30 de junio de 2010

Coros como agua


La ciudad de Gijón es la capital asturiana del verano, y comienzan las fiestas con San Pedro, donde la música no puede faltar. El ciclo "La Mar de Voces" (del que dejo imágenes de la portada y los programas así como alguna foto "del celular") aunque arrancó la mañana del domingo en el remozado Teatro Jovellanos con los "chiquitinos", para mí lo hizo el Lunes 28 con el Orfeón de Mieres dirigido por Vicente J. Sánchez y la Coral Polifónica Gijonesa "Anselmo Solar" del pianista y director Policarpo Muñiz Santurio.
Mis paisanos están cerrando la temporada en una excelente forma vocal, pese a bajas de última hora muy comunes en los coros aficionados, y nos dejaron media hora abundante de repertorio variado, donde personalmente me encantó el Canto a Castilla arreglado por A. Curto.
De los locales una hora larga que se hizo algo desigual y desequilibrada tanto en cantidad como en calidad, pese a incluir en el repertorio acompañamiento al piano por parte de su director, que a partir de mi adorado Fauré con piano (aunque a falta de orquesta con arpa yo siempre preferí el órgano) "cedió" la dirección a Vicente Cueva, resultando el coro más acompañante del piano que viceversa, perdiéndose unos matices bien conseguidos. Bonito ese cierre con aromas de Danubio de las Rosas del Sur (Rosem Aus Dem Süden), Op. 388 de J. Strauss II, con balanceo de cantantes incluido aunque sin descanso entre ambas formaciones que costó trabajo pasar del río Caudal al Piles.
Totalmente distinto el martes 29 con auténtico Mar Cantábrico desde Luanco y todo el Océano Atlántico pontevedrés, que consiguió casi llenar el teatro pese a la coincidencia con el "pelotu" donde España y Portugal se jugaban un puesto en Cuartos de Final (reconozco que lo grabé para verlo después, y trabajo me costó no enterarme del resultado), pero aún quedamos hooligans del mundo coral.
"El León de Oro" con vestimenta veraniega y su director Marco A. García de Paz recién llegado de Venezuela con un bronce casi caribeño, nos ofreció treinta minutos de ese repertorio que hace a este coro especial, cristalino como el agua de la fuente, con una gama dinámica que sigue apabullando más un empaste y afinación incluso en obras tan difíciles como las que nos brindaron, destacando el estreno de Ut queant laxis de Xabier Sarasola, un guiño a Guido d'Arezzo y la obra que dio nombre a las notas musicales, actualizado al siglo XXI por el buen hacer de ese gran músico vasco y esa emotiva habanera Era una flor de Jesús Romo (Haro, 10 de octubre de 1896-Madrid, 5 de septiembre de 1955) "calentando motores" para el mediterráneo concurso de Torrevieja.
Camerata Vivace dirigida por Julio Domínguez (Ponteareas, 1965), a quien los gozoniegos dedicaron precisamente su tema Si la nieve resbala, es el coro de voces blancas perteneciente a la Camerata Ad Libitum, un coro de cámara femenino hoy con 19 voces exultantemente jóvenes pero de una madurez y capacidad interpretativa digna de encomio ante un repertorio agrupado por bloques que no solo supuso una lección coral sino auténtica cantera que brilla con luz propia en ese océano de voces. Impresionantes las armonizaciones del propio Domínguez de temas gallegos así como la Parte V del programa (con tres canciones tradicionales de Nigeria, Japón y México) y el cierre con otra obra suya (Estou Amor Aquí, y texto de la tristemente desaparecida Xela Arias), demostrando porqué este gallego es una referencia en el mundo coral nacional e internacional.
Gracias por estos regalos corales en mi onomástica (San Pablo y las Santas Vacaciones, que musicalmente nunca existen). El agua es necesaria para la vida, aunque nos haga sufrir de vez en cuando.
P.D.: Crítica de mi querido Eduardo G. Salueña en LNE de jueves 1.

