vez lo hubo, no hubiera sido suficiente sin una dirección que supo pintar todo el colorido que la partitura esconde a nivel sonoro. Nos descubrió una gama de colores orquestales realmente única, empastada, mimando el sonido de cada instrumento para conseguir sacar a la luz todo lo esconde este cuadro cubista sonoro que es el segundo concierto para violín del húngaro (realmente son unas variaciones sinfónicas) con una exactitud en gesto y entradas capaz de concertar con el solista una interpretación realmente única en la tímbrica, perfecta en los tempi que "marcó" el violín, y sobre todo una dinámica que mantuvo un feliz coprotagonismo, pudiendo escucharse realmente todo en el discurrir de los tres movimientos (aunque me quedo con el último Rondó: Allegro molto), lo que es un triunfo. Realmente me entusiasmó escuchar unos timbales protagónicos, una celesta impecable, un arpa perfectamente llena de sugerencias debussyanas, una madera cálida (enhorabuena al trabajo no siempre reconocido de los coprincipales que "doblan" y deben cambiar rapidísimo de instrumento como Daniel Sánchez en el clarinete bajo o John Falcone al contrafagot), unos metales sin estridencias a los que la dirección exigió "abrir" sonido con el peligro que supone en cuanto a seguridad (lo saben bien los cuatro trompas), y sobre todo una cuerda a la que los directores siempre azuzan por saberla auténtica columna vertebral e identitaria de nuestra formación asturiana, que esta vez sonó delineada y cálida como le pidió el director en cada momento, incluso percusivamente cálida en los rítmicos acompañamientos, sin olvidar la corporeidad de los contrabajos que tenía un poco olvidada. Impecables todos en el siempre difícil papel de concertar con un solista que, sin darlo todo, nos demostró un completo dominio de este concierto de Bartok que no hubiera resultado igual sin lo anteriormente expuesto. Como también nos recuerda Ramón Avello en las notas al programa, el expresionismo perturbador de una obra que el poeta asturiano Ángel González reflejó magistralmente en su poema "Estoy Bartok de todo".
Y tras lo escuchado anteriormente, sobre todo a nivel tímbrico, la Sinfonía nº 3 en MI b M., Op, 97"Renana", de Schumann, no haría sino corroborar lo que se apuntó en la primera parte. El Maestro So ya comentaba esta semana que "Ha surgido química entre la orquesta y yo", algo que todos los asistentes pudimos comprobar. En esta obra exigente para todos, dirigida de memoria, lo que prueba la implicación, motivación y profesionalidad de todo aspirante, volvió a sacar lo mejor de nuestros músicos de la OSPA, en una visión romántica más allá de las propias indicaciones en alemán, mimando sonoridades, tiempos y dinámicas en los cinco movimientos:
El lirismo del Lebhaft que resultó unitario y dinámico con seguridad e ímpetu en el arranque;
Un Selhr mässing tranquilo y alegre con violas y chelos empastados y sonando como uno sólo más un viento realmente de "ensueño";
El Nicht Schenell central muy emotivo, nuevamente bien dibujadas las líneas melódicas, y en línea creciente de expresividad y buen hacer;
Impresionante el Feirlich que rememora la visión de la Catedral de Köhln (Colonia) en una escapada desde el cercano Dusseldörf en que se asentó por entonces la familia Schumann, movimiento donde el viento sonó cual órgano bruckneriano perfectamente empastado,
Y ese Lebhaft final lleno de ritmo, alegría e ímpetu que nos dejó un excelente estado anímico mucho mejor que el bipolar del compositor. A la salida los comentarios favorables a Perry So como próximo titular subieron muchos enteros... pero aún queda temporada por delante.

P. D. 1: Crítica del concierto del Jueves 24 en Avilés, del propio Ramón Avello en El Comercio.
P. D. 2: Crítica de Diana Díaz en LNE del Domingo 27.

25 de marzo de 2011

Mariano Díaz y un Serrano mejor que el jamón

Entrada original del día 25 de marzo de 2011 a las 01:37 horas, y suprimida (censurada) por Blogger tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y con MIS FOTOS y mi vídeo!:

