31 de marzo de 2012

Viernes de Dolor musical

Viernes 30 de marzo, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo. Concierto extraordinario de Semana Santa. OSPA, Coro de la Fundación Príncipe de Asturias (maestro de coro: José Esteban García Miranda), Nuria Rial (soprano), Marifé Nogales (mezzo), Albert Casals (tenor), David Menéndez (barítono). Director: Howard Griffiths. Obras de Händel y Mozart.
Puede que el 29-M me haya dejado tocado musicalmente, que el listón esté tan alto o bien la costumbre ancestral de escuchar La Pasión Según San Mateo de mi dios Bach en estas fechas, pero este concierto se me hizo realmente como reza la entrada (o nada más salir comentado en el teléfono): "Demasiadas coronas" y no precisamente danesas.
Con la orquesta recortada por y para el programa que ya hicieron el día de la huelga en Gijón, realmente fue el coro que dirige mi querido Pepu el verdadero protagonista, metiéndose como se dice en Asturias una "xatada" de muy señor mío, con desiguales resultados a pesar del enorme trabajo previo tanto con él como con el maestro Griffiths que tan buen sabor de boca me dejó en su anterior visita al podio de la OSPA (el comentario del 6 de noviembre de 2009 es uno de los censurados y enviados a la papelera que espero recuperar). De ella logró un buen "sonido barroco" incluso en la disposición, con un órgano perfecto en manos de Olga Semouchina, aunque acabe soñando con los timbales de Mr. Prentice, y el trío de trompetas (hoy reforzado por Iván Rodríguez) que estuvo perfecto a pesar de una dirección algo cansina para mi gusto.
Las Antífonas de la coronación ("Coronation Anthem"), HWV 258-261 de Händel resultaron demasiado "largas" y más navideñas que cuaresmales, una sucesión de obras con el oficio del ya nacionalizado Haendel para la corte británica que parecen variaciones o ejercicios sinfónico-corales sobre el "Aleluya". Las cuatro antífonas o himnos no están pensados para ejecutarse todos juntos, perdiendo parte del sentido a pesar del orden establecido por el director inglés:
Buen arranque sin espectacularidades con Zadok the Priest, HWV 258, coro seguro en las entradas, voces que "corrían" perfectas en los largos melismas, afinados, fugas perfectas pero nuevamente descompensadas en la cuerda de los graves. Tal vez medio coro (ya no pido The Sixteen) hubiese sido suficiente. Continuó un estupendo Let thy hand be Strengthened, HWV 261, orquesta y coro bien llevados por el maestro Griffiths atento al fraseo, y en tercer lugar The King shall rejoice, HWV 259 que a la vista de los aplausos del respetable quería haber finalizado tras tanto "aleluya" anterior, aunque todavía faltaba el My heart is Inditing HWV 260 que hubiese resultado una perla cultivada de no tener todo el collar.
Menos mal que Mozart siempre alegra el oído aunque la Misa en DO M., K. 317 "Coronación" no sea una de las obras cumbres globalmente aunque a los genios les perdonamos todo. Nuestro coro la tiene hace tiempo en el repertorio, lo que se nota por la seguridad en su ejecución, y el cuarteto vocal estuvo aseado, destacando mi querido David Menéndez más allá de localismos que hace tiempo superamos, y sobre todo los catalanes Nuria Rial que nos brindó la joya del Agnus Dei, y Albert Casals siempre seguro, de color vocal perfectamente adecuado al papel, siendo la "pata coja" una Marifé Nogales que apenas pudimos escucharla al faltar más proyección y registro grave corto de volumen, aunque me conste que en escena mejora. Una pena porque al menos hubiese quedado todo más equilibrado, con la media orquesta sin las violas en un concierto donde el programa no ayudó a disfrutar más. Supongo que la crisis obliga a conciertos como el de este Viernes de dDlor...
.

