24 de marzo de 2011

Debut de Beatriz Díaz en Palermo

Entrada original del día 24 de marzo de 2011 a la 15:48 horas, y suprimida (censurada) por Blogger tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y SIN FOTOS de la Web!:


BEATRIZ DÍAZ, nuestra soprano más internacional, asturiana de Boo (Aller), debuta este Jueves 24 de marzo (como adelantado regalo de cumpleaños) en el Teatro Massimo de Palermo en una nueva producción de "La Cenerentola" ("La Cenicienta" o "Cinderella") pero no la de Rossini sino la versión de los italianos Lucio Gregoretti y Nicola Sani, con un libreto de Albertina Archibugi más contemporáneo (lo que en ópera siempre puede resultar preocupante) llena de muchos guiños a las nuevas tecnologías con las famosas manzanas reconvertidas en peras, iPods e iPads gigantes y demás "actualizaciones" del cuento clásico firmado por Perrault y también los Hermanos Grimm. Las fotos que aparecen, salvo la de la propia Beatriz, corresponden a las pruebas de vestuario y han sido tomadas de la página que la "Fondazione" tiene en Facebook©. El reparto, donde nuestra querida soprano alternará protagonismo con la polaca Sylwia Krzysiek -una Manon centroeuropea-, lo completan el rossiniano Bruno Praticò (Don Profondo), la veneciana Daniela Mazzucato (Jelena) -que debutó en Oviedo en 2006 como Despina del "Così" y compartió escenario con el gran Alfredo Kraus entre otros-, la "brava" italiana Anita Venturi (Anastasia), el "mediático" italiano Attilio Fontana (Eraldo) -que destaca por sus "versiones pop"-, el veterano boloñés Stefano Consolini (Edoardo) y su vecino Giovanni Bellavia (Orlando) -aunque nacido cerca de Turín-, con la Orquesta, Coro de voces blancas y jóvenes bailarines del propio teatro siciliano, bajo la dirección escénica de Mauro Tinti, vestuario de Francesco Esposito y la dirección musical de Giovanni Di Stefano. Como se puede apreciar, nuestra Beatriz Díaz es ya una italiana más "de la casa". La elección de las voces fue cuestión importantísima para esta producción y me consta el esfuerzo de todos por sacar adelante una ópera que, personalmente, me encantaría escuchar. Sigo jugando a La Primitiva pero de momento no paso del reintegro.

Palermo es uno de los grandes teatros italianos, y la "piccolina con voce grande" sigue triunfando en la cuna operística, recién terminada su Musseta de La Fenice, que alternó con los ensayos de esta Cenicienta que ahora se estrena. Su voz está en un momento excelente y los directores se la rifan, por lo que seguramente saldrán muchas más representaciones en su "segunda casa", además de seguir recordando a mis lectores el próximo salto al Teatro Colón bonaerense para junio...
La carrera lírica es larga y comienza a afianzarse, despacio pero segura, trabajando mucho y bien por lo que de momento, y como siempre hago, le deseo no ya los socorridos "Mucha Mierda" o "In bocca al luppo" sino el envío de "MUCHO CUCHO®" siempre asturiano y más oloroso.






.
Publicar un comentario