27 de octubre de 2009

Dudamel anunciando Rolex

No voy a descubrir a Gustavo Dudamel ni siquiera dudar de su poder mediático, comprobado por donde quiera que dirija. Le han criticado por su silencio o su no "posicionamiento" ante el gobierno de Chavez, incluso una entrada en un blog titulada "¿Es Dudamel el Brower del chavismo?", intenta compararlo al guitarrista cubano Leo Brouwer con el director barquisimetano. Siempre he mantenido que el arte está en otra esfera que la política, aunque ésta siempre lo ha utilizado como propaganda (la historia y más la musical está llena de ejemplos).
Ahora los detractores -que también los hay- tienen otra "disculpa" para continuar criticándole por convertirse en la nueva imagen (con retoque de Photoshop© y sin sus rizos) de los carísimos relojes Rolex, olvidando que esta marca también tiene un instituto que "rinde homenaje a quienes por su talento excepcional, cualidades y logros contribuyen de manera significativa a mejorar el mundo en el que vivimos", respaldando y apoyando contribuciones significativas a la ciencia, la cultura, la educación y las artes a través de programas filantrópicos, de patrocinio, en educación y otras actividades especializadas. Y evidentemente Dudamel y "El Sistema" creo que son fieles reflejos del ideario de la prestigiosa marca relojera suiza, como su listado de "Hombres y mujeres excepcionales" en la música, destacando Plácido Domingo, Rolando Villazón, Cecilia Bartoli, Renée Fleming, Yo-Yo Ma o Diana Krall, para que se hagan una idea de parte de ese personal elegido ¿para la gloria?. Creo que sí.No hay pruebas pero alguna prensa sensacionalista ha publicado (más bien especulado) que el pago por ser su imagen asciende a 3 millones de dólares. Aunque sea cierto me parece normal viendo las cifras que mueven el fútbol sin ir más lejos, y estamos hablando de UN ARTISTA DE FAMA MUNDIAL. La marca Rolex cuenta en su página la historia de estas imágenes testimoniales de figuras importantes del medio artístico y deportivo que coinciden en “La búsqueda de la perfección”.
Y si algo no se le puede negar al director venezolano es precisamente que sigue buscando la perfección, tanto con sus formaciones jóvenes como en las ya veteranas que han comprobado cómo trabaja Dudamel. Del público que le adoramos no digo nada, pero quienes han tenido la suerte de ser dirigidos por esta nueva estrella también se les han acabado las palabras.
Como escriben en otro blog, No nos abandones Dudamel.
Publicar un comentario