Música y matemática

Lunes 21 de noviembre, 20:00 horas. Auditorio "Teodoro Cuesta", Casa de la Cultura de Mieres: Ensemble Ars Mundi, Elisabeth Expósito (soprano), Yuri Nasushkin (violín, director). Obras de J. S. Bach y Guillermo Martínez (1983).
Con la "disculpa" de la presentación de un CD que no vimos y ante un público no muy numeroso ni educado (¡toses y caramelos son un horror! unidos a la sordera de algunas personas mayores que les hace hablar más alto de lo debido ¡como si se estuviesen en casa delante de la televisión!), la orquesta de cámara con sede en la propia casa, con casi dos años de vida y que dirige el Maestro Nasushkin con su buen hacer y asombrosa dedicación nos deleitó con un programa donde las matemáticas parecían ser el nexo de unión, aunque El Arte es realmente el punto común.
Con el maestro ucraniano de solista y director pudimos disfrutar del Concierto para violín y orquesta en MI M, BWV 1042 de J. S. Bach, matemática musical con el toque de divinidad y majestuosidad que desprende "el Padre de todas las músicas". Auténtica escuela para intérpretes y aficionados que el ensemble tiene siempre presente en sus conciertos, sus tres movimientos esconden no ya sabiduría sino toda una terapia para el espíritu, desde el Allegro inicial que hubiese necesitado un poco más de afinación en las cuerdas graves pero que mantuvo el ánimo arriba, con un "clave electrónico" capaz de engañar al oído para lograr la atmósfera y color apropiado. El Adagio nos devolvió ese sonido ruso que nos han traído tantos virtuosos hasta Asturias, de una profundidad interpretativa y perfecta simbiosis entre solista y orquesta. El Allegro Assai fue perfecto colofón de arte matemático con unas ornamentaciones dignas de un grande, siempre bien secundado por "su" ensemble.
Y llegaría el momento esperado sumándose a la cuerda bachiana dos trompas, flauta, oboe, percusión y piano así como la soprano solista para interpretar Monumentum pro Matematica "Quadrivium Somniat" (febrero 2011) para orquesta de cámara y soprano, de Guillermo Martínez, encargo de la Real Sociedad Matemática Española para conmemorar su centenario. Este compositor me tiene entre sus fieles seguidores desde hace tiempo (sus obras corales para el LDO son un placer de escucha obligada) con una escritura atemporal, sin etiquetas pero siempre agradecido de escuchar a pesar de la dificultad que sus obras entrañan, y ésta no fue menos.
Obra llena de guiños variados a todo tipo de músicas modales y tonales, a tímbricas cinematográficas con texto en inglés, remembranzas "aconfesionales" de Gorecki y sobre todo una cuidada estética que alcanza amplio espectro sonoro. Interesantísima la textura global, los tempi abarcando momentos lentos con otros ligeros y marcadamente rítmicos, sin olvidar una parte vocal muy exigente para la solista, no ya por tesitura de registros extremos sino por unos volúmenes que en algunos pasajes debe "luchar" contra la masa orquestal. Me encanta comprobar cómo Elisabeth Expósito toma buena nota de sus maestros y afronta obras nuevas con total solvencia.
Todavía hubo tiempo para un regalo de lujo: el arreglo para orquesta de cuerda del pianístico Asturias de Albéniz (aunque la versión para guitarra sea más popular), difícil logro elegir un tempo ajustado y alcanzar los rubati originales manteniendo todo el espíritu de esta obra recreándola desde los arcos. Desconozco la autoría de esta adaptación (distinta de  la enlazada un poco más arriba donde los pizzicati en contrabajo y cellos es lo que domina, como en el arreglo de Matthias Hammerschmitt pero sin viento o el excelente de Frübeck de Burgos) aunque el resultado no pudo ser mejor.
Igualmente plausible la apuesta por nuevos repertorios y compositores, si además asturianos todavía mejor, y el apoyo a estas agrupaciones por parte de algunos maestros profesionales (ellos saben quiénes) siempre dispuestos a compartir experiencias con la nueva hornada de jóvenes intérpretes que serán ya los atriles del presente, codo con codo entre sus profesores.
No hay mejor forma de celebrar Santa Cecilia que con La Música. Y el día grande también será en mi Mieres con música coral...
P. D.: Reseña en LNE.
Publicar un comentario

Entradas populares