27 de junio de 2010

Mierenses en el mundo

El pasado viernes 25 tuve el honor de participar en la entrega de galardones de la Asociación "Mierenses en el mundo" acompañando al piano diversas imágenes de Mieres y mierenses por el mundo (las excelentes fotos son de Felipe SM).
Los galardones recayeron en Ángel Eladio González Quintana, el Padre Yayo para todos, y Luis San Narciso Aguínaco, actualmente creo que el más conocido incluso a nivel internacional como director de casting de afamadas películas y series de TV. Un acto emotivo presentado por Marta Quintero con gran profesionalidad y además colega pianista.
Y como perfecto colofón, al que para años venideros la organización quiere hacer coincidir, el sábado 26 se organizó una Cena y Guateque en el Salón de los Espejos del Casino de Mieres, amenizado por la Orquesta Vintage, donde Marta que está en todo, también toca los teclados, teniendo que multiplicarse con su madre Loly Olavarrieta y el resto de la organización de "Mierenses en el mundo", muchos de los cuales asistieron a esta fiesta donde pude saludar a un montón de viejos amigos (mira por dónde mi querido Roberto Quiroga también me sigue desde aquí) y conocidos. El fin de fiesta no previsto estuvo a cargo de Laude, quien además de su genuino humor deleitó a los que aún quedábamos con unos temas musicales que le acompañé desde el teclado de Marta para no perder las buenas costumbres. Lo dicho, un par de días emotivos.
Y aunque sigo sin Internet en casa desde el pasado día 15... (¿el lunes me mandarán los de Ya.com el nuevo módem?) no quería dejar de reflejar los eventos aunque sea abusando de las conexiones hermanas. Comienza este lunes en el Teatro Jovellanos de Gijón el ciclo coral "La Mar de Voces" a las 20:00 horas y por el módico precio de 6€, primero el lunes 28 con mi querido Orfeón de Mieres junto a la Polifónica "Anselmo Solar" local, y el martes 29 El León de Oro con la Camerata Vivace. Ya sé que juega los octavos de final España contra Portugal a las 20:30 horas, pero un auténtico holigan de Los Leones no puede fallar ni faltar, así que grabaremos el partido, intentaremos verlo sin saber el resultado... y ya lo contaremos desde aquí (el concierto, que el partido ya ocupa páginas y horas de emisión).
Las vacaciones comienzan para algunos pero el verano musical no ha hecho más que empezar.

24 de junio de 2010

Beatriz Díaz y el homenaje a Colombia

Miércoles, 23 de junio, 20:15 h. Auditorio de Oviedo. Concierto del Bicentenario: Asturias con Colombia. Oviedo Filarmonía, Beatriz Díaz (soprano), Alejandro Posada (director).
Veinticuatro horas después aún me queda el buen sabor de boca y la felicidad de asistir a un "aperitivo operístico" con una orquesta que está hecha para estos repertorios, un director que encajó un programa al que titulé en el móvil nada más salir "Café con caviar" por unir repertorio de su tierra con seis arias de ópera, algo que no parecía "encajar" mucho, pero que servía perfectamente para disfrutar de mi querida Beatriz Díaz: pletórica, madura, en un momento excelente de su carrera y con una selección de arias totalmente distintas en las que pasó sin problemas de un registro a otro metiéndose en cada uno de los papeles y con un acompañamiento que aunque no estuviese en el foso la encumbró en esta gala solidaria y conmemorativa.Fue pasando de la aún "fresca" Micaela en Je dis que rien ne m'epouvante de "Carmen" (Bizet), la durísima Adieu notre petite table de "Manon" (Massenet), la alegre Margarita en el aria de las joyas Ah, je ris de me voir si belle del "Fausto" (Gounod), para transmutarse de nuevo, incluso de vestido, en la segunda parte: la Violeta del Addio del passato de "La Traviata" (Verdi) donde sólo me faltó contestarle cual Alfredo "Si", "La rondine" (Puccini) con Chi il bel sogno di Doretta (un lujo el piano de Sergei Bezrodni, virtuoso de Moscú) para un regalo con el que no contaba de "La bohème" pero no de Musseta, Si, mi chiamano Mimí que me erizó la piel como solamente lo hizo una de sus maestras y precisamente enamorada de Puccini como ella.
Realmente memorable mi querida Beatriz Díaz a la que volveremos a disfrutar con la Antología de la Zarzuela en julio, con un elenco de casa y todo Made in Asturias, donde la allerana será una de las estrellas...
Además de las oberturas en cada parte de "Carmen" y "La Traviata", para dar paso a las respectivas arias, perfectamente interpretadas por la orquesta local, el folklore colombiano orquestado y llevado por el nativo Posada hizo que la OvFi también se despachase a gusto, en especial la percusión y metales tan apropiados en las orquestaciones de temas como Kalamarí (Lucho Bermúdez - Alejandro Tovar), que bisaron al final, el vals muy melódico del Pueblito viejo (José Alejandro Morales), Serenata en Málaga (Alejandro "Alex" Tovar) donde la cuerda sola se lució, y esos dos temas auténticamente "bailones" como Yo me llamo cumbia (Mario Gareña) que convirtió el auditorio en una sala de baile (excelente la clarinete solista de Inés Allué) o el Prende la vela (Lucho Bermúdez) mucho más sinfónico y elaborado.La "sorpresa de Mimí" que hizo contener la respiración al respetable dió paso a un Asturias, patria querida de cierre tras haber comenzado con los himnos oficiales de España y Colombia. Una fiesta musical con sabor a café y el caviar de Boo.
P.D. 1: Críticas de Joaquín Valdeón en LNE y Ramón G. Avello en El Comercio del viernes 25.
P.D. 2: Blog del Concierto donde se completa toda la información..
P.D. 3: Crítica de Aurelio M. Seco en LVA del Lunes 28.

