La música de la OCA siempre solidaria

Domingo 12 de febrero, 20:00 horas. Auditorio de Oviedo, "Música para la solidaridad", Orquesta Clásica de Asturias (OCA), Adrián Barriuso (oboe), Roberto Álvarez y Jaime Sixto (trompas); Daniel Sánchez Velasco (director). Obras de A. Marcelo, Haydn y Mozart. Entrada: 15€.
Nuevamente la Fundación "El pájaro azul" ha contado con la afición musical asturiana siempre solidaria y la OCA para recaudar fondos, esta vez el "Centro de niños de la calle de Kinshasa", en el Congo, como bien explicó la presidente Inmaculada González-Carbajal antes del concierto, recién llegada de allí.
El programa elegido resultó no sólo del agrado del público sino que supuso volver a contar con solistas de la propia orquesta, lo que siempre es una gran oportunidad así como responsabilidad que sabemos atenaza a unos músicos que pueden dar mucho más, siendo todos conscientes de estas limitaciones que los directos tienen.
El cine ayudó mucho a los de mi generación en cuanto a descubrir músicas fuera de los círculos de concierto, y "Anónimo veneciano" descubrió el famoso Concierto para oboe y orquesta en Re m. de Alessandro Marcelo, con Adrián Barriuso de solista. El Andante e spiccato resultó perfecto de velocidad para poder disfrutar de todos los intérpretes, y sobremanera el popular Adagio, melodía barroca y veneciana por excelencia donde el solista se recreó bien arropado por la orquesta. El Presto puso el toque virtuosístico, siempre bien llevado por un experto concertador como es Daniel Sánchez Velasco, quien sigue alternando batuta, composición y clarinete en la OSPA.
Los dos trompas habituales de la OCA, Jaime Sixto y Roberto Álvarez, afrontaron desde la amistad que les une dentro y fuera de los escenarios, el Concierto para dos trompas y orquesta en MIb M de Haydn, bien empastados, con sonido contenido y las dificultades inherentes a una obra muy exigente para todos, siempre pendientes del director para encajar cada entrada, aprobando el Allegro maestoso, mejor el Adagio y enorme esfuerzo para el Rondeau final. Animarles a seguir en la línea siempre necesaria de trabajo diario que siempre tiene, al menos, la recompensa personal
.
La segunda parte retornó a los dos solistas anteriores al grueso de una orquesta de cámara perfecta para el Divertimento nº 11, K. 251 de Mozart, compuesto para el cumpleaños de su hermana Nänerl, con Carmen López en el oboe que resultó un placer en todas sus difíciles intervenciones (ya la descubrimos de solista en otro concierto (1). Con una dirección clara, precisa y memoriazada a la que nos tiene acostumbrados el director avilesino, fueron desgranándose los seis movimientos, destacando el IV Menuetto (Tema con varaizioni) por lo que supuso de correcto ensamblaje entre todas las secciones protagonistas de este movimiento de ritmo ternario que contagió la alegría del escenario al patio de butacas. In crescendo como músicos y calidades interpretativas fueron llegando de menos a más al Rondó y finalmente la Marcia alla francese que ponía el "punto y seguido", concierto ya interpretado el martes pasado en Avilés y que repetirán el próximo martes de San Valentín para la Sociedad Filarmónica Ovetense, siendo el dominical un "nuevo rodaje" cara al público más exigente y melómano de la centenaria sociedad carbayona (!), aunque me consta que siempre lo dan todo y disfrutan tanto o más que sus auditorios por variados que sean. Enhorabuena a Daniel Sánchez Velasco y esta joven orquesta que sigue apostando por repertorios básicos no ya para la formación de muchos atriles (habrá que negociar el préstamo de un clave de verdad para las ocasiones) sino de un público que no puede ni debe olvidar partituras tan bellas como las escuchadas en este concierto solidario.
Las fotos están tomadas con mi teléfono y el programa de mano escaneado.
(1) El enlace al concierto citado es de la larga colección de "censurados"...
P. D.: Reseña del día 12 en LNE del concierto, y crítica del ofrecido en Avilés por Diana Díaz.
2 comentarios

Entradas populares