Jueves 24 de marzo, 20:00 horas. Conciertos CajAstur "Música del siglo XX", Pabellón CajAstur, Recinto Ferial Luis Adaro, Gijón. Antonio Serrano (armónica) y Mariano Díaz (piano).
Hace tiempo que el sonido de la armónica me subyuga, un instrumento tan pequeño pero tan expresivo y a la vez grande cuando hay un músico profesional detrás. Creo que el primero que escuché fue al belga Toots Thielemans, auténtico maestro de una pléyade de armonicistas entre los que después me encontré a Stevie Wonder. Como admirador del gran Piazzolla la armónica tiene mucho de bandoneón, e incluso en Asturias pudimos escuchar allá por el 2007 el Concierto para armónica y orquesta de Villa Lobos, llevando el instrumento a las salas sinfónicas, con la OSPA, Bonfiglio y Pablo González dirigiendo.
Y llegaba a Asturias Antonio Serrano al que tenía fichado desde que escuché su armónica en el disco de Martirio "Mucho Corazón", de quien creo haber escuchado que era su hijo (no corroborado pero estas cosas no suelen publicarse). Le seguí la pista colaborando con otros musicazos: en "No hay nada mejor que escribir una Canción" de mi paisano Víctor Manuel, Serrat en el último CD dedicado a Miguel Hernández, y otro de mis descubrimientos, el malagueño del Palo Toni Zenet y "Los Mares de China".
En Oviedo este miércoles me lo perdía pero Gijón lo tengo cerca y el cuerpo me pedía oxigenar en puerto de mar, por lo que esta vez a la segunda fue la vencida. Venía solamente con un pianista argentino de nombre muy español, Mariano Díaz, que lleva años acá, habiendo sido alumno de su compatriota Horacio Icasto del que ha tomado "buena nota" convirtiéndose en un aventajado y habitual acompañante del gran saxofonista Pedro Iturralde.
Desde Bud Powell y sus "Hallucinations", pasando por su maestro Toots Thielemans, sin olvidar tributos a John Coltrane ó Charlie Parker, y cómo no, otro grande de la armónica (¡y de las teclas!) como el ya citado Stevie Wonder ("Overjoy") para finalizar versioneando nada menos que a Lennon&McCartney ("I feel fine") en arreglo del propio Mariano, la velada hubiera sido redonda en un club con una buena copa, aunque el público ahora no pueda fumar. Pero de Jazz en mi tierra no estamos muy sobrados últimamente, así que como cantamos "quien estuviera en Asturias en algunas ocasiones", y este jueves era una de ellas.
El pianista argentino más que un excelente acompañante sonó como otro solista más, calentando a lo largo de la hora larga de recital, solos de calidad y calidez, sin abusos de pedal, fraseando con un estilo de lo más personal capaz de amoldarse a cualquier estilo desde el Hard Bop al Blues (lástima de Yamaha algo desafinado en los agudos), y una sutileza no exenta de toques humorísticos como es de esperar cuando hay sintonía y buen rollo (de hecho charlamos antes del concierto y así es en persona), formando un tándem realmente único con la armónica, "sin percatarnos" de la ausencia de batería y contrabajo, que hubiera sido "el completo".
Antonio Serrano fue desgranando un auténtico rosario de notas sentidas, tenidas, de vértigo y poso, jugando con colores y matices, dominando un instrumento como la armónica cromática del que sacó no ya melodías imposibles sino dobles notas que enriquecían aún más su excelente discurso jazzístico, el "palo" elegido esta vez. Pero sea flamenco, jazz, pop, fussion o clásica (todo un habitual que está preparando un disco de Bach de lo más prometedor), lo que tengo claro es la importancia de ser un músico integral, y este Serrano es aún mejor que el jamón.
video 
El vídeo de arriba (mala imagen pero buen sonido para estar tomado con un teléfono y a oscuras) fue la propina, versión medley con un "No nos moverán" que más bien pensábamos los felices escuchantes...

24 de marzo de 2011

Debut de Beatriz Díaz en Palermo

Entrada original del día 24 de marzo de 2011 a la 15:48 horas, y suprimida (censurada) por Blogger tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y SIN FOTOS de la Web!:


BEATRIZ DÍAZ, nuestra soprano más internacional, asturiana de Boo (Aller), debuta este Jueves 24 de marzo (como adelantado regalo de cumpleaños) en el Teatro Massimo de Palermo en una nueva producción de "La Cenerentola" ("La Cenicienta" o "Cinderella") pero no la de Rossini sino la versión de los italianos Lucio Gregoretti y Nicola Sani, con un libreto de Albertina Archibugi más contemporáneo (lo que en ópera siempre puede resultar preocupante) llena de muchos guiños a las nuevas tecnologías con las famosas manzanas reconvertidas en peras, iPods e iPads gigantes y demás "actualizaciones" del cuento clásico firmado por Perrault y también los Hermanos Grimm. Las fotos que aparecen, salvo la de la propia Beatriz, corresponden a las pruebas de vestuario y han sido tomadas de la página que la "Fondazione" tiene en Facebook©. El reparto, donde nuestra querida soprano alternará protagonismo con la polaca Sylwia Krzysiek -una Manon centroeuropea-, lo completan el rossiniano Bruno Praticò (Don Profondo), la veneciana Daniela Mazzucato (Jelena) -que debutó en Oviedo en 2006 como Despina del "Così" y compartió escenario con el gran Alfredo Kraus entre otros-, la "brava" italiana Anita Venturi (Anastasia), el "mediático" italiano Attilio Fontana (Eraldo) -que destaca por sus "versiones pop"-, el veterano boloñés Stefano Consolini (Edoardo) y su vecino Giovanni Bellavia (Orlando) -aunque nacido cerca de Turín-, con la Orquesta, Coro de voces blancas y jóvenes bailarines del propio teatro siciliano, bajo la dirección escénica de Mauro Tinti, vestuario de Francesco Esposito y la dirección musical de Giovanni Di Stefano. Como se puede apreciar, nuestra Beatriz Díaz es ya una italiana más "de la casa". La elección de las voces fue cuestión importantísima para esta producción y me consta el esfuerzo de todos por sacar adelante una ópera que, personalmente, me encantaría escuchar. Sigo jugando a La Primitiva pero de momento no paso del reintegro.

