Sólo para adultos con espíritu infantil

Entrada original del día 3 de marzo de 2011 a las 14:15 horas, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Si hay una máquina que lee (!) supongo que al leer el título de la entrada la tacharía de pederastia... En fin, quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y sólo con MIS FOTOS!:

Viernes 25 de febrero, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo: Concierto de Abono nº 5: OSPA, Per Poc (marionetas); director: Kynan Jones. Selección del ballet Romeo y Julieta (1936) de Prokofiev.
Hace un año comentaba en este blog la asistencia con mi alumnado del instituto al Concierto Didáctico con el mismo programa y protagonistas de hoy (lo titulaba "Para todas las edades"), sólo variando director (ahora repetía por segunda semana el australiano aspirante a titular) y público, esta vez "adulto". De hecho las fotos de esta entrada las he rescatado del entonces concierto matutino.
Quiero comenzar felicitando a Dña. Ana Mateo, gerente de la OSPA, por su apuesta de traernos al "gran público" un espectáculo para todas las edades basado en uno de los mejores y más musicados argumentos dramáticos como es el siempre eterno (por atemporal) de Shakespeare. Me consta que la parte escenografiada no fue del agrado de algunos (así me lo comentaron), pero como titulo este comentario, creo que estaba destinado "sólo para adultos con espíritu infantil", algo difícil ante una media de edad más bien alta y no plenamente melómana, más decantada hacia el ya trasnochado "acto social" que supone asistir a un concierto en vez de una mayor apertura hacia nuevas propuestas musicales, además de calidad. Mi alumnado encantado del curso pasado aún no tiene edad ni poder adquisitivo para asistir, pero me consta que se ha hecho afición entre él, incluso repetirá en breve con otro "didáctico" nada menos que con el Cuadros de una exposición... aunque de ésto escribiré en su momento.La calidad estuvo en todos y cada uno de los detalles, desde la adaptación dramática de Albert Plans, hasta la elección y ordenación de los números de la obra del ruso (mezclando de las tres Suites), con apenas una hora de duración para que nadie se inquietase en sus asientos, pasando por un director que en dos semanas entre nosotros ha conectado perfectamente. Si a ello le sumamos la maravilla de espectáculo con unos títeres tan ensamblados en el discurso musical y una narración femenina de Mónica Glaenzel, algo más nerviosa "entre mayores" y amplificada algo más de lo necesario, a mí se me hizo realmente corto y extraño acabar tan pronto, eso sí con "la miel en los labios" porque la OSPA ha vuelto a sonar perfecta en todas sus secciones, con una plantilla que ojalá fuese la titular al cien por cien (maldita crisis), capaz de desenvolverse en estos repertorios con una calidad que sólo quienes no la conocen parecen asombrarse, aunque un tanto más contenida en la interpretación desde el podio, siempre desde MI OPINIÓN. Los quince números escuchados (de los 52), narrados y escenificados están perfectamente explicados en las notas al programa de mi admirada Hertha Gallego de Torres: "Destino, acción, amor y muerte se apoderan de estos fragmentos, como en la obra original shakesperiana, y nos sobrecogen". Y aunque se me comentase en la salida que los trapos sucios sobraban, la delicadeza y expresividad conseguida por la compañía fundada por Santi Arnal tuvo su perfecto paralelismo en la sonoridad de la orquesta, perfectamente conducida desde la penumbra -obligada por el espectáculo- a cargo del maestro australiano que ha vuelto a postularse como uno de mis favoritos (a la espera aún de mucha temporada), algo más ceñido a la partitura que el viernes pasado, debido tal vez al peso escenográfico que pudo "empañar" un resultado musical todavía de más enjundia.

Lo que siento es perderme el próximo de abono donde no estará otro de mis preferidos, Howard Griffith (sustituido por Jayce Ogren) para escuchar las Suites 1 y 2 de Stravinsky y los Conciertos para violín 1 y 2 de Szymanowski con Frank Peter Zimmermann de solista. Me conformaré con la retransmisión en su momento por Radio Clásica, pero "mi OSPA" no tiene cuento...
P. D. 1: Noticia sobre el concierto del jueves en Gijón y crítica del viernes sin firmar (en El Comercio Digital) aunque supongo sea de Ramón G. Avello.
Publicar un comentario

Entradas populares