22 de junio de 2010

Celebración con la OSPA

Lunes 21 de junio, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo. Concierto Extraordinario "Día Europeo de la Música". OSPA, Juan Andrés Barahona (piano), Tatevik Khachatryan (violín), Dmitri Atapine (cello); director: Óliver Díaz. Obras de Beethoven y Dvorak. Entrada gratuita.
En la noticia del Archivo de Música aún figura Max Valdés
No esperaba una entrada tan buena en el Auditorio pese a tratarse de un "espectáculo gratis cueste lo que cueste" cuando se televisaba el partido España-Honduras del Mundial de Sudáfrica, pero para los que cambiamos fútbol por música realmente mereció la pena (en mi caso a costa de grabar el encuentro y evitar comentarios sobre el resultado para no "aguarme" la posterior visualización y fiesta).
El invento francés de celebrar el 21 de junio este día, es una buena disculpa para hacer aún más popular la llamada música culta, tras el adelanto coral del domingo, y tenía ganas de ver en acción la batuta de Óliver Díaz (sin su "OSGi") al frente de nuestra OSPA, como despedida oficial del curso musical, ya sin Valdés, y afrontando nada menos que el Triple Concierto beethoveniano con tres solistas hijos de músicos de la propia OSPA (abajo en las fotos de José Vallina en LVA ensayando y de Nacho Orejas para LNE al finalizar el concierto), sumando celebración, emoción y orgullo entre su filas que se hizo extensivo a todos los demás, incluyendo al que suscribe.
El Concierto para piano, violín y violonchelo en DO M., Op. 56 "Triple concierto" de Beethoven no es obra frecuente en las programaciones al necesitar de tres auténticos solistas que recreen con dignidad esta difícil composición capaz de unir música de cámara y sinfónica en una sola. Tras los compases iniciales del I. Allegro pronto pudimos disfrutar de una conjunción correcta entre los solistas y la orquesta, con una batuta atenta y dispuesta a encajar los difíciles pasajes en cuanto a tempi y escalas muy bien ejecutadas por todos, siendo el poderoso grave del cello quien redondeó un empaste instrumental peliagudo y alcanzado con nota. Será debilidad mía pero el II. Largo resultó una "delicia camerística" enlazado perfectamente con el vibrante III. Rondo alla polacca que brindaron con gran acierto.
Los merecidos aplausos y para demostrar el buen trabajo del trío nos deleitaron, si la memoria no me falla (internet en casa sí) el Scherzo del Trío en SIbM. Op. 8 de Brahms. (evidentemente el Alzheimer comienza ya, pero mis queridos Aurelio M. Seco y Diana Díaz están "más sembraos" la propina fue el seguno tiempo del Trío nº1 en Re m., Op. 63 de Schumann).
Y la segunda parte nos trajo una interpretación para recordar (lástima que no la grabase Radio Clásica, como es costumbre) de la conocida Sinfonía nº 9 en Mim., Op. 95 "Del Nuevo Mundo" de Dvorak. Como si los padres y madres de los solistas quisieran celebrar el éxito de sus vástagos en la primera parte, todas y cada una de las secciones orquestal dieron una lección de musicalidad, empaste y buen hacer en esta maravilla sinfónica donde el director carbayón dejó fluir las notas y a sus músicos como buen conductor, no limitándose a marcar los numerosos cambios de tempo o las distintas entradas sino a conseguir tensión y relajo, luces y sombras, agonía y esplendor, potencia con delicadeza, es decir todos los extremos que esta obra es capaz de reflejar en cada uno de sus cuatro movimientos, alcanzando una versión plena y más que digna desde el podio hasta la orquesta al completo, teniendo que saludar en varias ocasiones.
Perfecto final de curso con nota de Sobresaliente.