Palermo es uno de los grandes teatros italianos, y la "piccolina con voce grande" sigue triunfando en la cuna operística, recién terminada su Musseta de La Fenice, que alternó con los ensayos de esta Cenicienta que ahora se estrena. Su voz está en un momento excelente y los directores se la rifan, por lo que seguramente saldrán muchas más representaciones en su "segunda casa", además de seguir recordando a mis lectores el próximo salto al Teatro Colón bonaerense para junio...
La carrera lírica es larga y comienza a afianzarse, despacio pero segura, trabajando mucho y bien por lo que de momento, y como siempre hago, le deseo no ya los socorridos "Mucha Mierda" o "In bocca al luppo" sino el envío de "MUCHO CUCHO®" siempre asturiano y más oloroso.






.

20 de marzo de 2011

Rusos por San Patricio (o San José)

Entrada original del día 20 de marzo de 2011 a las 19:12 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y con MIS FOTOS!:

Sábado 19 de marzo, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo: Jornadas de Piano "Luis G. Iberni". Camerata Ireland, Alison Balsom (trompeta), Barry Douglas (piano y dirección). Obras de Stravinski, Prokófiev, Shostakovich, Tchaikovsky y tradicionales irlandesas.
Escribe Sara Oviedo en las notas al programa: "La cantera de San Petersburgo y su conservatorio da sus frutos", y en la capital asturiana llevamos una buena temporada escuchando música rusa, siempre necesaria para el oído aunque con distintas calidades y calideces.
Muchos esperabámos al pianista irlandés más en esta faceta más que en la de director, aunque nos trajese su orquesta de cuerda con un programa no muy habitual en el que no podía faltar la celebración irlandesa (San Patricio se celebró el día 17 de marzo) con unos arreglos suyos de tres temas tradicionales, y tras su paso por Bilbao recalando entre nosotros en el "Día del Padre".
Para abrir boca nada menos que el Concierto en Re para orquesta de cuerda (Stravinski) con tres movimientos algo desiguales en interpretación y sonoridad, desde el primer Vivace que me resultó poco claro, mejor el Arioso: Andantino y finalmente el Rondó: Allegro donde los músicos de cuerda ya parecieron calentar y lograr un resultado honesto para esta obra neoclásica que quiere rendir culto a Bach.
Seguiría el Andante para orquesta de cuerda, Op. 50 bis (Prokófiev), arreglo del propio autor de ese movimiento en el Cuarteto nº 1 en Si m., Op. 50. Siempre me gustan los movimientos lentos y reconozco el romanticismo de esta página llevada del cuarteto a la orquesta de cuerda que demostró los años que llevan tocando juntos, pero detecté algo desafinados a los cellos y falta de tensión para esta obra del segundo ruso de la tarde.
El público esperaba a la guapa trompetista Alison Balsom, aplaudiendo incluso "la salida de una de sus trompetas" a cargo de una asistente. Realmente es más acompañante que solista en el Concierto nº 1 para piano, trompeta y orquesta de cuerda en Do m., Op. 35 (Shostakovich) donde el peso lo llevó de principio a fin Barry Douglas situado en el medio con la orquesta a ambos lados y la trompetista detrás. Por fin disfrutamos del buen hacer del pianista irlandés tanto en sus difíciles intervenciones como en la dirección adaptada ambos solistas, lo que es posible por tratarse de una formación de cámara que como apunté antes, llevan doce años tocando juntos. Impresionante el Allegretto inicial con un ímpetu superior al de la trompetista, bien de timbre aunque algo "abierto" y mucho mejor en las intervenciones con sordina que nos dejó timbres cercanos al corno inglés, sobre todo en el Lento y el Moderato. El final resultó tal y como indice el tempo: Allegro con brio, realmente lo mejor de la velada, de un lirismo y potencia dignos de este "juguete" delicioso con el sabor y humor de Shostakovich. Lástima que no hubiese más del Douglas pianista en el programa...
 La parte festiva, con los mismos protagonistas, nos la presentó bien envuelta el propio director con sus sencillos arreglos de tres temas tradicionales irlandeses donde la trompeta sustituye a la voz y el piano apenas esboza armonías académicas, música ligera que puede estar bien como fondo de un documental sobre la "hermana mayor de Asturias", y que también se ha hecho aquí a partir de temas de nuestro folklore, recomendando las tres entregas del "Asturias de mis amores" producidas por Juan Taboada donde participan no sólo artistas asturianos sino los propios Virtuosos de Moscú, del que también se incluyó alguna en la Antología publicada por LNE, seleccionada por el propio Juan, y en un nuevo intento, no sé si incluirlo en los llamados musicalmente "Nacionalismos", de llevar al campo clásico los temas del pueblo.
Supongo que ésta es la idea de Barry Douglas, seleccionando tres temas: "Carrickfergus", "My Lagan Love" y "Danny Boy", más en la onda "New Age" que en la esperada para unos conciertos del Auditorio o como esta vez Jornadas de Piano, pero que siempre son agradecidos, y donde la trompetista "cantó" las melodías sin esfuerzo. Seguramente con una Uilleann pipe (gaita irlandesa) el resultado hubiese sido aún mejor y más folclórico. Como decía al descanso un amigo mío, si la señorita fuese una instrumentista más de orquesta y no tan "bien vestida", puede que pasase casi inadvertida, pero el marketing lleva tiempo instalado en la llamada música culta.
Lo más deseable de escuchar quedaría para cerrar: el "Souvenir de Florencia" en Re m. para orquesta de cuerda, Op. 70 de Tchaikovsky, donde la camerata irlandesa tendría que emplearse a fondo. Personalmente quedó algo destemplada, con altibajos y nuevamente falta de tensión, más en una obra originalmente para sexteto (incluso tiene versión para piano a cuatro manos) pero que no tuvo la claridad de líneas melódicas que la partitura esconde. Nuevamente la interpretación fue mejorando en cada movimiento, tras un Allegro con spirito algo sombrío y un Adagio cantabile e con moto algo más intenso en su dramatismo, sonando mucho más compacta toda esa cuerda que Tchaikovsky conocía como nadie, el Allegro moderato resultó convincente (bien los solistas) y animado, para finalizar con un Allegro vivace que al menos nos dejó buen sabor de boca sin llegar a la excelencia, incluso con reminiscencias más irlandesas (rítmicamente y hasta en el roncón) que italianas, lo que por otra parte resultó de lo más lógico.
Y como parecía que no traían propina preparada, vuelta al folklore de su tierra con el director al piano detrás y el violín "sustituyendo" melódicamente a una trompetista que pasó por Oviedo sin pena ni gloria. Esta vez Javier Neira subió su crítica a LNE mucho antes que yo, pero dice el refrán que "No se puede estar en misa y repicando".
P. D. 1: Las críticas habituales salen el lunes 21: Aurelio M. Seco en LVA y Joaquín Valdeón en LNE.

