19 de enero de 2011

Aldo Ceccato ¡todo un maestro!

Entrada original del día 19 de enero de 2011 a las 01:03 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y con MIS FOTOS!: 
Martes 18 de enero, 18:00 horas. CONSMUPA, Oviedo. Aldo Ceccato: Presentación del libro "Beethoven Duemila. Attualizazioni delle Nove Sinfonie".
No tengo palabras de gratitud para mi querido Aurelio M. Seco, que mientras prepara la biografía del gran director milanés (de la misma edad que mi padre) nos lo ha traído a Oviedo para disfrute de todos y en el lugar apropiado para esta auténtica CLASE MAGISTRAL a cargo de toda una LEYENDA VIVA de la dirección orquestal.
Con un salón de actos donde no podían faltar alumnos, directores como José Esteban García Miranda, Daniel Sánchez Velasco o Fernando Agüeria, profesores así como músicos y melómanos (Regina Buitrago estuvo tomando nota de todos), El Maestro fue presentado por el director del Conservatorio Alberto Ventimillia Bonet ("Presidente simpático" como dijo Don Aldo), avanzándonos parte de un libro escrito en italiano, inglés, alemán y español (siempre de agradecer a pesar de algun error de traducción como llamar "cornos" a las trompetas, pecata minuta a fin de cuentas) y que se agotó nada más salir a la venta, siendo todo un aviso para navegantes, considerándome un privilegiado de tener uno ¡y además dedicado!.
Aún recuerdo su última visita a Oviedo en febrero de hace dos años dirigiendo a nuestra OSPA en un Dvorak increíble, haciéndonos ver a todos los asistentes el orgullo de tener una formación así (incluso la entrevista en la OSPA TV no tenía desperdicio).
El libro recoge el testigo de Wagner y Mahler como directores de las sinfonías de Beethoven sin necesidad de entrar en polémicas, porque el Maestro Ceccato tiene edad y experiencia suficiente para contar con ellas sin perder ni un ápice su claridad de ideas sobre las limitaciones instrumentales en época del Genio de Bonn, las anotaciones metronómicas (recordando el carácter del sordo y cómo lo azotaba contra la pared) pero sobre todo el respeto y admiración hacia Beethoven, comentándonos cómo declinó ofertas para dirigir versiones "historicistas", comparando (sin criticar y siempre desde el respeto) tocar Bach en un clave o en un Steinway (en el enriquecedor coloquio posterior) o lo difícil que se la hace "soportar" interpretaciones mastodónticas -nos contó la posibilidad que tuvo de un Requiem de Verdi con 3.000 voces que declinó "por no asesinar al autor"- que no respetan plantillas originales en pos de una sonoridad exagerada, duplicando maderas o con un ejército de cuerda donde aparecen hasta 10 contrabajos... (¡me vino rápidamente a la cabeza Dudamel y "su" Bolívar!) así como jóvenes directores que tienen talento ¡pero no el poso de los años!, sin necesidad de nombrar a ninguno por su parte... en boca de uno de los alumnos privilegiados de Celibidache con quien comparte la enemistad por las grabaciones ("la obra es la misma pero nosotros no") siriviéndole para rechazar los retoques en estudio y defender las dinámicas sin llegar a las "revisiones schumanianas" de Mahler.
En el prólogo de Quirino Principe recuerda el epistolario de Beethoven y comenta lo difícil que resulta calificar el trabajo publicado del director italiano, pues no le gusta hablar de retouche (retoque) ni die Retusche en alemán sino más bien de "variantes" en tanto que Beethoven compone para 50 ó 60 años después conocedor de las limitaciones numéricas y técnicas de los instrumentos de la orquesta de su momento, insistiendo en que no es un clásico sino un auténtico revolucionario, cuyos manuscritos están llenos de tachones, anotaciones, reescrituras y todo cuanto sabemos del proceso compositivo del alemán. Incluso habla de que "Intervenir en las sinfonías de Beethoven fue un esfuerzo muy difícil, entusiasta y riguroso para el joven Richard Wagner".
La "Introducción" del propio Aldo Ceccato leída por el director del Conservatorio (y que recomiendo a todos los amantes de la música) explica con sus más de 40 años como director y 50 estudiando las sinfonías beethovenianas desde su "profana certeza, heredada de Wagner y Mahler", pero escucharle resultó aún más placentero y con la convicción de estar ante una auténtica leyenda de la dirección totalmente asequible a nosotros los mortales. Se le hizo entrega de la Medalla de Honor, aunque pidió que le grabasen su nombre ¡un auténtico fenómeno!.
En Málaga ya lo disfrutaron (pero creo que la orquesta se le quedaba "corta"), en Oviedo al menos nuestra OSPA sonó como nunca (¡la importancia del saber!), y las grandes formaciones mundiales son honradas con su dirección preclara. Ahora también podemos compartir su conocimiento y aportación a las sinfonías de Beethoven.

 
P. D. 1: Reseñas en LNE y El Comercio del miércoles 19, así como la entrevista de Aurelio M. Seco en "Codalario" para LVA.
P. D. 2: Crónica social (?) de "La lupa" por Regina Buitrago en LVA del domingo 23.
P. D. 3: La actividad en la Web del CONSMUPA.
Publicar un comentario