Domingo vienés con la JOSPA y Haydn

Domingo 3 de mayo, 20:00 horas. Sala de Cámara del Auditorio de Oviedo. "Haydn, doscientos años". JOSPA, Mauro Rossi, concertino-director.
Foto de Pablo, la música en Siana (vía móvil)
Como ya avanzaba en el móvil, y hace días en el blog, una JOSPA abrumadoramente femenina nos ofreció un concierto de homenaje a "papá Haydn" tras dos semanas de trabajo con el excelente violinista italiano, concertino de la Orquesta Nacional de España y profesor del Conservatori del Liceu de Barcelona, el italiano Mauro Rossi que ejerció desde su puesto de concertino de director y también de solista en el Concierto para violín en Sol M. de Franz Joseph Haydn.
Como apuntaba en sus palabras antes del concierto el responsable de la JOSPA, mi amigo Manuel Ángel Paz, con esta actividad se pretendía no solamente homenajear a Haydn, sino continuar la excelente formación que supone para "la cantera de la OSPA" en programas de todos los estilos uniendo a la convivencia musical nuevas "interpretaciones históricas" de obras del Clasicismo, lo que consiguieron pleamente gracias a la maestría de todo un especialista como es el violinista italiano, habitual concertino de "Il Giardino Armonico" (prestigioso grupo de música barroca), que además debutaba como director, labor difícil la de compaginar (concertino y dirección) que se notó en algún momento del concierto -algunas entradas y también ciertos desajustes de afinación- que no empañó la actuación global de "la cantera", y en completo femenino, pues sólo había 7 hombres (y los dos trompas eran de "refuerzo" para la ocasión, Roberto J. Álvarez de la OSPA y el mierense Jaime Aurelio Sixto). Ya venimos destacando el empuje de las mujeres, siendo las violinistas realmente destacables en las nuevas generaciones asturianas, como vengo comentando desde aquí.
Foto de Pablo, la música en Siana (vía móvil)
Comenzó una velada cambiada inteligentemente a última hora para la sala de cámara (por acústica y aforo, que no se completó) con la Sinfonía nº 55 en MI bemol M., "Der Schulmeister" ("El maestro de escuela"), donde pudimos "paladear" las sutilezas que trabajó el maestro Rossi en los días previos al concierto: vibrato nada excesivo, casi ornamento, archi delicados, afinación "de la época", cercana al barroco pero con los avances que Papá Haydn fue incorporando a sus composiciones. La casi imperceptible desafinación de la cuerda no fue óbice para disfrutar de una interpretación histórica con instrumentos actuales que esta orquesta joven realmente supo hacernos llegar. Y en pie, por necesidades de la obra siguiente, Mauro Rossi ejerció de solista en esa maravilla que es el Concierto para violín en Sol M. de Franz Joseph Haydn. Perfectamente acompañado y seguido por "su" orquesta de cámara sin metales, que brilló en su parte solística con ese sonido tan delicatessen y una técnica que le permite afrontar estos repertorios con una maestría impagable que de nuevo sirvió de ejemplo para el alumnado hoy intérpretes profesionales realmente maduros en este "domingo vienés".
Y la segunda parte nos deparó la conocida Sinfonía nº 45 en Fa # menor "Abschiedsymphonie" Hob. I:45 (1772) -Sinfonía de los adioses o de la despedida- , de la que casi todo el mundo conoce la historia (merece la pena leer a Juan Goytisolo contándola en 1993) que evidentemente también escenificaron (incluso el bis fue el Presto del último movimiento) como lo hizo la Filarmónica de Viena en el Concierto de Año Nuevo de Viena de este año con Barenboim, dejando al público ovetense gratamente sorprendido por la buena interpretación que nos dejaron, algo desequilibrada por los pequeños desajustes ya apuntados, pero que como comentaba con el simpático maestro al descanso (mientras fumábanos un cigarrillo), esta juventud trabajó con gran profesionalidad para poder ofrecernos un concierto de esta talla.
Foto de Pablo, la música en Siana (vía móvil)
Enhorabuena a la JOSPA y agradecer no sólo el trabajo sino el proyecto de futuro que ya ha arrancado, y el patrocinio de empresas privadas como los Supermercados masymas que son los mecenas del siglo XXI sin los que sería imposible poder traer a Asturias maestros como Mauro Rossi, que tanto ha sembrado en las carreras de nuestros jóvenes instrumentistas.
Publicar un comentario

Entradas populares