30 de marzo de 2012

Dudamel siempre es mucho

Jueves 29 de marzo, 20:00 horas. Oviedo, Conciertos del Auditorio. Göteborgs Symfoniker, Gustavo Dudamel (director). Obras de R. Strauss y Haydn.
Sin reponerme todavía del impacto humano además del musical que supuso la tercera visita a Oviedo de esta figura mundial que es Dudamel, se me hace difícil contar todas las sensaciones que fueron muchas e intensas.
Con la Huelga General amenazando el concierto más esperado de la temporada, abriendo la Sala Polivalente como en las grandes ocasiones, el ambiente desde las siete de la tarde en los alrededores presagiaba el acontecimiento musical del año capaz de despejar miedos y dudas. La orquesta sueca pondría el listón tan alto que no creo se supere, y eso que los franceses me dejaron boquiabierto.
El programa volvería a demostrar a los incrédulos -aún los hay- que el director de Barquisimeto contagia su vitalidad desde Los Ángeles hasta los países nórdicos de nuestra Europa, y su visión musical es la de su tiempo, el siglo XXI, con un repertorio en la cabeza (¡qué memoria tiene!) capaz de afrontar todo el Mahler sinfónico en dos meses y dar el salto a Europa para dejarnos no ya al coetáneo del bohemio sino un clasicismo tan vital y claro como romántica la Séptima de Beethoven en su primera visita asturiana en 2008 con "La Bolívar", sin olvidar la esperada Resurrección de los Premios Príncipe de Asturias que colmó todas mis expectativas de convertirme casi en su apóstol. El refrán dice que "no hay dos sin tres" y pidió una espicha con sidra en el mismo "llagar" de entonces que recordaba con todo detalle (me consta que Magda Nieves también), pues tiene para todo la misma facilidad y capacidad. Emocionante estrechar su mano al final del concierto y lástima no tener tiempo para contarle la historia de la foto que me firmó, realizada por mi querido Osvaldo Burgos en 2009 a quien precisamente Gustavo Dudamel cruzó y unió nuestras vidas, llegando a compartir su debut en Los Ángeles por internet a ambos lados del Atlántico con el Mahler del máximo exponente y embajador mundial de "El Sistema" desde la Costa Pacífica. Todos queríamos saludarle, felicitarle por un concierto inolvidable, atendiéndonos con la amabilidad y grandeza de los genios que en la distancia corta son sencillos, humanos y asequibles sin perder nunca el habitual gesto humilde, escondido para los aplausos siempre dedicados a sus músicos, imantados por esa grandeza de espíritu, capaz de girarlos para devolver gratitud al público que les escuchó de espaldas. Son los detalles que alegran la vida de esa legión de seguidores de Dudamel, fieles como él lo es a sus orígenes.
De la música escribirán mucho plumas expertas a lo largo de esta gira que arrancó en Lisboa, siguió por La Coruña, "parada y fonda" en Oviedo, para continuar en Murcia y Madrid cerrando este intenso mes de marzo. Vitalidad con la maestría de quien respira arte por todas partes.
Don Ricardo Strauss escoltaría a Papá Haydn, y cada obra nos elevaría más y más. El Don Juan, Op. 20 era el perfecto arranque del concierto, una orquesta potente, equilibrada, con una cuerda sobrecojedora e impactante, unos solistas de primera, sin olvidar al concertino Per Enoksson capaz de conquistar al oboe delicado de Mårten Larsson cual "Donna Anna" y la trompa femenina de Lisa Ford "Zerlina", rememorando al Mozart que Strauss tanto amaba y dirigió en la Viena dorada de finales del XIX donde Mahler también tendría su lugar aunque sin haber llegado su tiempo. Magisterio instrumental de la partitura, contraste y "equilibrio entre gravedad y ligereza" que apunta Manuel González Cuervo en las notas al programa, escultura del Comendador tallada en mármol para ir rodeándola y descubrir con Dudamel aristas y brillos, rugosidades y claroscuros hechos música.
La Sinfonía nº 103 "Redoble de timbal" en MIb M., Hob. 1/103 de Haydn mantuvo el espíritu vienés con un enfoque detallado, minucioso, búsqueda de colores y timbres desde el primer redoble en timbales de cobre usados para acallar toses (¡y lo logró!) y nuevamente una cuerda indescriptiblemente bella del Adagio - Allegro con spirito que el director venezolano talló más que con cinzel puliendo cada centímetro, paso al vivo sin gestos grandilocuentes que parecen diluirse poco a poco pero consiguiendo igualmente contagiar su ideal interpretativo a una orquesta sueca de alabastro en el Andante più tosto allegretto, con dinámicas increíbles en todas las secciones, como seda para el Menuet pero broncínea en el Finale: Allegro con spirito. Claridad en todas y cada una de las familias orquestas, notas como perlas para una obra que no debe faltar en el repertorio de toda orquesta y director volviendo con esta frescura que limpia pulmones y oídos entre la opulencia romántica, magisterio, sobriedad y poso en una batuta que con 31 años es capaz de afrontar sin complejos al padre de la sinfonía. Como bien escribe María Sanhuesa en las notas al programa para esta obra, "Haydn se inspiraba en unas tierras para triunfar en otras", pudiendo hacerlo extensivo al barquisimetano.
Y para la segunda parte un nuevo bloque para tallar por el escultor Dudamel, piedra angular el Also sprach Zarathustra, Op. 30 con cambio de concertino (Sara Trobäck Hesselink) pero nuevo derroche de calidad en toda la orquesta, incluyendo un órgano "sintetizado" que no quitó un ápice de consistencia tímbrica al conjunto desde el cinematográfico prólogo con unos metales empastados y potentes de afinación perfecta y buen gusto interpretativo, sabedores de la exigencia por el detalle del director venezolano. Contrastes totales llenos de detalles, escultura sonora que iba tomando forma, asistiendo al trabajo en directo de moldear sonidos uno a uno. Si el tema de Nietzsche es el combate entre afirmación y negación, triunfó la primera a lo largo de los seis capítulos siguientes tan sólo rotos antes del último suspiro por el sabidillo de turno que rompió la magia al precipitarse con un bravo no por merecido totalmente fuera de lugar sin esperar la bajada de brazos ni saborear el aire perfumado del acorde final, como un puñetazo tras el éxtasis de todo este enorme poema sinfónico que la orquesta sueca desgranó a la perfección magistralmente conducida por un Dudamel General con mando en plaza. Volví a entusiasmarme con la cuerda y la calidad global de esta formación en todas y cada una de sus secciones (reconozco la fama que la precede y que las grabaciones que tengo apuntaban), enamorado de la concertino (¡qué Das Tanzlied nos brindó!) y de unos solistas seguros, atentos al discurrir musical que Don Gustavo contagia, irradiando confianza en cada nota y alcanzando unas cotas interpretativas en todo lo que dirige creo que inalcanzables. Tardaremos en olvidarlo y le pedí que vuelva pronto a Asturias, convencido apóstol de su palabra hecha música.
No conté las veces que tuvo que saludar el maestro venezolano, siempre entre sus músicos, y la propina no se hizo esperar: el "Intermezzo" de Cavalleria Rusticana (Mascagni) sonó a gloria, nuevo derroche de musicalidad y maestría que incluso algún vecino de localidad no reconoció pese a la cercanía en la memoria musical -también de regalo- el día de Midori con la OvFi y Conti. Creo que la cuerda sueca quedará grabada en el subconsciente de los melómanos asturianos y el gesto contenido de Dudamel sacando tanta música de ellos un nuevo escalón para una carrera que todos esperamos sea larga para poder asombrarnos en cada concierto suyo.
Gracias Dudamel.
P. D. La prensa asturiana recoge el evento: Aurelio M. Seco en LVA, Ramón G. Avello en El Comercio, y Javier Neira en LNE, comentando el "tortuoso viaje" hasta el Auditorio.