21 de junio de 2010

Día europeo de la música con la Escolanía de San Salvador

Domingo 20 de junio, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo, Sala de Cámara. Concierto gratuito con motivo del "Día europeo de la Música" (Lunes 21 de junio). Escolanía San Salvador (director: Gaspar Muñiz Álvarez) y Pueri Cantores (directora: Elisa García Gutiérrez) de Oviedo.Y qué mejor forma de celebrar un día de la música, aunque deberían serlo todos pero, esta vez europeo ("cosas" de la Unión Europea) que con la cantera coral si bien decantada (como viene sucediendo desde hace años) hacia el lado femenino.
Esta vez la celebración estuvo a cargo de la veterana formación fundada por mi querido Don Alfredo de la Roza, "su" Escolanía San Salvador y los niños que la irán engrosando, los Pueri Cantores, para finalizar todos juntos. En los últimos cinco años están creciendo en todos los sentidos, y el repertorio elegido para la ocasión, que dejaré más adelante, nos lo demostró con creces, incluso afrontando repertorios de todo tipo que siempre enriquecen la formación de estos jóvenes cantantes para proyectos de mayor calado y su posterior incorporación a otros coros de los que en Asturias podemos presumir, todos alentados desde FECORA, llevando su música y haciendo patria allá por donde van.
El concierto lo comenzó una Escolanía algo desafinada y descompensada en voces, con una colocación "extraña" al tener bajos y sopranos juntos, lo que me resultó chocante auditivamente y supongo que para dirigir supone también una dificultad añadida. El repertorio elegido con el que evidentemente fueron "aposentándose" y mejorando a lo largo del mismo, fue el siguiente:
Arrancaron con tres espirituales: El Peregrino (armonizado por R. F. Ynera), Nobody knows e It's me Oh Lord, que fueron de menos a más. Continuó la parte fuerte y original por no ser habituales fueron los Seis Nocturnos de Mozart con el acompañamiento al piano de Mario Álvarez Blanco, un lujo tener al "maestro repetidor" del Coro de la temporada de ópera ovetense: I. Luci care, II. Se lontan ben mio, III. Due pupille amabili, IV. Piu non si trovano, V. Ecco quel fiero istante, VI. Mi lagnero tacendo. Los espontáneos aplausos a partir del tercero rompieron un poco la unidad de esta joya coral donde el piano va más allá del acompañamiento, lo que reconoció el director de la Escolanía incluso antes de comenzar la interpretación de las mismas.
Prosiguieron los "peques" que adolecieron como sus "mayores" de los mismos problemas, aunque la renovación de voces y las nuevas incorporaciones, mayoritariamente femeninas, es lo que tienen en todos los coros. Si se trabajan obras de difícil armonización con una afinación no muy afianzada el resultado no puede ser óptimo, pero la tarea es ardua y los responsables lo saben, por lo que no deben servir estas palabras sino de ánimo. De las obras elegidas las que resultaron más "redondas" fueron las folclóricas, en especial las asturianas, y aquí las dejo citadas y enlazadas:
In stiller Nacth (J. Brahms), Alfabeto (Mozart), Stjenka-Rasi (popular rusa armonizada por Alfredo de la Roza), Seguidillas en eco (anónimo del siglo XVIII), con un trío de solistas realmente prometedor, Zöld Erdöben (popular húngara armonizada por Z. Kodály), Widerhall (E. Ranbuch) con otras tres chicas solistas colocadas entre el público que desgranaron una obra con la que los pueri se encontraron realmente a gusto, Eres alta y delgada (popular de Castilla-León armonizada por Pedro Aizpurúa), Molondrón (popular de Santander armonizada por J. A. Chica), y las tres canciones populares asturianas A orillas de una fuente (armonizada por el recordado Benito Lauret), Cuando canta en el árbol (armonización de Luis Elizalde Ochoa) y Si te dan chocolate (también arreglo de B. Lauret), para finalizar con el "guiño" al Ave Verum Corpus de Mozart "transmutado" al Clap yo' hand con violín (a cargo de una escolana) y piano, más la coreografía incluída que hizo las delicias de todos, debiendo repetirlo al final del concierto.
La conclusión sí resultó totalmente de Mozart con ambos coros dirigidos por Elisa con Gaspar como un escolano más, interpretando la Berceuse. Para marcharnos nada mejor que ese regalo asturiano del Axuntábense (con una niña solista contralto que no podemos perder de vista ni oído) simbolizando el "juntarse" no sólo para cantar sino para celebrar este día europeo de la música en su versión coral (el lunes será la orquestal). "Aplauso" final y alegría desbordada al bisar el Clap yo' hand para esta agrupación carbayona con una solera de 35 años que aún sigue viva ¡y renovándose!.

