El mando compartido es excelencia musical

Viernes 30 de octubre, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo. OSPA, Carmen Yepes (piano), Max Valdés (director). Obras de Leoncio Diéguez (20 marzo 1941), R. Schumann y W. A. Mozart.
Concierto nº 2 de la Temporada regular de la OSPA que tras el de Avilés, hoy tocaba Oviedo, con mismo programa pero siempre distinto y algunas cosas más que no quiero olvidar, por lo que aquí las reflejo:
Mi segunda audición de la obra del maestro Leoncio Diéguez, El passo honroso" de Dom Suero de Quiñones (de nuevo presente en la sala y merecedor del homenaje que le dedicó Max Valdés, como profesor de muchas generaciones de estudiantes en el Conservatorio) con un escenario y acústica distinta de la avilesina, me descubrió la necesidad imperiosa de imágenes porque me resultó más cercana a una banda sonora que al Poema sinfónico, y cual peplum sobre el hecho histórico, insistir de nuevo y sobre todo en la instrumentación y la riqueza tímbrica de esta obra que la OSPA y su titula consiguieron sacar adelante con más sonoridad que ayer, también fruto de la repetición. Mi razonamiento sobre la necesidad de las imágenes serviría para encontrar justificación a la cantidad de "apuntes sonoros" que encierra la obra, pero que tal vez la ligazón visual lograse completar la sonora.Carmen Yepes volvió a deleitarnos, esta vez en el excelente Steinway del auditorio, con ese difícil y lleno de "trampas" para cualquier intérprete, Concierto para piano en la menor op. 54 de Schumann, al que no sólo debe el propio compositor de su Renana o el ya comentado de Grieg, sino incluso el nº 2 de Rachmaninov como me pareció ver en varios momentos.
Como sólo los verdaderos intérpretes hoy volvió a recrear la partitura de forma honesta, segura, recreándose tanto en los ff como en los pp, con un sonido cristalino que tanto la caracteriza y una dinámica perfectamente equilibrada tanto el los solos como en los tutti, de nuevo con la dirección, en perfecto maridaje con la solista, de Max Valdés, necesario mando compartido para intentar conseguir excelencia musical: perfección en cada entrada, matiz, finales de frase, cambios de compás siempre difíciles de encajar, "conduciendo" cada uno donde debía y doblegándose cuando así lo exige el discurrir musical, que en cierto modo supone el entendimiento original entre compositor-director (Schumann) e intérprete (Clara Wieck) hoy trascendiendo el tiempo. Nuevamente la cadencia vigorosa del Allegro affetuoso demostró porqué Carmen Yepes interpreta y no simplemente "toca muy bien": porque arriesga, recrea cada nota dependiendo del momento, mima el sonido, el ataque, los pedales, fuerza contenida que hoy incluso resultó con más tensión y vigor, tal vez en detrimento del mayor ajuste exhibido ayer. En cambio el Intermezzo: andante grazioso resultó más calmado y emotivo, más romántico si se me permite, para entroncar juntos sin pausa y con precisión germana el Finale: allegro vivace, donde la sonoridad redonda de orquesta y piano contribuyeron a primar el arte sobre la técnica, este concierto siempre igual pero siempre distinto.
El público se percató de ello y las ovaciones y elogios fueron más que merecidos, agradeciéndolo con la propina de Rachmaninov y su Preludio 4, Op. 23 (gracias a Carmen, "mi pianista"), otro compositor por el que compartimos especial apego.Y al final "siempre nos queda Mozart". La formación de orquesta clásica exigida para la Sinfonía nº 38 en re mayor K. 504, "Praga" ha funcionado otra vez engranada y engrasada, afinadísima y preclara en cada sección (salí tarareando la partichela de los fagots, qué grandes Mascarell y Falcone) con una paleta dinámica y unos músicos plegados a cada indicación del maestro chileno. El Mozart de hoy sí fue grabado por Radio Clásica y habrá que consultar la programación mensual para volver a degustarlo y disfrutarlo en su totalidad, para autoconvencerme que Max Valdés cuando quiere, puede...Me siento orgulloso de saber que en Asturias estamos en primera línea musical, tanto en solistas como en orquestas, y mañana seguiremos la "batalla" con la OvFi y Entrequatre. Esperemos que LA CRÍSIS NUNCA SEA INTELECTUAL.
P.D.: Hasta el miércoles 4 de noviembre no publican la crítica de Diana Díaz en LNE.
Publicar un comentario

Entradas populares