24 de marzo de 2012

Milanov pintor sinfónico

Viernes 23 de marzo, 20:00 horas. OSPA, Concierto de Abono nº 8: Albena Danailova (violín), Rossen Milanov (director). Obras de Rachmaninov, Bartók y Mussorgsky - Ravel.
La apuesta del director búlgaro como titular de nuestra OSPA se reafirma cada vez y ya es realidad antes incluso de su toma de posesión para la próxima temporada. Este nuevo concierto de abono conectaba el programa directamente con la pintura, como el propio Milanov comenta en la entrevista para OSPA TV y las notas al programa de mi admirada María Sanhuesa Fonseca también reflejan.
El poema sinfónico La isla de los muertos, Op. 29 (Rachmaninov) nos puede remontar no ya al cuadro de Böcklin o la fotografía en blanco y negro con la que el compositor ruso se inspiró -en mi caso la evocación es al San Michele veneciano- sino a todo un catálogo sonoro de intensidades y colores instrumentales que Milanov pinta como nadie, tras lo escuchado en sus anteriores conciertos, y es que más allá del algo manido "Dies Irae" que últimamente parece perseguirnos, el (post)romanticismo y omnipresente tema de la muerte que lleva a Rachmaninov por unos derroteros orquestales llenos de vericuetos y turbulencias sonoras que la sinfónica asturiana pintó con claridad bien delineada por Mister Rossen en una obra maestra de la producción sinfónica, precisamente por la personalidad angustiada del compositor, que la terminará en Dresde hace más de cien años, pero totalmente vigente aunque no muy escuchada. Todas las secciones estuvieron bien desde el arranque en el registro grave de la cuerda, viento y arpa para la evocación de los remos de la barca de Caronte cruzando la laguna Estigia, los colores lúgubres que se tornan brillantes, suaves y apacibles en el Tranquillo central (qué bien el clarinete de Andreas), o ese "órgano de metales" del citado Dies Irae siempre arropado por una cuerda poderosa que logra resaltar el color del resto. Volverían los remos al final sin ápice de mareos tras la marejada tímbrica y toda una paleta dinámica impecable, saboreando la delicada complejidad de esta joya colorista salida del gran Sergei.
Continuando con obras poco escuchadas llegó el Concierto para violín nº 1 Sz. 36 (Bartók) con la extraordinaria violinista búlgara Albena Danailova que afrontaba por primera vez esta obra, como confiesa en su entrevista para el canal televisivo que la OSPA tiene en Internet. Aceptada la invitación de su compatriota, lo que siempre es de agradecer ante una agenda tan repleta como concertino de la Filarmónica de Viena, su interpretación resultó una auténtica delicia desde su inicio sola, continuando los primeros y segundos violines en perfecta fusión cordal, bien concertada por su paisano y entrega total en esta declaración de amor del húngaro hacia la violinista Stefi Geyer, precisamente con una mujer que nos devolvería esta nueva joya -no tan famosa como el segundo-, pero llena en sus dos movimientos de amor hecho música, diría que Romeo y Julieta concertístico sin programa previo, aunque contrastado entre el Andante Sostenuto y el Allegro giocoso que dejó la puerta abierta a un final distinto del real para esta relación imposible. Maravilloso sonido el de la búlgara, delicadeza y desgarro cuando así lo pedía la partitura, escuchando a la orquesta igualmente entregada, plena, todos atentos y pendientes de un desenlace no por conocido igual de arrebatador, nuevas pinceladas de color para la batuta de Milanov y el lienzo sonoro de la OSPA. Aún no han tocado techo y cada concierto supone otro reto, más cuando los solistas aportan tanta calidad como Danailova, haciendo disfrutar a todos.
La segunda parte no dejaba dudas: Cuadros de una exposición en la impresionante orquestación que Ravel hizo de la pianística obra de Mussorgski. El inicial "paseo" tranquilo aventuraba un recorrido sonoro con detenimiento, lejos de esas visitas a galerías o muestras pictóricas donde el público apenas se para como conformándose sólo en haberla visitado. Milanov es el guía perfecto para apreciar todos y cada uno de los detalles que estos diez cuadros esconden, dando vida a cada intervención de los "principales" (titulares o invitados) sin agobios, perfectos, conduciendo a toda la formación por nuevas sendas sonoras, dando lustre a notas otrora oscurecidas y ahora brillantes sin perder la visión de conjunto. Ni siquiera la cascada de metales pudo con una cuerda que de ser más numerosa todavía hubiese dado más empaque a la versión del búlgaro. Cada intervención solista dejó su sello desde la trompeta inicial de Maarten (siempre impecable) hasta El viejo castillo en el saxo alto de Antonio Cánovas Moreno o el Bydlo, esta vez no en tuba sino al bombardino de Christian Brandhofer -que alternó con el trombón- por citar a dos poco habituales, aunque los "Cuadros" nos recordaron la excelencia de todos ellos, sin olvidar unos cascarones realmente únicos (también podemos presumir de percusionistas), una Baba-Yaga bien asentada y esa Puerta de Kiev abierta para un futuro realmente prometedor en manos de Milanov, artífice de los nuevos colores orquestales y la ilusión que transmite, la misma que ha hecho volver al blog los cuadros de mi amigo pintor Jorge Senabre: Música y pintura.
.