19 de marzo de 2011

Mieres coral y solidario

Viernes 18 de marzo, 19:30 horas. Salón de Actos del Campus de Mieres. "Concierto: Haití, voces solidarias un año después". Organiza Cruz Roja Española de Mieres. Donativo: 2€.
El genial Forges lleva firmando sus viñetas con "Pero no te olvides de Haití" y en eso seguimos hace más de un año cuando los coros de Mieres y Lena decidieron organizar el concierto solidario y donar los ingresos a la Asamblea Local de Mieres. Esta vez fue Cruz Roja quien quiso presentar sus cuentas por medio de "nuestra" presidenta Sedalina Rodríguez y continuar solidarizándonos con Haití en las voces de los mismos protagonistas de entonces.
Una enfermedad de José Carlos Álvarez, "Pepón", director del Coro "Voces de Lena", nos privó de esta agrupación vecina y de su voz en el Coro Minero de Turón del que también es integrante, deseándole todos los presentes una pronta recuperación, así como de la directora del Coro de Adultos de la Escuela de Música Reyes Duarte, que asistió muy emocionada como público y nerviosa de tener que contemplar los toros desde la barrera, pero como se dice en estos casos "El espectáculo debe continuar".
Tras las palabras iniciales de los presidentes local (Sedalina) y provincial (Francisco Fdez. Corte) y bajo la presentación del siempre voluntarioso José Manuel García, fueron desfilando por el escenario universitario las formaciones corales. La primera crónica del evento la firma mi querido Alberto Cienfuegos "Michel" en su blog "Manzanas en el paraíso" de este sábado, fiel a la cita como el año pasado.
Abrió el veterano Ochote "La Unión" que dirige Juan Rionda Mier, compuesto por nueve voces en periodo de reformación, lo que se notó en el resultado final de los cuatro temas elegidos: "Las campanas de Olivares" (de Eduardo Glez. Pastrana en armonización de Ángel Barja), "Duérmete fíu del alma" (popular asturiana), "Peregrino de la noche" (Serge Jaroff) y la armonización del profesor laredano Alfonso Ruiz Martínez del conocido "Carretera de Avilés" tornado en Caminito, formando un pupurri con otros temas de la tierra.
El Coro de Adultos de la Escuela de Música de Mieres con Fidel González Martín sustituyendo en la dirección a nuestra querida Reyes Duarte, nos dejaron tres temas muy bien cantados y trabajados: "Rosa Amarella" (H. Villalobos), "Chalaneru" (popular asturiana, armonizada por Ángel Embil Ecenarro) y el poema de Mario Benedetti "Te quiero" con música del gran pianista Alberto Favero (ex pareja musical y sentimental de Nacha Guevara en armonización de la siempre recordada Liliana Cangiano), demostrando que el paso del tiempo y los duros ensayos consiguen dar resultados más que satisfactorios en la formación coral más nueva e ilusionada del concejo mierense, dejándonos interpretaciones ya maduras y perfectamente amoldados al estilo del turonés, totalmente distinto del de su titular -pues no hay dos direcciones iguales- pero al que se han adaptado sin problemas. Saben que tienen todo mi apoyo y así lo quiero dejar reflejado desde aquí.
Con el mismo director llegaba una de las formaciones más queridas en Asturias como es el Coro Minero de Turón, voces graves siempre empastadas y con un repertorio donde hay más que asturianas: "Andaluces de Jaén" (poema de Miguel Hernández que musicase Paco Ibáñez y popularizara el grupo Jarcha, en armonización de M. Fernández), "Venerabilis barba Capuchinorum" (atribuida a Mozart), "Bailes de Gaita" también conocida como El Quirosanu (E. Martínez Torner) y la también popular asturiana "Axuntábense" armonizada por el gijonés Sergio Domingo. El público siempre agradece lo de casa y fueron largamente aplaudidos.
Cerraría el coro más antiguo de Asturias, el Orfeón de Mieres bajo la dirección de su titular Vicente J. Sánchez, quienes interpretaron "Como la flor" (E. Martínez Torner), "Atardecer" (S. Domingo) y dos temas del recien presentado cancionero del propio Vicente: "Raigañu Astur" y "Canto a Mieres", que ya hemos podido disfrutar no ya en partitura sino en directo, pasando a engrosar el repertorio coral asturiano, esperando tenerlo subido pronto en alguno de mis canales de vídeo. El próximo martes 22 volveremos a la presentación en la Casa de la Cultura de Mieres.
Para finalizar todos juntos interpretamos el "Asturias patria querida" como colofón a un nuevo encuentro coral y solidario. Como digo muchas veces: LA MÚSICA SIEMPRE SOLIDARIA.

17 de marzo de 2011

OSPA didáctica

Entrada original del día 17 de marzo de 2011 a las 22:02 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y con MIS FOTOS!:

