Cerrando un XXII Festival muy femenino

Entrada original del día 30 de mayo de 2011 a la 00:40 horas, y suprimida (censurada) por Blogger tras "denuncia" yanqui (de la DMCA, Digital Millennium Copyright Act). Quitados unos pocos links de la llamada "tierra de la libertad", la dejo como estaba ¡y con MIS FOTOS!:

Domingo 29 de mayo, 19:30 horas. Clausura XXII Festival de órgano CajAstur, Iglesia de San Pedro, Gijón: Saskia Roures Navarro. Obras de Bovet, Bach y Liszt.
Podía haber titulado "cuatro de cinco" al llegar la cuarta organista de los cinco que han conformado esta edición que pone mayo como el mes del órgano en Asturias. Cerrando ciclo en el órgano gijonés Saskia Roures afrontó un programa durísimo apostando por obras que exigieron demasiado al instrumento que pareció quedarse pequeño por momentos.
Escuchaba por primera vez los Tres bocetos japoneses (2001) del genial Guy Bovet (1942), en su estilo rompedor y endiablado técnicamente, jugando esta vez con melodías y registros de flauta aunque el órgano no tenga el de shakuhachi. Esbozos de referencia directa nipona, tan distintos en todo a nuestra cultura, musical también, las Variaciones sobre Gujyo-bushi buscaron registros de tapadillos y quincenas así como nasardos, siempre con la disonancia no ya de la tubería elegida sino de la propia partitura, al igual que la Meditación sobre Akatombo, con nuevos registros y combinaciones mecánicas de teclados y pedalero, tradición japonesa pero con toques occidentales que en la mente de Bovet revuelve y hace múltiples variantes con exigencias que fuerzan siempre los límites tímbricos y técnicos, disonancias unidas a percusiones en registros extremos que utilizan cada teclado con colores diferenciados. La Fantasía sobre Tokyo-ondo es realmente una forma barroca en cuanto a su organización, partiendo de esta canción japonesa reelaborada en el arranque del siglo XXI con el shock rítmico y de plenitud sonora buscados conscientemente. Una auténtica diablura organística que la intérprete maña afrontó con auténtico virtuosismo y lucha con un órgano que por momentos le jugó alguna mala pasada (mezcla de teclados y pedalero que "anulaban" notas, enganches que fallaron, trémolos desiguales...).
Mi adorado Bach no podía faltar y nuevamente con la Passacaglia y Fuga en Do m., BWV 582, aunque el órgano de San Pedro no es el de San Tirso ni el de Soto del Barco (escuchados con Ana Belén García), la registración elegida no resultó tan plena ni brillante como era de esperar desde los ocho primeros compases de pedal, y la técnica exquisita de la organista no tuvo planos sonoros bien diferenciados, restando "pegada" sobre todo en la primera parte, siendo el fugatum menos oscuro en los registros y permitiendo contrastar más las voces, si bien se acercó mucho al "sonido germano" que tan bien conoce por su formación. Debe ser mi exigencia para con el Kantor lo que me dejó insatisfecho, pese a la propina final que nos devolvió la calma de espíritu.
Y para cerrar, quién mejor que Liszt con su Weinen, Klagen, Sorgen Zagen (1863), obra de plenitud pianística desde la adoración y respeto hacia el Bach de la Sinfonía que inicia la Cantata BWV 12 pero en un Weimar cien años más viejo con nuevas sonoridades esta vez "de vuelta al origen" con toda su grandeza tanto en la primera parte como en la segunda. Tristemente el órgano de San Pedro creo que no respondió o bien la organista prefirió recurrir a registros ya conocidos o memorizados (los flautados de Bovet para el Crucifixus), porque si bien el despliegue técnico en los tres teclados y pedal fue impresionante, la tímbrica para esta joya del Abate, salvo momentos puntuales del Preludio (recordándonos casi el sonido del armonio) se quedó algo corta para lo esperado.
Con todo, las organistas han sido las protagonistas de esta vigesimosegunda edición, con repertorios de siempre pero también arriesgados y nuevos que van incorporándose para deleite de muchos aficionados y mantenimiento de unos instrumentos que tienen que mantenerse vivos, vamos funcionando con más asiduidad. Lo próximo, como dice Chema, el organizador y responsable del festival, será instaurar la figura de organista titular. Personal joven y preparado ya está saliendo ¡formándose en Europa!.
Publicar un comentario

Entradas populares