17 de junio de 2010

Andrew Gorlay vence en Cadaqués

El bianual Concurso Internacional de dirección de la Orquesta de Cadaqués ha dado algunas batutas excelentes a las que he podido ver en distintas ocasiones, desde mi querido Pablo González (vencedor en 2006) actualmente en la OBC (Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña), hasta el polaco Michał Nesterowicz (vencedor en 2008), afincado en Chile donde dirige su Sinfónica desde agosto de 2007, sin olvidar al italiano Gianandrea Noseda (ganador en 1994).

Pablo González con la Orquesta de Cadaqués


La X edición de este año celebrada del 3 al 8 de junio, recibió a 224 jóvenes directores de orquesta (todos menores de 35 años según rezan las bases) de los que sólo dos llegaron a la final en la noche del martes 8 de junio (tras cuatro eliminatorias previas): el británico nacido en Jamaica Andrew Gorlay, y el venezolano Domingo García Hindoyan.

Leídas las bases del concurso y conocedor de la orquesta titular tanto en vivo como en distintas grabaciones, imagino que la decisión del jurado no debió resultar fácil, pues ambos finalistas tuvieron que dirigir las mismas obras, aunque a la vista de los curriculos el trombonista jamaicano parecía tener más rodaje que el violinista venezolano en varias obras de las distintas fases y sobre todo las del último día que dejo aquí:

Una obra de nueva creación, Hekkan IV, del gaditano José María Sánchez Verdú (entregada a todos los participantes el pasado 3 de junio), Exsultate, Jubilate de Mozart (motete para soprano y orquesta, con Delia Agúndez como solista) y la obertura Las Hébridas de Mendelssohn. En el caso del motete pude escucharlo en Valladolid a la misma formación dirigida por mi tocayo y Ainoha Arteta, donde pude comprobar la calidad de la orquesta catalana en estos repertorios realmente "rodados", lo que les ayuda a adaptarse a cualquier estilo de dirección e interpretación que es de lo que se trata además siendo "su concurso".

Amén de los 6.000 € en metálico, que nunca vienen mal en estos tiempos de crisis mundial, lo mejor vendrá a partir de ahora, pues Andrew Gorlay como vencedor tiene la posibilidad de dirigir a 29 orquestas en los próximos tres años, y nuestra OSPA, con las otras 22 orquestas españolas, estará entre ellas, por lo que espero comentarlo desde aquí y confirmar lo leído estos días en algún medio de comunicación (no muchos dicho sea de paso).

13 de junio de 2010

Coletazos fin de curso

Junio es mal mes para estudiantes y profesores (los temidos exámenes) pero también para los melómanos porque supone el fin de la temporada. En este 2009-2010, crisis aparte, y aunque todavía quedan algunos momentos por disfrutar que citaré al final, no hay queja global y realmente hubo conciertos para recordar.
Además de los centenarios de Mahler, Chopin y el "menos mediático" de Schumann (aunque mis conocidos de Gestión Musical Lueno también lo tienen presente como ya hicieran con Albéniz), esta temporada ha estado marcada por algunos eventos dignos de reseñar, destacando las amistades reales con las que seguimos en contacto desde aquí, y las amistades virtuales que se hicieron reales, en especial la de Eldar Nebolsin, sumándose a otras (Pilar Cabrera, Eduardo G. Salueña) que van engrosando la peculiar historia de este blog musical desde el corazón (Raúl Prieto, Diego Fernández Magdaleno, Magda Nieves, Osvaldo Burgos, Pablo García...) y las aún pendientes pero casi con fecha de encuentro (Luis Cansino, Rubén Díez, Paolo Zaccheti...). Tampoco estaría mal que Siana fuese Siena... pero desde esta aldea quiero recordar, evidentemente sin olvidarme de "los de casa":
  • La soprano Beatriz Díaz que crece musicalmente y está llamada a muchas tardes de gloria.