Jueves 17 de marzo, 10:30 horas. Auditorio de Oviedo, "OSPA Conciertos didácticos": Fátima García Cabanelas (piano); Perry So (director). "Cuadros de una exposición" (Moussorgsky).
Como Abonado a la OSPA tengo que aplaudir la feliz idea de pensar en los públicos futuros ante un envejecimiento del actual con todo lo que conlleva. Como Profesor de Música felicito a los responsables por mantener ¡y mejorar! estas actividades que permiten a gran parte del alumnado asturiano asistir por primera vez al Auditorio y escuchar una orquesta, "la nuestra", en directo.
Las distintas leyes educativas (y he perdido la cuenta) han tardado en concienciarse del potencial formativo de "La Música" y cuando miran a países más avanzados parecen tener ceguera en esta parte del curriculum. Parece que tras algún paso para adelante que acortaba un poco la distancia que nos separaba de ellos, caminaremos nuevamente cual cangrejo con la "disculpa" de las crisis y la incompetencia de nuestra clase política en materia cultural, con nuevos recortes en la Educación Secundaria Obligatoria, esta vez en 4º de ESO, apostando por itinerarios cerrados donde nuestra materia de Música quedará relegada a un "Bachillerato Musical" que parece Bin Laden: todos hablan de él pero nadie sabe dónde está, volviendo a mermarse (en Asturias la han quitado de 3º y es optativa en 4º). Y lo peor es que la intentan metérnosla de tapadillo como ley complementaria de la de "Economía Sostenible" (donde a la vista de lo visto cabe de todo, hasta La Sinde).
Al menos esta mañana lluviosa partimos temprano desde Mieres en tren hacia la capital, concienciados con todo (salud, transporte público, economía, educación, civismo...) para que nuestro alumnado disfrutase con esta obra tan conocida y versioneada (qué tiempos los de ELP ó Tomita), esta vez en la orquestación del gran Ravel, donde los cuadros que se iban proyectando mientras la música fluía, habían sido realizados por compañeros suyos de otros colegios e institutos asturianos. Realmente fue una exposición increíble con auténticas joyas (algunas pueden verse desde el propio blog de OSPA didácticos) y resultaron casi más protagonistas que los de Hartmann para Moussorgsky, incluso si se me apura plenamente inspiradores e inspirados.
Era la primera de las cuatro funciones previstas (a razón de dos diarias) que moverán miles de chavales con la música como nexo de unión y formación, esta vez con la pedagoga musical y actriz Ana Mª Hernández haciendo de maestra de ceremonias, perfectamente conocedora no ya de la obra sino de este público tan especial al que supo contar lo escuchado (tras un trabajo previo por parte del profesorado en sus aulas) e implicar, con un saber estar por parte de "esos locos bajitos" que espero no pierdan con la "cordura" que da el paso de los años.
La colaboración de la joven Fátima García (arriba en foto de la OSPA durante el ensayo del miércoles), estudiante de piano en el Conservatorio de Oviedo, sirvió para completar la visión de esta obra, al ejecutar sola ¡y muy bien! el original Promenade que abría el concierto, antes de la entrada de la orquesta, repitiéndolo en el penúltimo. Los músicos, en horario más de ensayo que actuación, cumplieron con creces en este primer pase madrugador, tanto en conjunto como en las distintas intervenciones solistas aplaudidas todas ellas al final de cada número, con una dirección del maestro de Hong-Kong (asistente de Dudamel en LA) clara, efectiva, de tempi correctos para poder saborear tanto el entramado armónico como la riqueza tímbrica de esta maravilla sinfónica. Le espero en el próximo de Abono porque esta primera impresión ha sido muy positiva.
El regreso al Insti más animado tras el bocata y el obligado recreo antes de la vuelta para la última clase del día, nuevamente en el aula. La verdad es que pese a la edad (eran de 2º y 4º de ESO), siguen siendo como niños sin el "como". Profe ¿cuándo hacemos otra excursión como la de hoy?

12 de marzo de 2011

