Tres rusos desde Bilbao

Entrada original del día 12 de marzo de 2011 a las 22:30 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡con MIS FOTOS!:

Viernes 11 de marzo, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo: OSPA, Concierto de Abono nº 7. Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS), Emma Schmidt (piano), Günter Neuhold (director). Obras de Mussorgsky, Alfred Schnittke (1934-1998) y Tchaikovski.
Devolviendo la visita de nuestra OSPA llegaba a Asturias la casi centenaria orquesta bilbaína con su titular al frente -repitiendo en Oviedo- y un programa totalmente ruso de desigual impacto para una formación de un nivel supuestamente parejo, aunque resultase muy inferior, al de la asturiana, con una cuerda homogénea, buena percusión y un viento algo desafinado y falto de personalidad en las intervenciones solistas, aunque no empañase una actuación honesta pero muy ceñida en todas las obras a la partitura, y donde Neuhold tampoco pareció implicarse a fondo, buscando más lo aseado que lo personal, muy diferente del de hace un año al frente de nuestra OSPA.
El Preludio al Acto I de la "Khovanschina" (Mussorgsky) orquestado por Shostakovich die muestra de lo antes comentado, la formación al completo, a modo de presentación, sin llegar a transmitir en una obra, por otra parte, nada del otro mundo de no ser por la orquestación del otro gran ruso.
El Concierto para piano y cuerdas (1979) de Schnittke tuvo de solista a la profesora y pianista Emma Schmidt, compatriota de Neuhold, en una obra difícil de ejecutar y aún más de escuchar, que ni siquiera las notas al programa del colaborador de Scherzo Blas Matamoro ayudan a comprender en su complejidad: "la abuela nos ha dejado un baúl de retazos" dice por una parte, para añadir "Schnittke ha hecho de estos «despistes» una estética muy segura: componer una sonata que no sea sonata, una sinfonía que tampoco lo sea, etcétera. En rigor, si es que cabe el sustantivo, estamos ante una rapsodia...". Sucesión de números a partir de un piano donde el golpe de pedal y su resonancia en la caja forma parte de la sonoridad, atonalismo, mezclas de formas y géneros, recuerdos de jazz más allá de la improvisación, pasajes hermosos en una cuerda que resultó lo mejor de la obra tanto en los momentos homofónicos como en la tímbrica casi percusiva de otros, y con mucho peso de lo visual en un compositor de cine pero totalmente ausente donde cada uno pusimos nuestras imágenes y la solista imagino que las suyas. Le agradecimos la propina española de la Danza nº 2 "Oriental" de Granados, aunque desconozco qué edición utilizó y no alcanzando el nivel esperado de toda una profesora.
La Quinta de Tchaikovski tras la aún paladeada del jueves pasado, se quedó del todo plana en cada uno de los cuatro movimientos, versión honesta pero sin emoción tan siquiera en las intervenciones de los solistas. Faltó la redondez del clarinete en el inicio o el siempre agradecido sólo de trompa del Andante interpretado sin licenza alcuna. El maestro Neuhold optó por contrastes muy marcados de dinámicas y tempi en una interpretación demasiado "académica" para mi gusto, donde el Vals resultó demasiado "evidente" y el Allegro vivace del final (con conato de aplauso en el paso desde el Andante maestoso) mostró una cuerda poco precisa en cuanto a la claridad exigible. Con todo recibió el aplauso del público abonado, mucho del cual seguramento no pudo disfrutar con la versión de la Orchestre du Capitole du Toulouse, auténtica lección de música rusa.
Sobre la pregunta "¿Hay un hilo rojo que ata a estos tres rusos?" y ¿respuesta? de Blas Matamoro "Ciertamente hay más de uno. El lector, aunado con el atento escuchante, podrá identificarlos", en mi ignorancia sólo puedo comentar que además de ser tres músicos rusos con un color de hilo totalmente anecdótico en pleno siglo XXI, a la salida me faltó el murmullo de satisfacción habitual.
P. D.: Crítica de Diana Díaz en LNE del domingo 13.
Publicar un comentario

Entradas populares