21 de marzo de 2012

Perdón pero aún quedan 52 borradores...

Sigo sin saber la causa de la amenaza de cierre, aunque ya avisé que curándome en salud comencé mudanza a
donde de momento sigo duplicando las entradas que realizo aquí en este, desde un 26 de septiembre de 2008 ¡que ya llovió!.
Amigos y seguidores del blog me han hecho llegar su apoyo así como las posibles razones del dichoso escrito amenazador, apuntando que siempre hay indeseables que por razones ocultas (?) les gusta incordiar en estas bitácoras, básicamente pinchando en "Informar sobre mal uso", pero ¡tantas veces! (148 me enviaron a borradores). En parte explica el número de visitas que tiene este blog aunque sólo sea para incordiar... pero sigo pensando que se equivocaron de lugar (site o página) pues todo lo que aquí figura es personal y casi diría intransferible, siempre desde el respeto y el placer de compartirlo todo incluso con quienes no están de acuerdo. La mayoría de fotos son mías o escaneadas de programas, así como otras enlazadas (linkeadas) y hasta indicando la procedencia. Con los vídeos pasa otro tanto y en caso de incumplir la legalidad directamente aparecería el mensaje de que se ha retirado. Y los textos que no son míos tengo siempre la buena costumbre de entrecomillarlos en cursiva y de este color... así como citar su autoría y procedencia ¡faltaría más!.
Puedo presumir de publicar TODOS LOS COMENTARIOS independientemente del contenido o la cobardía de esconderse como "Anónimo", pues personalmente nunca me he ocultado y las buenas formas espero no perderlas nunca.
Si las entradas enviadas a borradores las iba recuperando, después desaparecieron del blog y como por arte de magia (pues Blogger© no me ha comunicado nada hasta la fecha), vuelven a aparecer. Esta vez hasta me estoy pegando la paliza de hacer copias, impensable porque cada entrada es fruto del momento y sin intentar perpetuar nada, pero al releerlas reconozco que son trocitos de mi vida compartidos con todos vosotros.
Aún me quedan por "rescatar" 52 borradores, y pido DISCULPAS por estos aluviones del pasado reciente, pero como decía aquel actor argentino, Joe Rígoli con el personaje de Felipito Takatún
"YO SIGO"
Reproduzco a continuación el mensaje que encabeza cada apertura de mi cuenta en Blogger:

Hemos recibido una reclamación de la DMCA sobre uno o varios de tus blogs. Te hemos enviado correos electrónicos con los detalles y hemos restablecido el estado de todas las entradas afectadas a "Borrador" (puedes encontrarlas seleccionando "Borradores" en la página "Editar entradas" de cada blog afectado). También tienes la opción de volver a publicar las entradas si eliminas el contenido o los enlaces que no cumplen las condiciones. Si crees que tienes derecho a publicar este contenido, puedes enviarnos una contrademanda. Para obtener información sobre nuestra política de DMCA, haz clic aquí. Gracias por tu colaboración.
Lo ya apuntado, una contrademanda por cada una de las 148 entradas...