Tres rusos desde Bilbao

Entrada original del día 12 de marzo de 2011 a las 22:30 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡con MIS FOTOS!:

Viernes 11 de marzo, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo: OSPA, Concierto de Abono nº 7. Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS), Emma Schmidt (piano), Günter Neuhold (director). Obras de Mussorgsky, Alfred Schnittke (1934-1998) y Tchaikovski.
Devolviendo la visita de nuestra OSPA llegaba a Asturias la casi centenaria orquesta bilbaína con su titular al frente -repitiendo en Oviedo- y un programa totalmente ruso de desigual impacto para una formación de un nivel supuestamente parejo, aunque resultase muy inferior, al de la asturiana, con una cuerda homogénea, buena percusión y un viento algo desafinado y falto de personalidad en las intervenciones solistas, aunque no empañase una actuación honesta pero muy ceñida en todas las obras a la partitura, y donde Neuhold tampoco pareció implicarse a fondo, buscando más lo aseado que lo personal, muy diferente del de hace un año al frente de nuestra OSPA.
El Preludio al Acto I de la "Khovanschina" (Mussorgsky) orquestado por Shostakovich die muestra de lo antes comentado, la formación al completo, a modo de presentación, sin llegar a transmitir en una obra, por otra parte, nada del otro mundo de no ser por la orquestación del otro gran ruso.
El Concierto para piano y cuerdas (1979) de Schnittke tuvo de solista a la profesora y pianista Emma Schmidt, compatriota de Neuhold, en una obra difícil de ejecutar y aún más de escuchar, que ni siquiera las notas al programa del colaborador de Scherzo Blas Matamoro ayudan a comprender en su complejidad: "la abuela nos ha dejado un baúl de retazos" dice por una parte, para añadir "Schnittke ha hecho de estos «despistes» una estética muy segura: componer una sonata que no sea sonata, una sinfonía que tampoco lo sea, etcétera. En rigor, si es que cabe el sustantivo, estamos ante una rapsodia...". Sucesión de números a partir de un piano donde el golpe de pedal y su resonancia en la caja forma parte de la sonoridad, atonalismo, mezclas de formas y géneros, recuerdos de jazz más allá de la improvisación, pasajes hermosos en una cuerda que resultó lo mejor de la obra tanto en los momentos homofónicos como en la tímbrica casi percusiva de otros, y con mucho peso de lo visual en un compositor de cine pero totalmente ausente donde cada uno pusimos nuestras imágenes y la solista imagino que las suyas. Le agradecimos la propina española de la Danza nº 2 "Oriental" de Granados, aunque desconozco qué edición utilizó y no alcanzando el nivel esperado de toda una profesora.
La Quinta de Tchaikovski tras la aún paladeada del jueves pasado, se quedó del todo plana en cada uno de los cuatro movimientos, versión honesta pero sin emoción tan siquiera en las intervenciones de los solistas. Faltó la redondez del clarinete en el inicio o el siempre agradecido sólo de trompa del Andante interpretado sin licenza alcuna. El maestro Neuhold optó por contrastes muy marcados de dinámicas y tempi en una interpretación demasiado "académica" para mi gusto, donde el Vals resultó demasiado "evidente" y el Allegro vivace del final (con conato de aplauso en el paso desde el Andante maestoso) mostró una cuerda poco precisa en cuanto a la claridad exigible. Con todo recibió el aplauso del público abonado, mucho del cual seguramento no pudo disfrutar con la versión de la Orchestre du Capitole du Toulouse, auténtica lección de música rusa.
Sobre la pregunta "¿Hay un hilo rojo que ata a estos tres rusos?" y ¿respuesta? de Blas Matamoro "Ciertamente hay más de uno. El lector, aunado con el atento escuchante, podrá identificarlos", en mi ignorancia sólo puedo comentar que además de ser tres músicos rusos con un color de hilo totalmente anecdótico en pleno siglo XXI, a la salida me faltó el murmullo de satisfacción habitual.
P. D.: Crítica de Diana Díaz en LNE del domingo 13.

