5 de marzo de 2010

Dimas Muñoz, "In Memoriam"

Este primer viernes de marzo despedíamos en la Iglesia de El Cristo de La Peña (Mieres) a Dimas Muñoz Llaneza, amigo y compañero en mis tiempos de "Luna Nueva" y "Ave de paso". Como decimos por aquí, un músico natural con una afición que pudo más que la profesión de minero, de la que la falta de salud le retiró, y su vocación finalmente fue su otra vida. Mucho tuvo que ver en ello Gregorio Goyo Flores (cordobés que con una orquesta de circo llegó y se afincó en Mieres, siendo padre de una "saga" de músicos), batería de la "Orquesta Luna", seña de identidad de los bailes en Mieres y alrededores allá por los 60 e inicios de los 70. Será precisamente Goyo quien con sus hijos Juan (Juanito) y José Antonio (Jose), a quienes conocí por entonces (1974) de educandos en la Banda de Música de Mieres del maestro y músico militar Don Alejandro Fernández Sastre, yo estudiando armonía y ellos clarinete/saxofón y trompeta/trombón respectivamente, decide formar su propia orquesta, y el nombre no podía ser menos tras desaparecer la suya y crear por lo tanto la "Luna Nueva". En ella entró Dimas de cantante, voz privilegiada que cantó como nadie los temas de Luis Mariano, pero no conforme con ello, decidió estudiar batería con Titi (Guantes Rojos) para luego relevar a Goyo y proseguir la singladura de este grupo hasta mediados los 80, periodo de distintas formaciones siempre comandadas por este hombre que también se atrevía a tocar el trombón de pistones e incluso el bajo eléctrico (cuando aquella Yamaha RX11 sonaba casi también como su batería y salía adelante a cantar Te llegará una rosa de Alberto Cortez, o Ramonín soltaba el bajo para emular a Nicola Di Bari).
Fue en 1984 un 15 de mayo, San Isidro pero víspera de San Honorato, patrono de los panaderos cuando debuté con ellos a los teclados en un baile celebrado en la desparecida Casa Villa de Mieres. Con Manolo Garrandés y José Antonio Flores en los metales, Roberto Alonso a la guitarra eléctrica y el saxo, Ramón Fdez. Miranda (Ramonín el de los 2+2) al bajo y Dimas a la batería estuvimos tres años largos compartiendo afición, gustos y ganando un dinero que había que estirar para pagar el furgón, el nuevo equipo de sonido, el alquiler de la cochera donde ensayábamos... Tras aprobar las oposiciones y quedar en quinteto tuve que dejar el grupo al que volví puntualmente para "suplir" alguna baja, siendo ya "Ave de Paso", y de nuestras batallitas, romerías y kilómetros juntos, tengo mi cabeza llena de recuerdos que afloraron como si hubiesen sido ayer.Llevaba casi ocho años fatal pero luchando contra lo que le echasen (evidentemente hubo épocas peores que otras), ya no había romerías pero como su voz "era una mina", además del karaoke de "La Pista" en la época de Tini (con quien ahora estará cantando), le fichó el Coro Minero de Turón, el mismo que hoy le acompañó en su despedida. Con 58 años el cuerpo ya no aguantó (su mente seguía sana) y ayer jueves puso la doble barra a la partitura de su vida. María Jesús le echará de menos mucho más que todos los que le conocimos y compartimos tan buenos momentos, David (que de crío ya apuntaba maneras musicales porque tenía donde mirarse aunque se decantase por el Heavy) y Mario tendrán en su padre un modelo a seguir como músico y sobre todo como persona.Amigu Dimas, seguirás con nosotros en el recuerdo, que siempre perdura y como la música, no muere.
Publicar un comentario