La timba latina de Latin-va

Entrada original del día 6 de febrero de 2009 a las 23:45 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y CON MI FOTO y MI VIDEO!:
  Foto de Pablo (Sony-Ericsson k800i)
Ciclo de Jazz Cajastur o más bien CaJazztur para jugar con las palabras que me gusta como al grupo que nos visitó hoy en Mieres, Latin-va que realmente montaron una timba de buen jazz latino con temas y arreglos propios a cargo del pianista Samuel Rodríguez (también en otras formaciones como Rosaleda Jazz Quartet o la Big Band del Conservatorio de Oviedo) que no oculta sus fuentes: Michel Camilo, Chick Corea, Tito Puente, Dizzy Gillespie... La percusión plenamente cubana (de Santa Clara) con el cambo de Sergio García por Leonel Duarte (normalmente batería con Rosaleda Jazz Quartet) es evidentemente el "motor" de la formación y el maestro Rodríguez el cerebro, con un bajo eléctrico potente y seguro (Antón Fernández Ceballos, nominado a los Premios AMAS, también en el grupo Delagua en misma onda) y el cantante brasileño afincado en Oviedo, Vaudí) y el trío de viento con David López (trompeta) en "plan Arturo Sandoval", Tino Cuesta (saxo, también en "todos los saraos astures") muy "ceñido al papel" aunque con pinceladas improvisatorias que nos dieron buena impresión, y Alfonso Vega (clarinete y también con larga trayetoria e igualmente nominado a los Premios AMAS) muy empastado en un trío de viento "poco habitual" -saxo, clarinete, trompeta- pero que le daba un color "dixie" a sus solos realmente original en ese ambiente latino, siempre buscando mezclas "con sabor". La banda (en el buen sentido) nos deleitó más de una hora a un público variopinto (de todas las edades y no muy habituado a escuchar jazz en Mieres) pero muy agradecido y que llenó casi las tres cuartas partes del aforo del salón de actos mierense. Como suelo apuntar en otras actividades "culturales" de las entidades financieras, al menos los intereses los disfrutamos...
Aquí os dejo el vídeo rodado con el móvil (importa más la música que la calidad de imagen) con el tema Memories de Paquito d'Rivera
VIDEO CENSURADO
Y el enlace a otro tema de hoy donde "la timba latina de Latin-va" (aquí otra actuación con mejor imagen y sonido) la liaron y bien. Sólo me "quejo" de no poder estar fumando un cigarrito y bebiendo una cerveza mientras los escuchaba en un sitio "más normal para el jazz" que sentado en una cómoda butaca, aunque afuera nevaba y realmente se agradecía el calor (no del amor en un bar).

Liliana Castañón, campeona de tonada de autor


Entrada original del día 5 de febrero de 2009 a las 19:54 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). No hay links ni fotos de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba:

Por gentileza de mi amigo Michel (que también lo ha puesto en su blog Manzanas del paraíso) aquí está la campeona del XII Concurso Cuenca del Caudal, Liliana Castañón, en la modalidad tonada de autor en la final del día 31 de enero celebrada en la Casa de Cultura "Teodoro Cuesta" de Mieres, vídeo de la retransmisión en directo por la Televisión del Principado de Asturias (TPA). El tema se titula Baxa camín de la mar (Baja camino de la mar), letra y música de Xaime Arias, un pedazo de músico de jazz pero también buscando "nuevos caminos" en la música asturiana, y que también la acompaña al piano. Quiero insistir que éste es el futuro de la tonada, nuevos textos, nuevas melodías, nuevas voces (que beben de las de siempre con el toque joven), y nuevos acompañamientos... totalmente exportable e internacional, y lo sé porque me están llegando mensajes de que gusta por el mundo (curiosamente más que en casa).
Del concierto de hoy con la Sinfónica SWR de Baden-Baden (y Friburgo), bien-bien Mahler-Mahler (y Bruckner), escribiremos algo mañana (ya es viernes a estas horas), que tengo que madrugar y dejar algo "distinto" en otra entrada (o post, que dicen para "enseñar al que no sabe"). Como me comentaba al salir del Auditorio un colega de profesión al que cito habitualmente, le doy a" todos los palos", y claro, Pablo, la música en Siana aunque sea la llamada "clásica" quien más me ocupa y llena, no quiero olvidarme de más música. Así en CajAstur, viernes 6, 8 de la tarde, escucharemos un poco de Jazz, "Latín-va", La timba, latín va... y viene (incluso bien-eh?), y de paso contaremos cómo fue.

