Escuchando a Alice Sara Ott

He estado escuchando desde las 20:00 horas hasta las 21:35 horas y por Radio Clásica en directo desde el Teatro de la Zarzuela de Madrid, a la pianista Alice Sara Ott, una promesa que ya es realidad (de hecho ha fichado por DG), siendo ya "una de las grandes" del teclado de nuestros días, arrancando el Ciclo de Jóvenes Intérpretes que organiza la Fundación Scherzo, y por donde pasará el día 22 de diciembre la china Yuja Wang (tras hacerlo el día antes en Oviedo, y a la que espero poder escuchar, seguramente el mismo programa con D. Scarlatti, Schumann, Schubert y Prokofiev), para finalizar el 23-F de 2010 con nuestra Judith Jáuregui (también con obras de Liszt y Chopin más Debussy y Mompou), pianista donostiarra que ha sido todo un descubrimiento para mí gracias al Disco Homenaje a Albéniz, donde también interviene mi querido Diego Fernández Magdaleno entre otros pianistas de renombre y calidad.
El programa de la muniquesa es de los que yo califico como "para todos los públicos" (pese a las toses que parecen formar parte de un paisaje sonoro que no me gusta mucho):
MENDELSSOHN: Variaciones serias en Re menor, Op. 54.
BEETHOVEN: Sonata nº 14 en Do sostenido menor, Op. 27 nº 2 “Claro de luna”.
Y en la segunda parte:
CHOPIN: Valses (selección de cinco valses, donde no ha faltado el del minuto -que dura algo más-), que ya ha grabado en disco, al igual que:
LISZT: Estudios de ejecución trascendental, S. 139 nº 9 y 10.
Fuera de programa nos regaló también su famosa "La Campanella", inspirada en PAGANINI:


No es solamente virtuosismo sino interpretación, algo que no siempre van unidos, aunque evidentemente ser alemana y con sangre japonesa creo que tiene mucho que ver, y por lo escuchado esta tarde-noche con la nieve asomando por la ventana, "no me sonó a chino".
Mientras dejo "caer" un par de cosas más:
1) El pasado 17 de octubre fallecía el músico Manuel Gas a la edad de 69 años, director y pianista acompañante de muchos artistas de la llamada música ligera (Lola Flores, Nino Bravo, Isabel Pantoja, Miguel Ríos, Víctor Manuel, Jeannette, Marisol, Marifé de Triana, y Rocío Jurado, a quién acompañó durante 16 años) con sólida formación clásica pues estudió en el Conservatorio de Barcelona con los maestros Gilbert Camins (piano), Joaquín Zamacois (armonía y composición) y Juan Masía (música de cámara), entre otros, incluso tocó mucho jazz en los "felices 60" de esa Barcelona cosmopolita con otros grandes como Gerry Mulligan, Stephane Grapelli, Guy Lafitte o Bill Coleman (fuente: El Mundo.es). Siempre he dicho que música sólo hay una: la buena. Y como era "músico" en el amplio sentido de la palabra, también fue un excelente productor de muchos "musicales" representados en España (básicamente en Madrid y Barcelona) que han convertido la Gran Vía Madrileña casi en el Broadway español gracias a su buen olfato, e incluso también para la zarzuela (aquí Oviedo sí se ha convertido en su capital), donde mostró su excelencia directora desde el foso: 'La eterna canción', 'Adiós a la bohemia' y 'Black el payaso' (todas de Sorozábal) que se pudieron disfrutar en el Teatro Español de Madrid, su segunda casa. Pero como suele pasar en nuestro país, se preparó un homenaje póstumo -en vida parece que nunca reconocemos nada-, primero el día 26 de octubre en la AIE (Asociación de Intérpretes y Ejecutantes) del ínclito Luis Cobos, en el que estuvieron "los directos" para ir tomando posición y salir en las fotos. Finalmente este lunes 14 de diciembre se celebró un homenaje con los "indirectos" donde ya actuaron muchos de quienes tuvieron la suerte de trabajar con él en todos los ámbitos musicales, y donde estuvo nuestra Beatriz Díaz.
2) Quién nos iba a decir que la música barroca volvería a reverdecer, figurando en los circuitos de conciertos llenando salas no sólo con músicos consagrados sino también con la aparición de nuevos grupos y grabaciones. Lo traigo a colación porque últimamente también ha reaparecido en mi "vida musical":
Por el camino me perdí el pasado miércoles día 9 el homenaje que la Sociedad Filarmónica de Oviedo "tributó" a Alicia de Larrocha y también a Albéniz con la Iberia de Amador Fernández Iglesias, y como también parece ser habitual, me es (casi) imposible estar en dos sitios a la vez... por lo que me decanté por escuchar las obras de Rubén Díez.
Por música que no quede.
Publicar un comentario

Entradas populares