Vaya arranque con la Gruberova

Lunes 12 de octubre, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo. Edita Gruberová, Oviedo Filarmonía, director: Friedrich Haider. Programa con fragmentos de óperas de Mozart, Wolf-Ferrari, Donizetti, Bellini y Johann Strauss hijo.
Como apuntaba nada más salir del concierto en mi blog móvil, "Gruberova aguanta", y haciendo más que uso abuso del refranero: aunque "los años no perdonan" (Bratislava, 1946), "sabe más el diablo por viejo que por diablo"... y en este caso "la veteranía es un grado". Si añadimos que la OvFi está cada vez más adaptada a estos repertorios para los que fue creada (estando en plena Tosca) y que Haider conoce a la Gruberova como pocos (cada uno que lo tome como quiera), el resultado no podía ser malo con un público que disfrutó en este arranque de la temporada de los Conciertos del Auditorio (más Jornadas de Piano "Luis G. Iberni") con una voz imposible de escuchar en la ópera en el Campoamor. Y como no podía ser menos, se fueron alternando oberturas y arias de "La Diva", dejándonos cuatro arias de las suyas, esas con que suele deleitar La Gran Edita, y todavía regalando una más que comentaremos. El "respertorio" (de repertorio respetuoso) lo voy desgranando e incluso intercalando algunos vídeos de las mismas arias que están en YouTube©, pero evidentemente no es la que tuve el gustazo de escuchar en Viena hace casi 20 años (un 8 de abril de 1990).
Primera parte:
Mozart:
Obertura de Der Schauspieldirektor (El Empresario). Algún pequeño desajuste inicial pero con un sonido y tempo perfecto, que sería la tónica de la noche. "Martern aller Arten", aria de Konstanze de Die Entführung aus dem Serail (El rapto en el serrallo). Sin concesiones de volumen sobre la escena aunque sí de tempo, algo más lento de lo acostumbrado, lo que permitió escuchar todas y cada una de las notas de la partitura, comenzando con tiranteces y respiraciones no habituales hace treinta años pero realmente "poderosa".

Wolf-Ferrari:
Vorspiel e Intermezzo (Preludio e interludio) de I quattro rusteghi; Obertura de Il segreto di Susanna (El secreto de Susanna). Dos obras del compositor por el que nuestro renovado titular siente tal pasión que está llevando a CD toda su obra sinfónica, precisamente con los protagonistas de esta velada. Lástima que en el recital no hubiese algún aria de alguna de ellas. La orquesta está perfecta en este repertorio, que además ensayó mucho este verano para las grabaciones, y a la que Haider ha sabido transmitir su dominio, destacando también Andrei Mijlin al violín, Gabriel Urueña al cello en sus respectivos solos, además de un afinadísimo y lírico Javier Pérez en el corno inglés.
Donizetti: "Il dolce suono" "Spargi d'amore pianto", escena de la locura de Lucia de Lamermmoor. Sigue siendo uno de los papeles de referencia aunque haya perdido graves, pero cada vez que la canta es una nueva recreación, el director la acompaña igual de bien que si del piano se tratase, y Ingri Elise Engeland "cantó a la flauta" todo lo que tenía y más siempre atenta a cantante y director. La orquesta sonó formidablemente bien en todas las obras, y de las dos versiones de la conocida "locura"que dejo en vídeo, cada uno sacará sus conclusiones, pero yo me sigo respigando con Edita, en los 90, hace dos años o esta noche de El Pilar:


Segunda parte:
Bellini: Obertura de Norma. "Oh, s'io potessi ... Coll' sorriso ... Oh, sole, ti vela" - Escena de la locura de El Pirata. Con menos problemas y tal vez más centrada o "caliente" desplegó la línea de bel-canto a la que acostumbra, como si preparase ese final que es donde se volcó literalmente y donde el conocido tandem con Haider (cambiando piano por orquesta) dio lo mejor de la noche:
Donizetti: Roberto Devereux: Obertura; "E Sara ... Vivi ingrato ... Quel sangue" - Aria final, con la participación de tres voces (tenor, soprano y barítono) de las que siento no haber apuntado sus nombres pero que cumplieron perfectamente con su pequeño papel (especialmente la soprano, cantando de memoria y muy bien empastada con la diva), gentileza de la ópera de Oviedo al ser el elenco del segundo reparto de Tosca (por lo que creo fuesen Sandra López, José Ferrero y Michael Chioldi). Para mi gusto LO MEJOR.

Tras lo atronadores aplausos y algún que otro "brava" cual si del Liceo barcelonés se tratase, llegó la propina esperada, igual que en la capital catalana el pasado 21 de junio con Haider al piano, el aria de Adela de Die Fledermaus (El murciélago), de Johann Strauss hijo.
Aquí dejo, jugando con las palabras, la propina catalana (llamar bis debería ser cuando se repite alguna obra y no al aumentar el programa).

La opereta es seguramente la faceta más vienesa de esta soprano internacional y donde se desenvuelve sin la tensión de las heorínas o la pirotecnia belcantística, lo que supuso dejarnos a todos los presentes con una sonrisa y el deseo de volver a escucharla por lo menos una vez cada temporada aunque sea en concierto, aunque más deseable sería en escena (aquí en 1980), porque los placeres lujosos hay que espaciarlos, no vayamos a acostumbrarnos y desechemos nuestra triste realidad del día a día.
http://www.youtube.com/watch?v=Xfh-05FNvNg&feature=related
El programa de este día lo repetirán todos en París por el mes de diciembre, y las crónicas habrá que leerlas (aunque mi francés sea imposible).
P.D. 1: Pablo Gallego escribe en LNE del martes 13 que le dedica toda una página (son uno de los patrocinadores de este ciclo) más la foto de la izquierda, agradeciendo la prontitud de la prensa tanto escrita como digital, que ya está más cercana a lo cotidiano, al igual que mi querido Ramón G. Avello en El Comercio.
P.D. 2: Más reposadas y "doctas" son las críticas del miércoles 14 de Diana Díaz en LNE y de mi amigo Aurelio M. Seco en LVA.
Publicar un comentario

Entradas populares