Coletazos de la ópera de Oviedo y siguen mal los vídeos


Entrada original del día 1 de febrero de 2009 a las 17:43 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y CON FOTOS!:

 
Ando mosqueado estos días porque no me funciona como debe YouTube® ni otros enlaces y da problemas en los navegadores que utilizo (Safari© y Firefox©), y además apurado con la actuación que tuve ayer en el Concurso de Tonada Cuenca del Caudal (comentado por mi amigo Michel en su blog "Manzanas en el paraiso") donde tuve el placer de acompañar al piano a mi amiga Jesusa Fernández Álvarez, conocida como la gran Chucha de Nembra. (en este enlace debería ir a YouTube® para escucharla, aunque no me funcionan a mí). Aproveché para saludar a muchos conocidos, y cómo no, a Diamantina Rodríguez con la que realicé mi primera incursión en la música asturiana con piano, hoy "catedrática de toná" y a quien le tributó su particular homenaje otra gran cantante 30 años después como es Anabel Santiago, quien recreó aquella "primicia de finales de los 70s" que fue A las madres de los mineros, grabado en 1979 por Dial (reeditado en 2004 en CD) pero publicado originalmente en 1981 por el sello Doblón con producción de Carlos Eusebio.
Siguiendo con otro tipo de música cantada (aunque Música sólo haya una), en este caso la ópera, ya están cerrando títulos e intérpretes para la próxima LXII temporada de Ópera en Oviedo, que abarcará del Barroco al siglo XXI y que los dirigentes "apuestan por voces consagradas" como las de Ángeles Blancas, Juan Pons y Carlos Álvarez -dudo que esté repuesto de sus graves dolencias- junto a otras "promesas" donde no aparece como preveíamos Beatriz Díaz (más bien me recuerdan "las de siempre"), donde habrá producciones propias de Oviedo como de otras compañías, y "puestas en escena" que esperan el ¿placet de la primera función?. Aún nos queda esperar. Aquí dejo los títulos y cantantes previstos (y enlace al foro que ya "echa humo"):
  • Osvaldo Golijov: Ainadamar, proyecto del compositor argentino (del que escribí una entrada en el blog a propósito del avance de temporada) y que todavía no está cerrado, a la espera que cuaje junto a otros grandes festivales nacionales y que, aviso sin querer ser adivino, tendrá "luces y sombras" en especial para los "amigos del zapateado".
Entre las batutas tenemos al director de orquesta ovetense -ganador del concurso Donatella Flick en el 2000- Pablo González Bernardo (triunfando y trabajando no sólo con la OSPA o la JONDE sino últimamente por la vecina Galicia con las orquestas Real Philarmonia y Sinfónica de Galicia el próximo día 23 de febrero) para Mozart, más la vuelta de Friedrich Haider, titular de la Oviedo Filarmonía para Puccini, Sachio Fujioka para Strauss, Andrea Marcon como buen especialista para Händel, Daniele Callegari para Verdi y Corrado Rovaris (que dirigió a Juan Pons en La Traviata de 2007) para Golijov.
Si realmente importan las voces, incluso antes que las obras, por qué tanto pataleo por las puestas en escena que incluso imputan a los bandos conocidos de (casi) todos los aficionados, y claro, sólo(?) en la primera función.
Aunque de vez en cuando me acuerdo de Avilés (tercera ciudad asturiana a la que me unen tantos vínculos), hoy quiero reflejar su apuesta por el programa "Música en escena" y las representaciones del Teatro Palacio Valdés, con una Jenufa de Janacek, a cargo de la compañía estable de la Ópera de Cámara de Varsovia en gira con la Sinfonietta de Varsovia bajo la dirección del boliviano Rubén Silva, que parece haber triunfado, tal y como informan en LNE Diana Díaz y Ramón Avello en El Comercio, curiosamente apostando casi por la "no escena"(por lo sobria) y centrándose como dice el "gijonés" en el talento y no en los medios. Aquí va el elenco: Marta Wylomanska (el repertorio que lleva cantado da muestra de su trabajo), Gabriela Silva, Krzysztof Machowski, Mateusz Zajdel y Andrzej Klimczak (todos en los repartos habituales de la Warsaw Chamber Opera).
Lo dicho, que los gestores apuesten por "repartos dignos y aseados" antes que por "voces de pata negra" en óperas que luego quedan "cojas" por el desequilibrio con el resto. Y que la escena no se convierta en la protagonista olvidando la música, porque no es cuestión de "hablar de ópera" sino de "escuchar ópera". Y el que quiera más, que las vea en DVD (o en vídeo, que todavía quedan). Claro, si tienen dinero (sé que muchos sí), incluso pueden viajar por el mundo siguiendo a las grandes figuras, pero es que Oviedo (aunque nos lo quieran vender como una especie de Viena o Paris en lo musical) no está en las rutas operísticas de los tour operators especializados.
P.D. No perderse este enlace a la entrevista a Alberto Zeda del 13/08/2005 en EL PAÍS: el titular dice mucho: "Es necesario complementar el teatro con la musicología".

