Fiebre de cuerdas, con humor...


Entrada original del día 28 de mayo de 2009, y suprimida (censurada) por Blogger© tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad" (por si es parte de su "queja"), la dejo como estaba ¡y CON VÍDEOS! (que si están prohibidos ya se encarga YouTube® de avisar):

Mientras espero mis próximos conciertos, y para no perder el contacto bloggero, uniendo música y humor hace tiempo que tenía previsto recoger a un cuarteto de cuerda muy singular: Stringfever, formado por la familia Broadbent: Giles, Ralph, Neal y Graham Broadbent, tres hermanos y su primo que forman este original cuarteto, tratando y tocando sus instrumentos de una manera, si no increíble, al menos peculiar. Ellos mismos se definen como el "primer cuarteto de cuerdas modificado genéticamente", utilizando instrumentos eléctricos para conseguir hacer algo parecido, y en el buen sentido, a un espectáculo de circo musical (humor con música), por supuesto con una calidad musical incuestionable, y en una "onda" que ya comenté en su momento cuando escribí, a raíz del DVD "Swinging Bach" en el "Festival Bach 2000" en Leipzig, de otro cuarteto "peculiar": Turtle Island String Quartet, originales en repertorio y ejecución, aunque "más clásicos" que los Stringfever.
Esto de "la Red" es increíble para encontrarnos de todo, y no soy muy original porque otros ya han escrito sobre Stringfever, seguramente hasta los habréis visitado, pero como siempre tengo "fieles adeptos", aquí dejaré algunos vídeos de YouTube® donde interpretan de todo:
Comenzamos con un repaso a la "Historia de la Música":

No puede faltar como popular el Bolero de Ravel, sin confundirlo con "El Bolero de Raquel" (1956 ó 1957) del genial Mario Moreno "Cantinflas", con la acepción que en México tienen de limpiabotas (bolero), y que también es una joya de humor musical (con difícil traducción al inglés en los subtítulos), aquí en versión instrumental propia de Stringfever:

La música de cine (una de mis debilidades como se puede comprobar por lo ya citado, y lo que viene después) también la interpretan "a su manera" en este poutpourri o "Medley" que no tiene desperdicio, ni por la elección de los temas ni por su "ejecución" (el entrecomillado es por el chiste del niño que estaba aprendiendo a tocar el violín y el padre ufano, presumiendo de su vástago, pregunta al amigo -"¿Qué te parece la ejecución?" -"Excesiva, pero una buena azotaina no estaría mal"...):

Si había una película que utilizaba la música con un sentido de crítica humorística, lógico siendo Charles Chaplin su "hacedor", fue "El Gran Dictador" (1940), y la escena del barbero judío afeitando mientras sonaba la Danza húngara nº 5 de Brahms, son de las históricas que siempre permanecen en el recuerdo. Los Stringfever tampoco lo hacen nada mal:

Y para terminar esta "difícil selección humorística" con tintes cinematográficos, una de las obras que de niño me cautivaron por lo original, 'The Typewriter' -La máquina de escribir- de Leroy Anderson (también me gustaba su 'Syncopated Clock' -El reloj sincopado-) en el Melbourne Fringe Festival de 2007:

Bien está lo de unir música y humor... donde mi referencia siempre será ese Mastropiero-Bach de Les Luthiers. ¡De mayor quiero ser uno ellos!
Publicar un comentario

Entradas populares