22 de enero de 2011

Mis violinistas en alza

Cuando en marzo del pasado año escribía "Asturias, ¡tierra de violinistas!" no hacía sino constatar una realidad cuyo arranque estuvo en la llegada hace más de 20 años (1.990) de "Los Virtuosos de Moscú" a Asturias, muchos de los cuales continúan en mi tierra estableciendo toda una red formativa que sería la envidia en cualquier parte del mundo (excepto aquí). Ahora podemos ver cómo crece la semilla plantada en un panorama musical no muy halagüeño, sobre todo en la cuerda, auténtica carencia española que se ha ido solventando con tenacidad y sobre todo mucho esfuerzo personal, aunque los grandes centros musicales de estudio siguen estando lejos de España (y viendo la que está cayendo, para seguir).
Ayer recibía un e-mail de José M. Ovín, padre de mi querida María Ovín, informándome que era una de las ¡12 candidatas! para el puesto de CONCERTINO de la Joven Orquesta "Gustav Mahler" donde ya está como violín primero (1), compaginándolo con sus estudios en el "Royal College of Music" de Londres entre otras muchas actividades que le van dando un curriculum increíble así como toda una experiencia irrepetible. El jurado estaba compuesto por seis personas entre las que estaba nada menos que Rainer Küchl, concertino de la Filarmónica de Viena, y el mero hecho de llamarla para la selección (12 para una plaza) costeándole todos los gastos, ya es todo un notición que recoge LNE de este sábado 22 de enero) y motivo de orgullo para todos los que conocemos de cerca la trayectoria y sacrificios de la violinista ovetense (también de su familia y profesores). Parece que los "Magos" leyeron mi carta, aunque tengo que criticar el "buen oido" de quienes en Asturias no la consideraron acreedora de una de las becas "CajAstur", volviendo a demostrar la ceguera auditiva que aún nos rodea, haciéndome pensar mal (espero no acertar) en la existencia de amiguismo y/o clientelismo tan extendidos entre los rectores de todo tipo que nos malgobiernan.
Pero aún tengo en la "recámara" a Ignacio Rodríguez, para mí Don Ignacio, quien con 13 años fue seleccionado como alumno por Boris Belkin en el Conservatorio de Maastrich, otra promesa que se está convirtiendo en realidad y también sin becas ni apoyos para los desplazamientos y clases mensuales hasta la ciudad holandesa, con auténtico sacrificio suyo (sigue con los estudios de ESO y Música en Oviedo, compaginando violín con piano) y por supuesto de Chonchi y Maque, sus padres, que han sabido inculcarle el amor por la música, el trabajo bien hecho y las esperanzas en conseguir formar no ya una excelente persona (que lo es) sino un violinista de primera (y está en el camino).
Esperemos que la crisis total que nos invade, la de valores aún peor que la económica, se supere y álguien comprenda que no es gasto sino inversión en recursos humanos, y el musical lo es.
Seguiré informando de "mis amistades musicales" y presumiendo de ellas, porque La Música me la ha dado y cada vez engordo más (de satisfacción).
P. D. (1) El martes 25 me confirmaba la propia María Ovín su continuidad como primer violín en la Joven Orquesta "Gustav Mahler" donde también está como viola el asturiano y compañero de "fatigas" Jesús Rodríguez, quien ha sido invitado a participar este verano próximo en el Festival de Bowdoin como "Joven Artista Virtuoso" y refleja LNE del miércoles 26.
Publicar un comentario