Arranca la OSPA con Octubre




Se presentó la Temporada 08-09 de "mi OSPA", a la que La Nueva España (La Voz de Asturias ya lo hizo en Junio y bien por mi compañero Aurelio M. Seco) dedica hoy más espacio del habitual. Pese a la errata en LNE de poner Sibelius, del que Belkin, ya casi asturiano, tocará el Concierto para violín en re menor Op. 47, como compositor de Las ofrendas olvidadas de Messiaen... Y es que lo que "se nos avecina" no tiene desperdicio ni por programa ni por intérpretes. Incluso habrá conferencias antes de los conciertos como muchos reclamábamos. Max Valdés tiene en sus manos la orquesta que ha rediseñado -como la web aunque "en obras"-, aunque me consta que no le dejan ampliar un poco más la plantilla (dichosos presupuestos prorrogados y miopía musical de los dirigentes que sufrimos) y de la que podemos presumir de estar entre las grandes de España (nada que ver con Cayetana). Qué lujo que una autonomía como la nuestra tenga esta orquesta y qué poco la apreciamos como buenos "grandones". Pero este es otro tema.
Los grandes sinfonistas irán desfilando por el atril (por supuesto no faltará Shostakovich) del maestro chileno, que tras una temporada por su tierra más la ópera ovetense (que para él parece "precalentamiento" más que esfuerzo -pese a lo complejo de las obras-) finalizará allá en Junio de 2009 con la Sinfonía Titán de Mahler, "la Primera que esta vez será la última", dejando por el medio compositores noveles y obras en estreno (Gerok de la vizcaína Isabel Urrutia ó la Sinfonía 7 "Angel de luz" del finlandés Einojuhani Rautavaara y que emparenta de nuevo con su compatriota Sibelius) por nuestra orquesta asturiana (la de Gabino es ovetense).
Y ya metidos con mi músico de cabecera, de confirmarse que con ocasión de la entrega de los "Premios Príncipe" se baraja que la galardonada Orquesta Simón Bolívar (o mejor aún el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, un lujo por encima de políticas y políticos fundado por el Dr. Abreu, y al que dedicaré una entrada cualquier día con humor), con el increíble fenómeno Gustavo Dudamel en el podio (al que pudimos disfrutar en Oviedo este año con un Beethoven que marcó época, sin olvidar un "Mambo" de Bernstein algo inolvidable y casi como en los PROMS), podrían hacer ¡La 8ª de Mahler! en el Auditorio (¿para cuando solo auditorio y que "el resto" se marche de una vez para El Calatrava de Gabino? y nada que ver con los hermanos homónimos). La pregunta es ¿sólo para algunos privilegiados que consigan una de las invitaciones para el nunca mejor dicho, EVENTO MUSICAL DEL SIGLO XXI EN OVIEDO? Menos mal que sólo llevamos 8 años, ¡claro la Sinfonía nº 8! "De los Mil"... Y Max mordiéndose las uñas por no poder "hincarle el diente" a tal manjar. Pero seguro que disfrutará con algo que no se consigue escuchar mundialemente en directo todos los días y que intentaré por todos los medios "colarme" para poder contarlo, y prometo que no me interesa ver a los "ilustres invitados" (que dudo incluso si conocerán la obra). Lo dicho, que la espero como "agua de octubre".
Publicar un comentario

Entradas populares