  • Carmen Yepes que ha sido capaz de compaginar docencia y conciertos a pesar de zancadillas de envidiosos e ineptos.







  • Una OSPA que espero mantenga el nivel demostrado en conciertos puntuales, ya sin el "lastre Valdés", y una Oviedo Filarmonía más allá de Wolf-Ferrari.
  • Guidon Kremer por la forma de entender la música y compartirla también en Oviedo.

  • Cecilia Bartoli que nos hizo vibrar con el barroco y su arte más allá de los capones, en uno de los conciertos inolvidables.

En estos últimos días, quiero destacar el cachondeo, por no llamarlo de forma obscena, que nuestros mandatarios se traen con la "chapuza" del Teatro Campoamor, intentando aprovechar los criticados fondos ZP para lavarle la cara (¿por qué no decidieron hacer un teatro nuevo de la Ópera en vez de esa "ñocla del Calatrava" todavía sin inaugurar como Palacio de Congresos?) y donde un día quitan plateas y ponen butacas, al siguiente lo dejan como está... sin entrar en los recortes a medida de amistades para la próxima Antología (y el regalo de entradas, que esa es otra). Comprendo que hay que rellenar espacio en los medios de comunicación y que aún queda mucha tela que cortar sobre el debatido proyecto, ampliaciones que no todos están de acuerdo, construcción de uno nuevo que con estos tiempos será utópico pero cuando el dinero no faltaba se tiró en otras cosas... También quiero recordar que el proyecto ¡data del 2007!.
Por cierto, zarzuela, ensayos de ópera y obras de "lavado de cara" ¡todo a la vez! harán que el Campoamor se parezca cada vez más al Auditorio por lo de coincidir dos actuaciones a la vez mientras se exponen medicamentos, maquinaria sanitaria o cualquier otro evento, a la espera de devolver al edificio la finalidad para la que fue construido: ¡Auditorio!, sin añadidos posteriores de "palacio de congresos" (¿el de Calatrava nos devolverá nombre y espacio propio?) que hacen de la mediática campaña "Oviedo Camino de europa" una "Parada en el mercadillo" a la vista de lo que nos topamos día sí y otro también en el Edificio de la Plaza de la Gesta, sin olvidar que tras dinamitar la candidatura conjunta Oviedo-Gijón-Avilés, acabaron optando en solitario (y pidiendo no sólo ¡dinero! sino compartir espacios de las otras dos ciudades a las que dejó "con el culo al aire").
Aún me quedan algunos conciertos antes de las vacaciones de pobre que me esperan, sin contar las fiestas patronales de San Juan en mi pueblo que también traerán "otras músicas" (alguna me tocará):
Aquí dejo un fragmento del "Carmina Burana" que disfrutamos el pasado día 2, como un buen resumen del curso que está acabando y el momento en el que estamos, ¡a pesar de lo que cae!.

