Ópera en Mieres (con Román)


Pudimos contemplar en el auditorio de nuestra Casa de la Cultura de Mieres la representación en directo desde el Teatro Campoamor de la segunda función de La Bohéme de Puccini, personalmente y a la vista de alguna crítica (como la de mi compañero Aurelio Seco), seguramente mejor que la primera del pasado domingo por estar más rodada (es lo bueno de "las segundas": en música segundas partes "son mejores", yo a la primera la llamo ensayo general, y con conocimiento de causa por haber estado abonado muchos años a la por entonces recién creada "Segunda Función"). Personalmente quiero destacar el conjunto, pues que el titular sea Sagi por la Dirección de Escena (muy buena por otra parte) no deja en buen lugar a todo el elenco de cantantes, y a diferencia de mi amigo Carlos Abeledo prefiero que fallase Inva Mula (aunque me quedo con las ganas de escucharla en vivo) y llegase Martina Zadro, o el resto del reparto, que ha dado como digo, sensación de conjunto, de representación más que digna (pues ésto es la ópera). Intentar recuperar aquellos repartos de los 70 hoy en día es impensable e impagable. Con todo en mi memoria y recuerdos de las muchas Bohemes escuchadas en Oviedo recuerdo a Mirella Freni en 1972 cantando ¡con Pavarotti!... Sí, para que luego digan los que después pensaron que Luciano se llama Tutto. Además tuve la suerte de volver a verla entre bastidores y gracias a ello logré colarme en los camerinos para conseguir la foto firmada -del inicio- por una de las mejores Mimí de la historia de la ópera, en 1975 con Aragall, pero para mí fue genial la de 1978 con Jeannette Pilou y Jaume Aragall en un año que este dúo nos cantó también una Lucía de Lamermoor imborrable, con D. César San Narciso -sí, el mismo que dirigió muchos años la Banda de Música de Mieres- todavía flauta solista de la entonces Orquesta Sinfónica de Asturias "cantando" el dúo "loco" con la Pilou. Creo que no me ciega la pasión ni mis 19 años de entonces. Sigue siendo referencia para muchos de los que estuvimos allí, y se puede preguntar a mi amigo Luis A. Solís Payares por ser uno de los de Mieres que llevan más de 50 años de abonados a la ópera ovetense. Enrique Álvarez (que en paz descanse), el gran confitero, buen músico (violín, clarinete...) y mejor persona, era otro de los asiduos junto con Antonio el de "El Caballito". Pero ésto lo dejaremos para alguna historieta musical de mi Mieres. Por esta última -de momento- Boheme de nuevo gracias a nuestro Ayuntamiento, Alcalde, Concejalía de Cultura, Ismael Arias como responsable de la Casa de la Cultura (y padre de una excelente flautista que está ampliando estudios en Kölhn o Colonia para los no germanoparlantes), y por supuesto a Telecable que es quien envió la señal. De bien nacidos es ser agradecidos. Esta vez nos quedamos hasta el final no más de veinte personas, pero a diferencia de la anterior proyección "en vivo", para el respetable no había personajes mediáticos como la Sra. Espinosa (Sonsoles para su marido). Y lo que son las cosas, había un mierense entre los cantantes, para mí más conocido, querido y destacable que la tan cacareada Sra. de Zapatero. Me refiero a Román Sánchez, quien con 12 años ha participado con el Coro Infantil Escuela de Música Divertimento. De casta le viene al galgo, hijo del tenor -afincado por matrimonio en Mieres- Mauricio Sánchez y de nuestra nunca reconocida y "polifacética" Elena Pérez Herrero (CANTANTE con mayúsculas, profesora de canto de figuras de la talla de Beatriz Díaz o de casi todos los componentes del afamado y reconocido mundialmente -menos en Asturias, claro- coro El León de Oro de Luanco, docente en el Colegio Las Dominicas...) y a su vez hija de otro matrimonio musical (pues ambos cantaron en el Orfeón de Mieres) Julio (también en el Ochote "La Unión") y Conchita. Por tanto genes tiene Román para acabar siendo también figura del canto. De todos los antes citados, cantados y "enlazados" también tendré que dedicarles algún espacio, pero por hoy lo dejamos.
Publicar un comentario

Entradas populares