Premio para Beatriz Díaz

Entrada original del día 28 de enero de 2009 a las 23:32 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). No hay links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡SIN UNA FOTO NI EL VÍDEO de YouTube!:
FOTO CENSURADA (era de La Voz de Asturias)
Beatriz Díaz recibe mañana el premio Camerino 22 ( La Voz de Asturias - 28/01/2009).
Y es que la allerana parece por fin "ser profeta en su tierra" al poco tiempo de reconocerse su "prometedora carrera" por álguien que entiende de ópera como Riccardo Muti, si bien debo decir que la Asociación Camerino 22 (que toma el nombre del que ocupaban los fundadores de este grupo, las voces graves del primigenio Coro de la Ópera, el Coro de la Asociación de Amigos de la Ópera en el Teatro Campoamor donde se reunían antes de que les obligasen a "emigrar" al Yuppi) siempre ha ido por derroteros distintos a los gestores y "figurantes de primera función" de la ópera ovetense. Y las voces asturianas también pueden triunfar "en casa". Todavía quedan aficionados de verdad, menos mal.

Beatriz Díaz, Gijón jun'07. Foto C.C.
Escuchémosla gracias a El Cerandero, en el Aria de Teresa procedente de la Zarzuela La Carrera de América compuesta y dirigida por Rubén Díez con textos del historiador Juan Carlos De La Madrid, en grabación del aria interpretada por "nuestra soprano" Beatriz Díaz y la Orquesta Sabugo Filarmonía Avilés el 21 de diciembre de 2007 bajo la dirección del propio Rubén Díez.
La Carrera de América fue estrenada el 31 de marzo de 2007 en el Teatro Palacio Valdés de Avilés, con la dirección musical de Rubén Díez e interpretada por Beatriz Díaz, Enrique Sánchez-Ramos, Yolanda Secades, Patricia Martínez y Andrés Presumido entre otros, con dirección escénica de Raúl Vázquez.
VÍDEO CENSURADO

Llega más Música con la Navidad

Entrada original del día 17 de diciembre de 2008 a las 22:11 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). NO HAY links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y CON MIS FOTOS!:
 
En estas fechas abundan los conciertos navideños pero con la misma mala costumbre de hacer coincidir varios en la misma ciudad el mismo día. Así hoy actuó:
  1. La "Coral Polifónica de Asturias Cruz de la Victoria" y la Orquesta de Cámara del CONSMUPA bajo la dirección de Fernando Agüeria en la Iglesia Santa María la Real de la Corte, con el Oratorio de Navidad BWV 248 de J. S. Bach, y la Missa Brevis en Do K. 259 de Mozart, actuando como solistas cantantes "de la tierra" entre los que cabe citar a mis amigos el tenor Faustino Reguero Santimoteo (nieto de Vicente Santimoteo Maderuelo, mi antiguo profesor de "Armonía y Formas Musicales" en mis años del antiguo Conservatorio de la ovetense calle Rosal, quien además de compositor y músico militar dirigió a la "madre" de la OSPA, aquélla Orquesta de Cámara de Asturias "Muñiz Toca") que sustituyó a última hora al programado Miguel Bernal, y la contralto Rosa Sarmiento, ambos componentes del Coro de la Fundación Príncipe de Asturias y ex-alumnos de Mª Dolores S. Tamargo, a quienes tuve el placer de acompañar en sus estudios de canto en la fenecida Academia de Música "Real Musical" de Oviedo.
  2. Concierto "En torno al Barbero" o "Alrededor de... Rossini", en el Auditorio, organizado por la Fundación Ópera, y complemento a la Temporada de Ópera.
  3. Concierto de la Filarmónica de Oviedo con La bella molinera de Schubert en versión de Jaume Torrent (guitarrista y compositor) y José Ferrero (tenor que ya está teniendo sus éxitos).
  4. Cajastur dentro de su Agenda Cultural el concierto de la banda Uiscedwr en su Centro Social de Oviedo.
  5. El Joven Coro de la Fundación Príncipe de Asturias que lo hizo en el Hospital Materno Infantil de Oviedo.
Y no quiero dejar de reseñar en los periódicos regionales:
a) Las críticas a El Barbero de Rossini en la ópera de Oviedo, donde como suele pasar, algunos se quedan con la pateada dirección de escena aunque otros al menos comentan la parte musical. b) La del Coro Universitario de Oviedo con el GIMM (Grupo de Intervención Musical de Magistralia) bajo la batuta de Joaquín Valdeón en la Catedral, que cantaron entre otras obras un Gloria de Vivaldi que supo a eso.
c) El IX Festival de Música Antigua "Eloy Zapico" en Langreo (Asturias), una sorpresa que este tipo de festival lleve años manteniéndose con obras e intérpretes dignos de grandes ciudades. Mi enhorabuena a los organizadores, los hermanos Zapico (Forma Antiqva).
Para finalizar, un avance de lo que nos queda (entre lo mucho que hay) esta semana con mucho Pablo "mandando":
Y el resto del año, ya se sabe... Pero aprovechando estos días,
FELICES FIESTAS A TODOS los visitantes del Blog.