7 de junio de 2010

Tristeza en el alma

Fernando Herrán Fernández, "Nandi", descansa en Paz
La noche del pasado sábado me llamaban para darme la fatal noticia: Nandi acababa de morir... Imposible, no das crédito, aún le tienes fresco en la memoria, nuestras comidas mensuales, la crítica siempre constructiva, los chistes, los "purinos" que fumábamos, charlas sobre nuestros alumnos, creyendo en los más desfavorecidos y apostando por ellos. Su corazón, siempre grande, enorme, le había dado el último susto en Oviedo.
Jubilado de la enseñanza pero Maestro hasta el último momento, socialista de los de verdad (quedan cada vez menos), comprometido con sus ideas, cambió de "escenario docente" para entrar como concejal de Educación, sumándose Deportes y Medio Rural, tres ámbitos que dominaba por conocerlos en todas sus facetas, siempre cerca de su vida y de su Vistrimir natal...
Fueron saliendo canas, plenos que le hacían llegar casi a merendar, pero con el ánimo arriba y una sonrisa en los labios. Algún susto como el de Mallorca donde estaba con su hijo Marcos, la dieta, dejar de fumar, la jubilación que disfrutamos todos aunque perdía a uno de mis apoyos morales en el Instituto, la entrada en la política activa (qué ganas tienes de líos le recriminé en muchas ocasiones), el amor por su Mieres, la humanidad que destilaba cada poro de su piel, el respeto y admiración entre todos los que le rodeaban. Se me hace difícil escribir e imposible describirlo.
El domingo, tras la Misa del Corpus en Nembra, subí hasta el Tanatorio, lleno de conocidos, amigos, compañeros. Lloré con Vitín, antiguo alumno, amigo de los amigos, como su padre, y con Araceli, saben que le echaremos de menos realmente, no con la boca pequeña sino con la razón del corazón. Comentamos lo orgullosos que podemos sentirnos todos por haber disfrutado de NANDI.
Al menos, ya DESCANSA EN PAZ aunque su vacío no se llene. Esta mañana de lunes en el Instituto hay un silencio sobrecogedor, TRISTEZA EN EL ALMA.
Todos los medios de comunicación asturianos se han hecho eco de la triste noticia. Aquí dejo algunos enlaces: El Comerio, La Voz de Asturias, La Nueva España, y la semblanza de Alberto Argüelles, antiguo jefe de prensa y compañero...
P.D.: Emotivo artículo de Andrés Velasco en LNE del martes 8 de junio, y comentarios on line.

