1 de noviembre de 2009

El León de Oro en el I Encuentro coral de Música Sacra

Domingo 1 de noviembre, 20:00 horas. I Encuentro Coral de Música Sacra, Iglesia de la Asunción, Gijón. Coro "El León de Oro", Marco Antonio García de Paz, director.
No me canso de escuchar a este coro, sea en disco o mejor aún en directo, ya le dediqué una entrada a raíz de su participación en el Concurso de Tours, otra tras su paso por Mieres hace una semana, y actuando tan cerca de Mieres por "la autopista minera" no podía quedarme en casa aunque Noviembre comenzase con un día típico de agua y fresco. Los aficionados así lo entendieron porque no cabía nadie más, síntoma de la gran tradición y afición coral gijonesa.Arranca este encuentro coral organizado por el Real Grupo de Cultura Covadonga en la iglesia de su barrio de "El Bibio", los días 1, 6 y 7 de este mes de noviembre, con su propio orfeón de cierre el próximo sábado, siendo el viernes un concierto conjunto (como ya han hecho alguna vez) del Coro "Ángel Embil" de Pola de Siero que dirige mi amiga Maite Martínez Embil y el Coro "Melisma" de Gijón bajo la experta dirección de mi compañero Fernando Menéndez Viejo.
La inauguración sólo podía ser con el coro más laureado de Asturias y actualmente el mejor con creces del panorama nacional. El epígrafe de este encuentro deja claro que será la llamada música sacra protagonista de las tres jornadas corales, y salvo algún guiño más religioso que sacro en el escricto sentido de los géneros musicales, éste es el difícil y exigente programa que disfrutamos (con algunas obras ya escuchadas en Mieres), con la peculiaridad de aprovechar al máximo la acústica ad hoc del templo ubicándose en distintas zonas que comentaré junto a las obras escuchadas:
O sacrum convivium (Luigi Molfino) con el coro repartido en las balconadas del primer piso y su director en el pasillo central de la iglesia, entre las bancadas. Aunque no es de hoy, dejo este otro vídeo para que puedan comprobar cómo ubica las voces dependiendo de la acústica:

Domine non sum dignus (T. L. de Victoria). Sólo con voces graves ubicadas en el ábside, aprovechando la excelente reverberación y jugando, como siempre hacen, con una dinámica impresionante y la calidad archidemostrada de las voces masculinas.
Virgo Dei Génetriz (Padre Donostia). El coro al completo delante del altar mayor.
Ich Lasse dich nicht -para doble coro- (J. S. Bach). Colocados a izquierda y derecha de la anterior ubicación. Es cierto que la reverberación impide claridad en la dicción, pero el juego sonoro desplegado suplió la, por otra parte habitual, la excelencia del texto luterano.
Crucifixus (Antonio Lotti). La afinación del coro es digna de elogio y admirada por cualquier aficionado a la música coral, también carta de presentación de todos los concursos donde participan (y suelen ganar).
Lay a garland (Robert Pearsall). Primer guiño "no sacro", aclarado por Marco Antonio G. de Paz a los asistentes.
Bogoroditse Devo (S. Rachmaninov). No sólo es música católica, los ortodoxos también tienen joyas corales como ésta.Salve Regina (Miklos Kocsár). Sólo voces blancas ubicadas en el ábside. Otra forma de demostrar (aunque no era necesario) la calidad por separado de las cuerdas del coro.
Dulcissima Maria (Dante Andreo). El coro al completo en la escalera delante del altar, con una de las obras a él dedicadas y que arrancaron la mayor ovación de un público puesto en pie, porque de nuevo la potencia vocal y los sublimes pianisimi hicieron vibrar literalmente a los presentes.
Kyrie
-para doble coro- (Josef Rheinberger). Nueva recolocación con los dos coros a izquierda y derecha en otra interpretación magistral de esta obra que dominan por sus múltiples apariciones, con la que lograron el Gran Premio de Arezzo 2008 que aquí dejo de nuevo para regocijo de mis lectores (yo no he querido hacerlo como otras veces por la poca calidad del teléfono en estos menesteres, no así con las fotos):

Sleep (Eric Whitacre). Final con otra de las obras emblemáticas de los gozoniegos y segundo guiño "no sacro", pero no exento de espiritualidad, aquí cantado en Cerdeña no hace mucho:

Y dos regalos: un Ave María de Franz Biebl (1906-2001) * con el coro reubicado en el ábisde y los solistas (la soprano Elena Rosso Valiña, el tenor Fernando Fernández * y la contralto mi ex-alumna avilesina Elena Muñoz Liébana) delante, para finalizar con el Salmo 100 de Mendelssohn.De nuevo con un repertorio muy trabajado, horas de ensayo y esfuerzo que les seguirán dando muchos alegrías a ellos ¡y a nosotros!, todo un ejemplo a seguir que no me cansaré de repetir: quien trabaja triunfa.
El León de Oro más recomendable en directo que grabados pese a sus dos buenísimos CDs, también tienen varios vídeos en YouTube® (de más calidad que los míos) para deleite de todos los internautas. Gracias a Marco y "su" coro.
P.D. *: Gracias a Mario Guada por su comentario a la entrada y sus correcciones a mis meteduras de pata.
P.D. 2: La prensa, en este caso LNE del día 2 simplemente hace una reseña.
Publicar un comentario