Concierto solidario sin crisis

Entrada original del día 12 de diciembre de 2008 a las 00:55 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). No hay links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), así que la dejo como estaba ¡y CON EL LOGO!:
 
Jueves 11 de diciembre de 2008, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo, Concierto a beneficio de Manos Unidas en su "Campaña contra el hambre", un concierto con los coros de la Fundación Príncipe de Asturias. Para mí un concierto de amigos porque conozco a los directores y a la mayoría de coristas, y aunque realmente el evento merecía mayor asistencia y educación (lo de los móviles y las toses ya es de Juzgado de Guardia), no podía faltar a escuchar mis coros. Arrancaron unos 30 "pequeñines" del Coro Infantil que dirije Natalia Ruisánchez, con una media de edad no superior a 5 años y con la espontaneidad tanto en el cantar como en la escena, acompañados al piano por Sonia Suero. La dirección de Natalia es una maravilla de gesto, pedagogía, guiños con los "críos" y dominio del repertorio en una mujer que además de profesora de Instituto (de música, como yo), tiene la carrera de canto, es componente del coro "grande" y ha dirigido el Coro Universitario de Oviedo antes de los "movimientos de ficha" que la "sacaron" sin haberle reconocido su excelente labor. "Su coro infantil" nos deleitó con dos canciones, la tradicional zulú Tula, Tula y El cumbanchero" de R. Hernández en arreglo de K. Stannard, con puesta en escena incluida. Luego se sumaron otras 54 voces hasta los 14 años para cantar Con tomillu y romeru de A. Ruiz Martínez, Panis angelicus de C. H. Kitson, el Somewhere del West Side Story de Bernstein en arreglo de Carl Bertil Agnestig, un villancico francés y la muy escuchada en los coros infantiles Alas de ensueño del japonés K. Murai.
A continuación le tocó el turno al Joven Coro (entre 15 y 21 años, aunque algunos están acudiendo con el "grande") que dirige José Ángel Embil Miranda, otra joya de la dirección coral y con un coro que es maravilloso escucharlo, pocas voces (7 graves y 21 blancas) pero tan bien empastadas, con un gusto en el cantar y una selección de repertorio que, personalmente, es de lo mejor que tenemos. Sólo comento las obras, sin entrar en arreglos, armonizaciones o detalles técnicos: Blue Moon de B. Holiday, Stand By Me de Ben E. King, Only You de Vince Clark, Deke Shanon y Anne Raugh, Mamma mia de Abba, el Canon de Pachelbel (adaptado por el propio José Ángel), dos anónimos del Cancionero de Upsala, el Ding! Dong! Merrily On High! tradicional francés y de Gil-Tárrega, finalizando con un arreglo coral del gran músico valenciano Eduardo Cifré del villancico castellano Ya viene la vieja. Lo dicho, maravilloso.
El cierre lo puso el Coro "grande" que dirige José Esteban García Miranda (Pepu para los amigos), y que lleva un mes de conciertos que hemos ido comentando en el Blog.  En los tres dificilísimos Lieder de Schubert (los Op. 28, D 43 y Op. 112, nº1) acompañados al piano por Óscar Camacho, el coro demostró que este repertorio (como en su tiempo Brahms) le va como anillo al dedo, dando una lección de profesionalidad sólo comparable, sino mejor, al Orfeón Donostiarra (espejo en el que se miró como ejemplo a seguir). Siguieron con otra obra ya trabajada por el coro, los también difíciles de afinar y cantar Cantos de la tierra del argentino afincado en España Dante Andreo, con textos de Federico García Lorca, obra coral que no todas las agrupaciones se atreven por la técnica y afinación tan depurada que exige, muy del gusto de Pepu, que supo llevarlas con toda la carga emotiva lorquiana de la letra. Por problemas gripales del tenor y soprano solistas (contraídos por muchos de los cantantes en su actuación belga) se "cayeron" del programa dos temas asturianos pero que fueron reemplazados, en la misma línea de la obra de Andreo, por los Tres epitafios (con texto de Cervantes y música de Rodolfo Halfter, (otro de los llamados músicos de la generación del silencio) seguidos por un Vite, vite de mi recordado Benito Lauret para concluir el programa. El primer bis muy de la tierra con el Soy Vaqueiru y el regalo final de un excelente arreglo con piano "made in Broadway" del archiconocido y muy apropiado Noche de Paz de Franz Gruber (el villancico más escuchado y cantado en el mundo) con todos los coralistas y pianistas en un tutti que nos dejó un excelente "sabor de oido".
P.D. Dejo los links de la crítica de Diana Díaz en LNE sobre la ópera del avilesino Ramón Garay, la "Camerata Rey Silo" que actuó en la Sociedad Filarmónica de Oviedo, el "calentamiento" de la próxima representación operística con El Barbero de Sevilla y la llegada de los distintos cantantes, destacando el granaíno casi carbayón (dícese del natural de Oviedo y del pastel típico de igual nombre; también árbol totémico ovetense) José Manuel Zapata dando la primera entrevista que nos deparará el elenco de la función.
Por tiempo y espacio no comento la crítica del PSOE al "detalle" del Ayuntamiento PP de Oviedo por "regalar", próximamente, una "función privada" de Zarzuela a los asistentes de un Congreso Médico en la capital del Principado (que por otra parte presume -a veces con razón-de ser capital musical, concierto de fin de año incluido). Hay cosas que se comentan solas y todos SOMOS LIBRES DE OPINAR.