5 de junio de 2010

Max de dos Quintas

Viernes 4 de junio, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo, Concierto Clausura de Temporada, OSPA, Maximiano Valdés. Obras: Sinfonías nº 5 de Beethoven y Tchaikovsky.
La prensa se ha llenado estos días de entrevistas y noticias reflejando la marcha de Max tras 16 años al frente de nuestra OSPA, de las que dejo titulares, autores y enlaces:
Jueves 3:
LVA: Max Valdés, por Jaime Martínez (presidente de Asoc. de Amigos de la Ópera de Oviedo).
Viernes 4:
LVA: El final de una época: 1994/2010: Max Valdés dice adiós a la OSPA, por Inmaculada Quintanal (ex-gerente de la OSPA, y responsable del fichaje y llegada a Asturias).
LVA: Max Valdés, por Francisco Barahona (violinista ecuatoriano de la OSPA desde su creación en 1991).
También la reseña en LVA para el concierto de despedida: Beethoven y Tchaikovski, último programa del director de la OSPA.
A las 19:00 en la Sala nº 5 había la conferencia de cierre a cargo de Eduardo G. Salueña, autor de unas excelentes notas al programa con la exégesis de las dos quintas programadas en el cierre, con el título La sinfonía como catarsis emocional. Primero acudió el maestro chileno (en la foto de arriba entre Eduardo y Ana Mateo, la gerente) a despedirse de una audiencia más numerosa de lo habitual y más cercana que en la magnitud de la gran sala sinfónica, explicándonos el porqué del programa, básicamente "catarsis emocional", la Quinta del sordo, su primera obra con la OSPA hace 16 años en el Teatro Campoamor (estuve porque llevo abonado desde 1992), y la Quinta del ruso, obra que "todo director joven ama y quiere dirigir, que dormía en el cajón de las partituras" y con los años le hacía rejuvenecer y descubrir siempre nuevas cosas.
No tengo la categoría de todos los que han escrito en prensa sobre Maximiano, Max para todos, pero mi primer contacto personal fue en el fallido debut como mandolina para Don Giovanni en la temporada de 1996 del Campoamor, más por tuno que por músico, aunque se conjugasen ambas facetas (puede que sean la misma), por medio de mi antigua profesora de "Magisterio" Inmaculada Quintanal, entonces gerente de la orquesta, quien me presentó como tal añadiendo que además era abonado de la OSPA... los callos de mis dedos reventaron en el ensayo general dando al traste ilusión personal por el evento y profesional de Max al tener que sustituirme por un clave (el gran Sergei Bezrodni), pues no había tiempo para buscarme un suplente. Hoy no hablaré de mi frustración y cabreo por dejar en la estacada a mi mentora y al Maestro, sino del trato cariñoso hacia mi persona. Alguna vez más tuve la suerte de charlar en el camerino o antes de algún concierto, sobre unos amigos chilenos comunes, y de su tío materno Gaston Soublette, todo un personaje (le tengo permanente aquí en el Blog en "Curiosidades"), filósofo, músico... y autor entre otros del ensayo "Mahler: música para las personas", que a su sobrino sorprendió cómo este humilde melómano lo había localizado ("cosas de Internet" le dije), dedicado precisamente a él, y dejándole una fotocopia de las primeras páginas que guardó cual niño descubierto su secreto pero alegre por compartirlo.
En septiembre de 2008 comencé este blog como recuerdo escrito de los conciertos y vivencias musicales, siempre personales. Hasta hoy Max Valdés figuraba etiquetado en 60 entradas, lo que da una idea de las veces que le he citado y visto dirigir en el último año y medio, no siempre de acuerdo con él precisamente en estas dos últimas temporadas, con altibajos y cierta condescendencia no siempre buena para resultados óptimos, pero reconociéndole su trabajo a lo largo de esta larga estancia entre nosotros, nada habitual en los tiempos que corren. Es la grandeza de LA MÚSICA, única pero cuyas formas de gozarla y entenderla no son siempre iguales para todos.
Del programa de despedida apenas comentaré que tuvo una primera parte aseada y una segunda algo "pastosa", con momentos brillantes y oscuros, en cierto modo como su última trayectoria desde el podio que he reflejado en distintas entradas.
Pero sus 16 años entre nosotros NO TIENEN PRECIO, lo han dicho casi unánimemente. Al final nuestro concertino Alexander Vasiliev habló en nombre de "su orquesta", la de TODOS más que nunca (de las ausencias políticas, cada vez más hipócritas, mejor escribiré otro día, así como del desnudo fondo del escenario por primera vez -no estaba la bandera del Ayuntamiento de Oviedo-, recordando que la OSPA es Orquesta Sinfónica del PRINCIPADO DE ASTURIAS), una orquesta de todos nosotros que ha recorrido nuestra geografía y ha crecido de la mano del maestro chileno, una formación de la que debemos sentirnos muy orgullosos y que además es seña de identidad. La deja en un momento álgido capaz de todo, y a ello ha contribuído la estabilidad que da el tiempo, el mismo que valorará en profundidad su papel. Las últimas palabras emocionadas del Maestro nos hicieron darle la mayor ovación que ha tenido desde su llegada, aplausos de agradecimiento por su generosidad, sin olvidársele citar al filósofo Eugenio Trías y su ensayo "Tratado de la pasión" (1978) referidas al Tristán e Isolda que le "redescubrió en su inmensidad" precisamente aquí en Oviedo, su casa a la que volverá pero puntualmente para dirigir alguna ópera y esperemos también algún programa de "su orquesta". En Puerto Rico estoy seguro que hará de la vida musical boriqua otro milagro como el carbayón.
No quiero dejar de citar algo que no todos saben (aunque figura en su curriculum): dirigió la Sinfónica de la Juventud Venezolana "Simón Bolívar" cuando apenas la conocían fuera de Venezuela y Dudamel era un violín más... (por cierto, ya ha grabado las dos Quintas que escuchamos este viernes). Max fue de los primeros en ver y creer en El Sistema, dirigiéndoles, apoyándoles y en su honor quiero citar del cuestionario final que aparece en el programa de mano: "¿Cuál es su héroe de ficción? -Tintín -¿Y su héroe contemporáneo? -José Antonio Abreu" (y Max Valdés, integrante del jurado, los propuso, como así resultó, para el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008).
GRACIAS MAESTRO (también por ser indulgente con los fumadores).
P.D. 1: Entrevista publicada en LVA del 30/05: Aurelio M. Seco con Maximiano Valdés en "Codalario".
P.D. 2: Reflejos en la prensa del sábado 5: Ramón G. Avello en El Comercio; Pablo Gallego en LNE, y Aurelio M. Seco en LVA, así como la crítica en LNE de Eduardo G. Salueña al concierto de despedida del jueves en Gijón.
P.D. 3: Interesantes "semblanzas" del domingo: Pablo Gallego en LNE y La batuta que refundó la OSPA por Ramón G. Avello en El Comercio, así como de Diana Díaz en LNE.