20 de noviembre de 2012

De Weimar a Buenos Aires, pAris... ¡y Oviedo!

Lunes 19 de noviembre, 20:00 horas. Conciertos del Auditorio: Ute Lemper (voz), con Stefan Malzew (piano, acordeón y clarinete) y Cuarteto Vogler. Obras de Schulhoff, Asso, Emer, Weill, Eisler, Alberstein, Piazzolla y Brel.
Hay voces que con solo escucharlas se te remueve desde la uña del dedo gordo del pie al último pelo de la cabeza. Como bien escribía mi querida Cristina Otadui tras saber de mi asistencia al evento, "la primera vez que la escuché fue como un no sé qué que se yo, que subía desde el estómago... noches de cabaret berlinés de entreguerras, de media negra con costura, de luces bajas... de pasión y de misterio... la voz de Ute Lemper, sin más". Yo añadiría el whisky porque con la Ley Antitabaco ni siquiera el humo flotando. Las notas al programa de Joaquín Valdeón, a quien no respetaron los puntos y aparte, no pueden condensar tanto el repertorio presentado en este improvisado cabaret del auditorio donde las toses formaron parte del ambiente, "el Kampflyrick o lírica de combate".
Primero destacar al pedazo de músico que es Stefan Malzew, no sólo al piano, al acordeón como no podía ser menos en las canciones de Édith Piaf, ambos a la vez como en el mix de Weill-Brecht, sino también al clarinete en la popular rusa Tyomnaya Notch o alternando con el piano en los yiddish de Alberstein sino, y sobre todo, por sus increíbles arreglos para este recital donde el Cuarteto Vogler abrió en solitario ambas partes con cuatro de las Cinco piezas para cuarteto de cuerda de Erwin Schulhoff, para después dejar una lección de música juntos y por separado, sonoridades de nuestro tiempo, respetando el original para adaptarlo al estilo siempre único de Frau Lemper, como en el caso de Piazzolla.
Sonido amplificado y bien por lo poco molesto, como debe ser en estos casos, tal vez excesiva primacía de "La Cantante" pero con un dominio del micrófono como los grandes saben, sacando todo el partido de su voz (sobre todo en la segunda parte), quedando algo mermada la presencia del cuarteto y "el hombre orquesta".
Dame Lemper es inimitable aunque por momentos caiga en un expresionismo casi histriónico por los contínuos cambios de emisión (nasal, gutural...) tal vez en su "imitación de otra inimitable" como Edith Piaf. Me hubiera encantado tener los textos y su traducción (aunque los que recitó en español la propia Ute fueran igualmente emotivos y evocadores) pues cada canción eran microrrelatos escenificados como sólo la alemana sabe, elegancia y apenas movimiento, auténtica dama del cabaret berlinés. Mejor en Weill donde Mack the Knife estuvo subrayado por el genial Malzew alternando como dije piano y clarinete, con ese cuarteto que es un primor escucharle, o los cantos de Chava Alberstein que evocan todo lo judío.
Mi amor por la música de Piazzolla es notorio y puedo perdonar incluso la no muy buena pronunciación porque la melodía prima incluso sin texto hasta cuando lo añaden. Qué delicia es Oblivion y el arreglo de Malzew. Y para acabar Jacques Brel con piano y acordeón más el cuarteto, solos únicos, trío de ases con la Chanson de Jacky, la personal interpretación de Ne me quitte pas  y Amsterdam como final de un largo trayecto, políglota como la Lemper, urbes viciosas, tristes arrebatos y promesas en el aire para nunca volver: Paris, Berlín, Moscú, Buenos Aires... incluso Oviedo (y Madrid, con entradas agotadas) en un regalo de jazz donde cerrando los ojos imaginaba a la Pfeiffer encima del piano de los Baker Boys, abriéndolos Lemper y los Fabulosos Vogler & Malzew.
Publicar un comentario