11 de marzo de 2011

Calidad y calidez: una delicia monegasca

Entrada original del día 11 de marzo de 2011 a las 01:23 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y SIN FOTOS!:

Jueves 10 de marzo, 20:00 horas. Oviedo, "Conciertos del Auditorio". Orquesta Filarmónica de Montecarlo, Julia Fischer (violín), Daniel Müller-Schott (cello). Director: Neeme Järvi. Obras de Berlioz, Brahms, Gershwin y Ravel.
Cuando una formación orquestal tiene la historia de la monegasca, pone la carne de gallina todo lo que ello conlleva. Es la mejor embajadora musical del principado monegasco y la calidad que atesora está en otra galaxia, con unos músicos auténticos virtuosos en todas y cada una de sus secciones logrando un sonido impresionante, un empaste envidiable, unas dinámicas estratosféricas, y así hasta el infinito. Creo que el magisterio de Marec Janowski aún se nota. Si además ponemos al frente a una autoridad musical como el estonio (en vez del inicialmente previsto Yakov Kreizber) y en una gira española que finalizaba en Oviedo con paradas en Murcia, Madrid y Valladolid, presentando un programa heterogéneo pero brillante y conocido, el éxito está más que asegurado, siendo testigos de ello en la capital asturiana.
Para abrir boca El carnaval romano, Op. 9 de Berlioz con el poderío sonoro de este cuadro sinfónico compuesto por uno de los maestros de la orquestación, lleno de contrastes y sutilezas que acabarían siendo la seña de identidad de todo la velada desde una batuta contenida donde el gesto corporal era suficiente para matices, tempos y mínimas indicaciones que remarcaban el protagonismo del momento.
El Doble concierto de Brahms (Concierto para violín y orquesta en La m, Op. 102) trajo una pareja de solistas que se entendieron mejor que un matrimonio bien avenido, precisamente por esa polaridad masculino-femenina que presenta la obra como una música de amor (algo que refleja muy bien Joaquín Valdeón en las excelentes notas al programa): Müller-Schott que volvía a Oviedo con su Matteo Goffriller "Ex Saphiro" de 1.727, y Julia Fischer, perfectamente acoplados y magistralmente concertados por el maestro Järvi. Una auténtica lección de amor musical compartido, sonando tan acoplados que la fusión resultó única, desde el Allegro inicial pasando por ese Andante tan melódicamente brahmsiano lleno de sutilezas (las octavas me descubrieron sonoridades impensables) hasta el Vivace non troppo auténtica delicia sonora. Además la propina raveliana del Très vif realmente viva (segundo movimiento de la Sonata para violín y chelo de Ravel) vino a corroborar este idilio de cuerdas. Con esto parecíamos tener suficiente para una vez, pero con días así todo es mejorable.
El Gershwin de Un Americano en París sonó como nadie puede imaginarse, con unos tempi calmados, meditados, cálidos, los cambios perfectamente contrastados, con solistas de lujo y unos rubati que recrearon la obra pareciéndome nueva, como si de Un Francés en New York se tratase, pues la impresión causada fue auténticamente debussyana, pudiendo escuchar todas y cada una de las notas que esta maravilla del jazz llevado al sinfonismo esconde interpretada con sonoridades cálidas y nada estridentes. Del perfecto entendimiento entre músicos y podio daría para escribir una nueva lección de conducción maestra, "dando gas" a la masa orquestal pero sin excesos, sutilezas y delicatessen.
Y una orquesta como la monegasca que ha mamado la ópera y el ballet desde sus inicios, nos brindaría la Suite orquestal nº 2 de "Daphnis et Chloé" de Ravel, otro genio de la orquestación, con un ballet compuesto para los Ballets Russes de Diaghilev y estrenado nada menos que por Nijinsky y Karsavina, hoy reconvertidos para gozo de todos en "fragmentos sinfónicos" de auténtico lujo, con unos solistas increíbles, seguros, de una musicalidad que el estonio dejó fluir, destacando por el protagonismo la flautista Anne Maugue. Stravinski dijo de este ballet que era "una de las obras más bellas de la música francesa", y como se dice vulgarmente, resultó una gozada de bacanal carnavalesca cerrando el ciclo vital de grandes orquestadores programados para este jueves, donde las palabras de Valdeón que finalizan sus notas, me son válidas para todo lo escuchado y concertado: "siempre exquisito y sensible, de cálida sensualidad en lo musical, incuestionablemente grandioso... ".
La propina, con momentos donde el director marchó para dejar sola a una orquesta perfectamente "engrasada", el final de la Farandole de Bizet (pertenciente a la Suite de La Arlesiana) que nos dejó un insuperable sabor de boca. Conciertos así son difíciles de escuchar y éste quedará en mi "retina auditiva" durante mucho tiempo.
P. D. 1: Reseña casi crítica de Javier Neira en LNE del viernes 11.
P. D. 2: Críticas de Aurelio M. Seco en LVA y Joaquín Valdeón en LNE del sábado 12.
P. D. 3: Crónicas de la actuación en Valladolid y Murcia.

10 de marzo de 2011

Carmen en 3D desde el Covent Garden

Entrada original del día 10 de marzo de 2011 a las 02:13 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y SIN FOTOS! (los vídeos caso de suprimirse lo hace directamente YouTube©):


Miércoles 9 de marzo, 20:00 horas. Cinesa, Parque Principado, Siero (Asturias). Bizet: "Carmen en 3D" (precio con gafas: 20,50€). Asistencia: 4 personas.
Christine Rice (Carmen), Bryan Hymel (Don José), Maija Kovalevska (Micaela), Aris Argiris (Escamillo), Elena Xanthoudakis (Frasquita), Dawid Kimbers (Morales), Coro y Orquesta Royal Opera House "Covent Garden"; directora de escena: Francesca Zambello; director musical: Constantinos Carydis. Colaboración de la revista Ópera Actual.
Comprendo que un miércoles de ceniza, laborable y tras el carnaval haya poca gente en el cine, y menos para la ópera (incluso por el precio), pero que estuviésemos ¡solamente dos parejas! me extrañó muchísimo.
Para mí ha sido una grata experiencia la producción grabada en vivo en el coliseo londinense con esta técnica llamada a triunfar incluso a nivel doméstico sin mucho tardar, y con una producción "clásica" en vestuario (clichés hispanos incluidos) y decorados geométricos pero capaces de hacernos comprender la salida de la Real Fábrica de Tabacos, Sierra Morena o la "Puerta del Príncipe" de la Maestranza. De hecho dejo aquí un par de vídeos (de los que circulan por Internet) para compartir.
El reparto resultó plenamente equilibrado, difícil en estos tiempos, no ya en los personajes principales sino en los mal llamados secundarios (Mercedes, Zúñiga, Remendado, Dancaïre, Lillas Pastia), lo que unido a la ambientación y puesta en escena consiguen ese espectáculo total que es la ópera, sin nombres rutilantes pero logrando un resultado mucho más que digno. Del "cuarteto principal", voces jóvenes que están comenzando a destacar, para mis siempre personales gustos los pongo en orden de preferencia con links a otros roles:
  1. Don José, convincente, de timbre perfecto para el personaje y sin aspavientos.
  2. Carmen auténtica, sensual y carnal en lo escénico pero también en lo vocal, aunque comedida comparándola con otras "gitanas" más famosas.
  3. Escamillo llenando en sus apariciones aunque no diese muy bien la imagen de torero (independientemente del vestuario).
  4. Finalmente una Micaela demasiado "aniñada", contenida en todos los sentidos y de voz aún en formación sin estridencias en los agudos. Evidentemente soy conocedor de las maravillas que los técnicos de sonido pueden hacer en cuanto a equilibrar lo que tal vez en directo sonase totalmente distinto, pero mantengo el orden de gustos por la impresión sonora.
Los coros, incluyendo el de niños, de enorme calidad no ya musical sino escénica soportando a la perfección los primeros planos tridimensionales.
Fialmente la orquesta muy bien incluso de intensidades (aunque repita lo ya apuntado del técnico de sonido) y una dirección musical que apostó por tempi reposados que permitieron saborear cada número, logrando en algún aria casi la excelencia.

Seguiremos apostando por retransmisiones grabadas o en vivo como las que está haciendo el MET. Tras los excesos carnavalescos retomamos la actividad musical ovetense jueves y viernes, que contaremos como siempre desde aquí.